La Asamblea Constituyente como muralla antineoliberal

El capitalismo globalizado en su empeño agónico por encontrar salidas a la imparable caída de su tasa de ganancia, viene implementando desde la octava década del pasado siglo, una política económica draconiana conocida como NEOLIBERALISMO, la cual viene siendo impuesta a todos los países del centro y de la periferia, con resultados desgarradores para las clases trabajadoras y altamente beneficiosa para los dueños del capital.

El neoliberalismo viene siendo vendido a los pueblos como la única alternativa económica positiva de las sociedades humanas. A los políticos que se oponen a este credo económico se les tilda de forajidos, jurasicos o populistas. Según la señora Teatcher, el neoliberalismo es la única salida económica de los tiempos que corren.

La sustantividad del proyecto neoliberal podemos sintetizarla en los siguientes aspectos:

1.-Precarización máxima del trabajo asalariado

2.-Desregulación del capital financiero

3.-Severa reducción del gasto público y de la presencia estatal

4.-Liberalizacion del comercio internacional

5.-Privatizacion extrema del sector público

6.-Incorporar gratuitamente los recursos naturales a los intereses del capital.

Siendo esta la naturaleza de la apuesta neoliberal, la constitución Bolivariana se erige como gran obstáculos para que el neoliberalismo logre sus metas en estos linderos (véase Humberto Trompiz valles.

https://www.aporrea.org/tiburon/a247821.html). Y lo que es más grave para el imperio: la asamblea constituyente (ANC) convocada por el presidente Maduro está llamada a reforzar los fundamentemos libertarios legados por el comandante Chávez como son: a) la igualdad social sustantiva, b)formas avanzadas de propiedad privada de los medios de producción y c)la democracia participativa y protagónica, donde el funcionario mande obedeciendo al pueblo. Con estos fundamentos bien establecidos en la nueva constitución que debe elaborar la ANC, las directrices rectoras del neoliberalismo quedaran definitivamente sepultadas en la tierra de Bolívar. Desde el punto de vista económico la ANC debe darle un parao a la expropiación del salario que el capital viene ejerciendo sobre la clase trabajadora y salirle al paso, a la intención imperial de apoderarse gratuitamente de nuestros recursos naturales. En relación al petróleo, la ANC deber taponar las troneras jurídicas a favor del neoliberalismo que posee la Constitución del 99 y blindar la propiedad nacional estatal sobre este recurso energético. Ni más ni menos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1043 veces.



Humberto Trompiz Vallés

Historiador y profesor universitario jubilado, especializado en historia petrolera de Venezuela.

 htrompizvalles@gmail.com      @trompizpetroleo

Visite el perfil de Humberto Trompiz Vallés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas