Prioridades de necesidades: ¿El referéndum o la economía?

Ya ha transcurrido dos meses desde la "última elección" y los que votaron y los que no lo hicieron, esperaban un cambio de gobierno o de dirección en el gobierno y que esto se concretara en una esperada remisión de las metástasis, de esta aciaga situación que sufre el pueblo venezolano. Pero, cada día vemos que el alto gobierno y su conglomerado partidista, se siguen entreteniendo en la estéril diatriba política con sus adversarios (algunos creados por ellos mismos) como "prioridad" y reciclando y enrocando a los mismos actores y actrices del "anterior gobierno" que demostraron ineficiencia y torpeza en el manejo público, como si no existieran más personas capaces para enrumbar el país y salir de esta aprieto agobiante.

Esta última elección era el colofón de una serie de sufragios solicitados por el gobierno, para según "fortalecer la revolución" y "mejorar" la penosa situación de crisis socioeconómica que presenta la nación. Y en verdad ha "mejorado", ahora son mas penosas las condiciones y es más fácil que el pueblo se joda. Las personas que acudieron a esta cita electiva lo hicieron porque fueron arengados con proclamas manidas de la "disciplina revolucionaria, la defensa de Venezuela y el legado de Chávez" y por sobre todo, con la esperanza de que su situación de penuria mejorara hacia un bienestar esperado. Pero como en las anteriores oportunidades, los resultados al final de cada convocatoria son diametralmente contrarios a las pretendidas ofertas electoreras: más despreciable carestía para el pueblo. Estos resultados en términos absolutos y relativos de los que votaron o los que se abstuvieron de hacerlo por la oferta gubernamental, refleja el deterioro no solo de la economía, sino de la participación política de un pueblo que poco a poco se ha ido desperezando del letargo de esa ominosa incredulidad sometida y está gradualmente levantando el dedo del medio de la mano con la señal desdeñosa de costumbre, para mostrárselo en la cara a cada uno de los que conforman los toletes de la sátira, en que se ha convertido la política venezolana.

Lamentablemente no hay visos de un amanecer deslumbrante de esperanza en Venezuela, eso solo se da en los mitológicos relatos de Narnia. El gobierno pone como su As sacado de una manga transparente, el inoperante y manido control de precios de cincuenta productos básicos de la dieta del venezolano que no terminan de llegar, pero que desde ya se asume como otro fiasco más, porque en la realidad nada mitológica y bien cruel venezolana, en el comercio, en las calles, en las fronteras y en cada recoveco de nuestra amada tierra, esos precios solidarios, controlados o acordados, se los va ha pasar por el trasero los que realmente "mandan" sobre el valor de las cosas: la usura establecida y no cuestionada. Este control de precios solo trae un descontrol hacia el alza, el desabastecimiento por acaparamiento y lo peor, los organismos "encargados de velar" porque estos edictos se hagan valer, son los mas cuestionados por el pueblo por su ineficiencia en el mejor de los casos y porque son partícipes activos como corruptos proveedores de "protección" al comercio de la usura.

El gobierno debe entender que la inversión en producción y que esta genere productividad a través de la tecnificación y la eficiencia no son términos de uso privativo del capitalismo depredador, sino factores naturales no solo para incrementar la economía con cifras bursátiles o índices de macro o microeconomía sino para desarrollarnos como un país que le pueda brindar bienestar al pueblo menos favorecido (que en este momento es la gran, gran mayoría) sin distingo de ninguna índole. Sostener un inversión social sin tener una economía de retorno productivo, sustentable, sostenible y equilibrada es imposible y si a eso le sumamos la ineficiencia y corrupción (que para el caso nuestro es un sinónimo) que se mantiene activa e impune a la vista de todos, la situación se torna incambiable y realmente miserable. Y lo peor, se sigue incrementando el mayor daño patrimonial que ha sufrido nuestro país como es la renuncia y migración interna y externa de una buena parte de su talento humano de las empresas estratégicas como CANTV, ENELVEN, PDVSA y de institutos y organismos estadales y de igual manera, de empresas de capital privado que aportan a la nación, muchos de ellos con alto grado de compromiso y con un enorme bagaje técnico y de conocimientos, labrado y acumulado a través de la formación formal y la experiencia continua. Son costosas las consecuencias de esta diáspora (palabra muy en boga actualmente y no pocos la habrán buscado en un diccionario) para una nación que necesita de gente capacitada y capaz, para levantarla de esta comprometida y perniciosa situación en que hemos caído

¿Cuál es la propuesta por parte de los factores gubernamentales y su entorno? Más entretenimiento político: un revocatorio y otras elecciones. Y nos preguntamos ¿Y la comida para cuando? ¿Y la seguridad? ¿Y los salarios dignos? ¿Y la economía? ¿Y la corrupción? ¿Y la producción? ¿Y la salud? ¿Y el bienestar de nuestra nación? No, eso para ellos no es importante, ya que la prioridad es tratar de azuzar a una oposición que está entumecida para que se movilice y joda y así tener un "enemigo activo" que justifique la "defensa revolucionaria".

La vaina debe estar tan decaída en el PSUV, que permiten al insufrible y beligerante del Pedro Carreño hablar en nombre del partido, haciendo llamado de referéndum revocatorio a una inexistente Asamblea Nacional que no tiene ni voz ni voto en las decisiones nacionales importantes. ¿Por que no llama ha revocar también a la supra, ultra, magnánima y plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente, que bajo engaño electorero y de las necesidades del pueblo, ha mentido a esa parte del soberano que votó con la esperanza de un cambio de esta miserable situación nacional? Los diputados de la derecha de la Asamblea Nacional no engañaron a los que votaron por ellos, ya que han venido cumpliendo su cometido de tratar de sacar al gobierno por todas las vías. Que no lo hayan hecho, es otra historia. La que está en deuda es la ANC que no ha cumplido un carajo de ese catálogo de promesas convertidas en un sainete, para un pueblo que vive en una carestía no solo material, sino emocional. Pero en fin, las dos asambleas son cascarones vacíos con una camarilla de privilegiados adentro, que siguen recibiendo su estipendio e inmunidades, en un país sumido en el desconcierto donde sobreviven con medrugos, una gran mayoría de desfavorecidos y desamparados. La tan cacareada y desaparecida honorabilidad de los diputados, la pueden rescatar un poquito renunciado todos, sin hacer referéndum y así evitarnos los millonarios gastos de esta convocatoria que pueden ser utilizados para cosas mas provechosas.

El pueblo está en una diatriba entre seguir creyendo que "aguantando" esta situación se encuentra defendiendo al país o sentirse contrariado porque ve que lo único que defiende es a unos privilegiados que forman parte de un gobierno, que no los protege como debe ser. Y el tiempo pasa, ya cae la noche y aun el pueblo espera un místico amanecer económico sin carestía o la venida de los mesiánicos cincuenta precios concertados que no terminan de llegar. Estos son misterios que la ciencia no ha podido despejar. Mientras tanto, habrá que creer en algo… ¿En qué?

"La sombra se alarga y crece, a medida que se esconde la luz del sol"

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2166 veces.



Carlos Contreras


Visite el perfil de Carlos Contreras para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: