Hacia la Constituyente Interna del Partido de la Revolución Bolivariana: propuesta de metódica para la construcción de la Organización Política Socialista

Tres temas han marcado el inicio de la agenda política del año 2007, luego de la victoria del Presidente Chávez el 3 de diciembre del año 2006: el llamado a construir el “Socialismo del siglo XXI”, la invitación a edificar el Partido Unido de la Revolución Venezolana y la convocatoria a la Reforma Constitucional.

Una nueva fase de aceleración y profundización revolucionaria arrancó con la definición de las 7 Líneas Estratégicas: 1. La nueva ética socialista; 2. El modelo productivo socialista; 3. La democracia protagónica revolucionaria; 4. La suprema felicidad social; 5. Una nueva geopolítica nacional; 6. Una nueva geopolítica internacional, en el contexto del mundo multipolar, y 7. Hacer de Venezuela una potencia energética mundial.

En este cuadro estratégico, el presidente Chávez ha anunciado que la nueva etapa arranca con 5 "motores" de arranque constituyente: a) la "Ley Madre", que dará poderes especiales para elaborar las leyes que eliminen definitivamente el la legalidad que impide el avance socialista, b) la reforma constitucional para impulsar el nuevo socialismo, c) la reforma educativa en función de la educación popular, generar nuevos valores y transformar el “carácter y las costumbres” individualistas y capitalitas, d) una nueva geometría del poder nacional para la reorganización simétrica del poder territorial, y e) la explosión del poder comunal para desmontar progresivamente el Estado burgués.

Sin duda, Chávez ha tomado la iniciativa política y ha colocado a la defensiva a los factores de oposición, quienes solo se oponen a la agenda política del Presidente. Frente a esta situación, la oposición se ha visto desconcertada, al igual que muchos miembros de la estructura de dirección de los partidos políticos (MVR, PODEMOS, PPT, PCV, LS, UNIÓN, MEP, UPV, entre otros) que acompañan proceso, que ven fortalecida la posición de mando del Presidente, con una gran capacidad para fijar objetivos de manera clara y sencilla, redefinir la estructura de mando (“estado mayor” de la nueva etapa), preservar el principio de unidad de mando, manejar la sorpresa y la iniciativa, economizar fuerzas, movilizar una masa crítica, conservar y gestionar una fuerte dosis de reserva de información estratégica, y clarificarles a muchos, el pragmatismo del poder en el uso de frases como “disciplina revolucionaria”, “línea de mando” y “cadena de mando”.

Sin embargo, en el tema del PSUV se han observado reservas de dirigentes de organizaciones partidarias aliadas (PPT, PODEMOS Y PCV), derivadas parcialmente en el propio tono y estilo de la convocatoria presidencial en el mes de Diciembre para edificar la nueva organización política. Sin embargo, en el documento titulado “El Discurso de la Unidad”, el Presidente Chávez ha ratificado el llamado y ha justificado las razones por las cuales es una “necesidad” la edificación de una organización política unitaria para el Socialismo Venezolano.

Estas reservas, han generado modalidades de resistencia ante la iniciativa unitaria, e incluso la activaciones de acciones opositoras para “agudizar las contradicciones” en el campo de la revolución, tratando de generar “fraccionamientos”, “distanciamientos” y “divisiones”. Mucho tienen que perder, las tradicionales cogollocracias de los diferentes partidos, mas aún si este proceso implica una activación de las bases sociales del Bloque popular bolivariano, y una adecuación (e incluso disolución) de las estructuras organizativas que acompañan el proceso, ante las demandas que desde abajo puedan surgir. Y enfatizamos, que “acompañan” el proceso, porque las estructuras organizativas existentes no han logrado cumplir funciones de dirección política, intelectual y moral. Ante este vacío, esta función la ha cumplido caso con exclusividad el propio Presidente Chávez, quién se ha apoyado en una suerte de estado mayor consultivo informal, que desborda el funcionamiento de las cogollocracias establecidas.

Ante tales hechos, es necesario proyectar ante la opinión pública nacional e internacional, y respondiendo a las expectativas de las bases electorales del campo revolucionario (7 millones y medio de votos) una metódica congruente con la línea de Chávez de construir de manera democrática la organización política unitaria, desde las bases, desde abajo. El llamado a una CONSTITUYENTE INTERNA DEL NUEVO PARTIDO UNIDO O DEL MOVIMIENTO ES UN SÍMBOLO CON UN FUERTE IMPACTO MOVILIZADOR. En el texto de la organización PODEMOS se ha recogido lo que ya es vox populi en las bases del movimiento por la revolución bolivariana: “Comenzamos esta etapa de transición promoviendo el debate y trabajando briosamente en el proceso constituyente del PSUV, hasta tanto se dé nacimiento a esta organización que habrá de unificar a todos los revolucionarios venezolanos”. Mas adelante justifican: “proponemos que todos los partidos y organizaciones sociales entremos en un proceso de transición y desarrollemos el proceso constituyente del PSUV.” (http://www.aporrea.org/dameverbo.php?docid=89451)

Al mismo tiempo, el PPT ha dicho que “la decisión de esta organización revolucionaria de esperar la realización de un Congreso Constituyente donde se pueda lograr un consenso para determinar los lineamientos programáticos de la propuesta del Presidente Chávez de crear el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)”(http://www.aporrea.org/ideologia/n89862.html).

De la misma manera, el Secretario del PPT José Albornoz ha ratificado la decisión del partido azul de acompañar al presidente como líder indiscutible en el nuevo modelo socialista y comparte la idea de que la revolución venezolana necesita de una organización superior en cuya construcción es indispensable la experiencia de todos los liderazgos y partidos, pero sin anclarse en esquemas que limiten el proceso y disminuyan la eficacia y calidad revolucionaria.

Sin embargo, todo esto luce como un saludo a la bandera, además que descalifican el acto electoral como mecanismo para estructurar la nueva organización política: “(…) el PPT es revolucionario con una práctica de democracia no tradicional, por lo que se autodefinen como hijos del debate, privilegiando la búsqueda del Consenso en lugar de simples elecciones o votaciones para tomar decisiones colectivas. Los dirigentes del PPT mostraron su convencimiento que la práctica de resolver diferencias o conciliar puntos de vistas no puede ser a través del aplastamiento de las minorías por parte de las mayorías.” Seria interesante preguntarle a esa dirección del PPT, si en los diferentes procesos electorales que se han realizado en el país, se ha aplastado a la minoría, ya que este ha sido un argumento de la oposición venezolana; es decir, el discurso de genealogía reaccionaria y conservadora de la “tiranía de las mayorías”. ¿Son consecuentemente democráticos, o simplemente se autodefinen como una elite política?.

Como pareciera prefigurarse, la dirección del PPT parece preferir una “dedocracia” tradicional,
Finalmente señalan: “Coincidimos con los camaradas (del partido) PODEMOS, al considerar pertinente un amplio y profundo proceso de inclusión unitaria que nos conduzca a la realización de un Congreso Constituyente que discuta los principios, los lineamientos programáticos, las características organizacionales y sancione de manera democrática los estatutos que deban garantizar -como lo ha planteado el presidente Chávez, líder absoluto de este proceso- la escogencia democrática de los y las mejores dirigentes de los momentos sociales y políticos para conducir la nueva organización”.

Algunos miembros de la dirección del PCV y del PPT, al parecer, siguen zigzagueando ante la decisión de rechazar o adherirse al proceso de edificación de la organización socialista unida de Venezuela, disolviendo sus estructuras de dirección política. Consideramos, que la propuesta constituyente esta en la calle. En diversos espacios y en páginas emblemáticas como APORREA, es posible constatar condiciones subjetivas favorables para que el propio Comandante Chávez tome la iniciativa, y plantee que se ha abierto el proceso constituyente interno de la organización socialista que unificará y generará un salto cualitativo desde el punto de vista político de la revolución bolivariana. Ante esta situación, se plantea esta propuesta para sincerar las posiciones y plantear si existen condiciones para construir una nueva organización política:


1) Primer acto constituyente interno: Designación y Juramentación por el Comandante Chávez del Comité Político de Impulso que llevará a cabo este proceso.

En este orden de ideas, la primera acción de calibre político es la designación y activación por parte del Comandante Chávez de un Comité de Impulso a escala nacional, regional y local, que debería fundamentarse en el trabajo realizado por el Comando Miranda (Batallones, Escuadras y Pelotones), estableciendo un cronograma de trabajo bajo la consigna de “acelerando la revolución constituyente interna”. Esta decisión precisaría cuales son los tiempos del proceso: los de organizaciones como el PCV y el PPT, o los de las necesidades de contar con una mediación política unitaria a corto plazo,

El PPT Y el PCV deberían convocar anticipadamente a sus instancias de decisión a más tardar para mediados de febrero, y colocar como fecha de instalación definitiva del partido, con su declaración de principios, programa, estatuto y autoridades electas por la base para el 24 de julio del 2007(Natalicio del Libertador, DIA DE LA UNIDAD REVOLUCIONARIA).

De esta manera podrán acelerarse las siguientes fases:

2) Constitución del padrón electoral interno como un acto constituyente de inscripción, convocado por el Comandante Chávez:

El primer momento formalmente público de este proceso es la constitución del padrón electoral, debe ser un proceso de inscripción abierto, sometido a un proceso de evaluación interna por parte del Comité de impulso nacional, regional y local, quienes certificarán a los simpatizantes que reúnan los requisitos mínimos para formar parte del padrón electoral:

1. Edad mínima exigible: 16 años (con autorización de sus representantes).
2. Formalización de inscripción en los lugares que se establezcan por parte de los Comités Locales.
3. Intención de adherirse en la condición de simpatizante, militante o dirigente de la organización
4. Presentar recaudos para cada condición y ser formalmente certificados.
5. Entrega de recaudos adicionales en caso de no cumplir con la certificación para cada condición (ejemplo: cartas de referencia de tres simpatizantes formalmente inscritos o aquellas que se decidan).
6. Incompatibilidad demostrada de realizar trabajo político en otra organización política.



El Comité de Impulso (Base-Comando Miranda) podrá incorporar a aquello ex miembros de la dirección nacional, regional y local de las organizaciones que han formado parte del bloque del cambio, que se hayan disuelto y que hayan expresado su adhesión a la nueva organización política. De esta manera, es un condición contra las actitudes “guabinosas” de las dirección de los partidos que dicen SI pero deciden NO la siguiente: No podrán incorporarse al Comité de Impulso aquellos miembros de dirección nacional, regional y local que no hayan renunciado a la militancia de las organizaciones políticas, o aquellas organizaciones que no hayan manifestado su firme intención de disolverse. Es decir, los que hablan de “esperar y ver”, tienen que dar una paso adelante o atrás con relación a la constitución democrática y por la base de la organización socialista.

3) Anuncio de la metódica de construcción del consejo constituyente del PARTIDO UNIDO SOCIALISTA DE LA REVOLUCION BOLIVARIANA

3.1) Apertura a la inscripción de postulados al CONSEJO CONSTITUYENTE del partido

Luego de constituirse el padrón electoral, el segundo momento público del proceso constituyente interno se inicia con el llamado del Comandante Chávez a la designación de un CONSEJO CONSTITUYENTE DE LA ORGANIZACIÓN SOCIALISTA, abriéndose las postulaciones para integrar este Consejo, a quienes se han inscrito en calidad de “militantes o dirigentes”.

3.2) Elección de los miembros del Consejo Constituyente de la Organización:

El Consejo Constituyente estará constituido por delegados nacionales, regionales, y locales, quienes serán electos por mayoría simple y con mayor votación en las circunscripciones electorales nacionales, regionales y locales que así se definan para el mes de abril.

El Consejo Constituyente de la Organización Socialista tendrá la tarea de redactar para el mes de mayo de 2007, el primer borrador de los anteproyectos de Principios, Programa y Estatutos de la Organización Socialista. El 1 de mayo, Día internacional de los Trabajadores, se abre el proceso de discusión de estos tres anteproyectos, con discusiones abiertas en asambleas regionales y locales, así como en asambleas por sectores sociales. Las asambleas tendrán como quórum el padrón electoral para cada circunscripción. El Consejo Constituyente realizará consultas locales, regionales y sectoriales del ante-proyecto de estatutos en todo el mes de Mayo, incorporando todos aquellos elementos que permitan lograr el mayor consenso posible en los diferentes sectores sociales; proceso que culminará el 24 de Junio (Batalla de Carabobo) con el referéndum nacional sobre el ante-proyecto de Estatutos.

3.3) Referéndum popular sobre proyecto de Estatutos Internos: 24 de Junio.

3.4) Elecciones internas de la Organización: 24 de Julio: Disolución del Consejo Constituyente.

Aprobado el anteproyecto, se dará paso a las primeras elecciones de autoridades de la nueva organización política por la base para cada uno de los órganos de dirección nacional, regional y local para el 24 de Julio, cuya primera tarea será convocar al primer Congreso Ideológico Socialista, quién votará las resoluciones sobre Principios, Programa y líneas de acción para la Coyuntura para el 10 de Agosto de 2007, momento en la ORGANIZACIÓN SOCIALISTA quedará plenamente establecida.

4) Mes de Agosto de 2007: Primer Congreso Socialista de Venezuela: Resoluciones fundacionales.


Esta es la propuesta a ser discutida. La democracia interna de la nueva organización debe reunir tres condiciones: ser participativa, ser deliberativa, apoyarse en el protagonismo popular.

La consigna de fondo para la revolución es: “ya basta de dedocracia”, “ya basta de cogollo-cracia”, “El Pueblo organizado es el mandante, Decida comandante”.

jbiardeau@yahoo.com.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4920 veces.



Javier Biardeau R.

Articulista de Opinión. Promotor del Pensamiento Crítico Socialista. Profesor de Estudios Latinoamericanos-Sociología UCV.

 jbiardeau@gmail.com      @jbiardeau

Visite el perfil de Javier Biardeau para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a30079.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO