Retraso en elecciones regionales y municipales: Fraude arreglado

Si bien no es un misterio de la ciencia vale la pena prestarle atención  a la tenacidad −que NO asombra− y que muestran el PSUV y la MUD al oponerse a  dejar desarrollar democráticamente las alternativas políticas que surgen de sus espacios interiores.
PSUV

Todos hemos visto lo que pasó con MAREA SOCIALISTA y la conducta nada democrática del  PSUV que impidió a esta corriente presentar candidatos a las elecciones parlamentarias. El PSUV hizo y deshizo a través del CNE para impedir la legalización de MS, mientras que en un dos por tres le legalizó una estructura electoral a Ricardo Sánchez para que éste le diera forma a su apoyo luego de aquel brinco y salto de talanquera. Igual suerte corrió la iniciativa del Comandante Teniente Coronel William Izarra con su proyecto de DEMOCRACIA DIRECTA.

A esto puede sumarse la inmensa cooptadera −conocida en los bajos fondos políticos como dedismo− que ha arrasado con la democracia interna en esa organización y que también obstruye muy eficazmente la aparición de liderazgos que medio disientan de sus cúpulas gobernantes.
MUD

La MUD no se queda atrás en esa falta de democracia interna y en eso se parece bastante al PSUV como si fueran hermanos. Ahí tampoco se toleran pacíficamente los disentimientos y de eso algo sabe Timoteo, quién fue despellejado vivo por la MUD por haber dado unas declaraciones en defensa de su país. Era algo perfectamente predecible en una organización que clama desde la Asamblea Nacional por una invasión militar de nuestra querida Venezuela.

Vale comentar, para ilustrar esa ausencia total de democracia interna, la forma en que se escogieron los candidatos que postularían a la AN. Cada uno tuvo que disponer de 150 millones  de bolívares y a ver si salía favorecido en el proceso interno. Quienes no tuvieron esa cantidad –y seguramente no han olvidado tan discriminatorio y aristocrático método− pues debieron renunciar a su derecho de ser elegidos y de proponer en la AN ideas y soluciones a los problemas del país, que no fueran los extremismos que salen de la MUD y que la han traído a su colapso como vanguardia opositora.

En la MUD hay impaciencia y nerviosismo, no solo porque sus factores tienen tiempo alejados del control directo de las rentas del Estado, sino también por mantener su hegemonía dentro del amplio mundo opositor que presiona por otra cosa que no sean la verborrea destemplada de Ramos Allup o los extremismos de VP y María Machado. Esta presión la sienten en la MUD y, para no comprometer mas su muy menguado control de la masa opositora, han optado por evitar desde hace tiempo las elecciones regionales y municipales por las crisis internas que podría desatar en ese mundo que también requiere de democracia verdadera. Es de imaginar el maremágnum interno que implicaría determinar quién será el candidato a alcalde o el candidato a gobernador, y todas las divisiones y fracturas que son inherentes a estos procesos. Por eso el tema de estas elecciones lo han convertido en un tabú para sus seguidores, para que estos no se les descarrilen ejerciendo derechos políticos y liderazgos que menoscabarían aun mas a la muerta MUD. Para redondear su antidemocracia interna y no asumir la responsabilidad de este fraude a sus seguidores, le echa la culpa al Gobierno, el cual agarra rápidamente la tabla de salvación que se le ofrece. Es un engaño concertado.  

Como ustedes pueden ver, el acontecer político va mostrándonos con mucho dolor nuestro en nuestros espíritus y estómagos, que poco o nada podemos esperar de esos cogollos eclipsados por su elitista y oligárquica manera de dirigir sus franquicias, guiadas por su obsesión de poder y codicia de dólares petroleros y mineros. Creo que las venezolanas y venezolanos hemos visto bastante de eso en estos 18 años. Algo similar a lo que ocurría en la no tan lejana IV República en la que se peleaban “a muerte” AD y COPEI por la renta petrolera, pero se daban la mano y se abrazaban para defender su versión de la libertad y la democracia de las insurrecciones populares. No olvidemos el caracazo, podría repetirse en nueva versión.

Nuestro camino, o más bien nuestra lucha, no puede estar supeditada a los intereses financieros de esas dos oligarquías deslegitimadas por la historia pasada y reciente. La necesidad de crear alternativas políticas democráticas distintas al PSUV y a la MUD es, tan, pero tan urgente, que NO asombra la tenacidad con que estos factores  se oponen a esta idea igual que adecos y copeyanos se opusieron en su momento a la Causa R de aquellos días como alternativa democrática al bipartidismo opresor y hambreados de entonces.


oscar.fmyor@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2274 veces.



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Licenciado en Educación, mención Matemática y Física, Universidad del Zulia.

 oscar.fmyor@gmail.com

Visite el perfil de Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Oscar Henrrique Fuenmayor Quintero

Más artículos de este autor