El Capital: ¿Sin él o con él?

¿Sin él o con él? Este dilema, fue propósito poético originalmente planteado por el poeta persa (s XI) Omar Kheyyam (Rubaiyat 169: "Ser o no ser") y plagiado por un gran dramaturgo, que hoy nos conmina; el vino de los pobres es amargo. El trabajo ajeno produce gozo a quien no trabaja. El trabajo es "sudor": los pobres sudan, los ricos transpiran.

Por doquiera hay opiniones, pero no siempre hay pensamiento (Mayéutica). Un país que ha vivido más de cien años del petróleo, tiene un derivado comportamiento: "La cultura del petróleo". En medio de aquella borrachera de divisas, corrupción y entrega de nuestros recursos por gobiernos apátridas, hubo una izquierda que aún con defectos y errores, aspiró a la apropiación del PODER POLÍTICO, incluso, hasta de "Tomar el cielo por asalto". Hoy se tienen deseos de burocracia. Para este "salto", se aluden sofismas: el marxismo se acabó y el socialismo no es posible, vivimos otra época, como si la naturaleza y la lógica del capital no fueran las mismas de siempre y desde su origen.

Está próxima una elección presidencial; es el tema de conversa en todo el país. Eventos electorales, electores y candidatos brotan por doquier: YO SOY EL PROPIO. NO, YO. El capitalismo busca amainar sus conflictos (las elecciones pueden temporalmente controlar presiones), les temen a las consecuencias sociales. En esta tapadera de daños, los progresistas buscan su acomodo ("con el") y algunas izquierdas aspiran a colocarse a un ladito: "agarrando, aunque sea fallo".

No será fácil ganarle una elección presidencial al gobierno; tiene pocos, pero contables votos y votantes, al menos organizadamente más que sus contrincantes. BUSCARÁ LEGITIMAR EL ACTO ELECTORAL, para no poner en descredito su empequeñecido triunfo. Hasta hoy, la oposición está en desbandada. Las izquierdas fragmentadas, lucen confusas, imprecisas, sin rumbo definido, se están quedando solo en la crítica. No hay Hoja de Ruta, menos un programa político nacional coherente, compacto y esperanzador; solo opiniones sueltas o grupales: ¿con él o sin él? ¿Y CONTRA ÉL?

En la izquierda hay experiencia conocimiento y honestidad, no es comprensible que no haya organización política que articule, ni programa que organice. Cuando más, se buscan acuerdos electorales transitorios. Lo personal o grupal parece dominar el escenario. Algunos se mueven entre sí/no, no pero sí. Otros, no se proponen confrontar el sistema, sino compartir los arreglos de sus daños; la política como albañilería. No podemos extrañarnos que el pueblo hambriento cansado y decepcionado, apele a la abstención electoral como castigo. SON EL VERDADERO PODER, PERO NO LO ENTIENDEN.

La mayoría de las víctimas de este sistema capitalista, no conocen las verdaderas raíces de la dominación, menos sus ramificaciones, sus articulaciones, su totalidad, su metabolismo. Casi siempre, asocian el modelo capitalista solo con dinero propiedad o economía. El capitalismo es un todo sistémico que funciona holísticamente. Es un constructo contra natura, que manipula y controla todo lo que puede, incluso nuestras emociones, nuestros sueños diurnos y nocturnos. Ha cosificado la naturaleza mercantilizándola. LA DOMINACIÓN la ejerce el capital más allá de la fábrica, controla nuestro sistema límbico emocional. Todo mercantilizado todo cosificado; la dominación se ejerce "Son los individuos reales, su acción y sus condiciones materiales de vida…Lo que los individuos son depende, por tanto, de las condiciones materiales de su producción". La realidad concreta.

Trabajando la materia, el hombre hace "su" historia y "su" cultura. La dominación la ejerce el capital no solo en el trabajo, también en las necesidades y deseos, y en las múltiples fantasías creadas por el modelo para tener el control social, y ampliar el mercado. Ir más allá de los deseos, "invertir" la realidad, esto se llama revolución.

El capitalismo ha percolado casi toda la cultura. Se trata de una categoría muy abarcadora: controlándola nos controlan. Ludovico Silva escribía sobre una necesaria contra cultura, que es como decir una contra ideología. La cultura sostiene al mercado, interviene en la política; vive entre nosotros y con nosotros, nos vigila e instaura conductas. El capital hace aparecer sus intereses como los intereses de todos. Cosificada, la sociedad desconoce su identidad raizal y es ideologizada. Se comporta como les interesa a los dominadores.

"Las ideas de la clase dominante, son las ideas dominantes de cada época." Se reflejan así, las relaciones materiales de producción dominantes en la sociedad; es la manera como se produce y reproduce el capital, y la mismísima vida humana: el sistema todo. "Somos lo que han hecho de nosotros". En verdad, somos sociedad no individuos aislados; sociedad dividida en clases, donde prevalecen los intereses de las minorías. El sistema nos modela nos conoce nos domina. Metafóricamente, la dominación comienza en la cabeza y termina en las uñas de los pies. Es el todo y no solo las partes el problema a enfrentar.

"Con él", se es cómplice de la dominación y sus consecuencias. "Sin él", o mejor CONTRA EL, la tarea es profundamente revolucionaria. El punto intermedio; "la cuerda floja", es "con él"



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1688 veces.



Jesús M. Vivas P.

Profesor Universitario con 45 años de servicio docente. PhD en Historia, egresado de la Universidad Complutense de Madrid. Más de 700 Artículos publicados a nivel nacional e internacional, mas de 60 años en la lucha revolucionaria, soy Jesus "Chucho" Vivas

 jesusm_vivas@hotmail.com

Visite el perfil de Jesús M. Vivas P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús M. Vivas P.

Jesús M. Vivas P.

Más artículos de este autor