(No Nicolás, no has podido o sabido proteger al pueblo)

¿Un Gobierno impotente, o qué?

No quise escribir la segunda parte, o continuación de mi artículo "¿Un Gobierno atolondrado, o qué?" (http://www.aporrea.org/contraloria/a216712.html ), dada la cercanía de las elecciones parlamentarias y que no fuera a generar las típicas polémicas de "darle armas al enemigo", etc., pero ya consumadas éstas y lamentablemente, darse una debacle previsible y avizorada por muchos -pero jamás imaginada en su desastrosa magnitud-, en la que la realidad superó con creces a cualquier previsión –incluidas las de la oposición-, creo que llegó el momento de hacerlo.

Pienso que lo más importante está en precisamente en el tema de la justa apreciación de las magnitudes y dimensiones de la realidad sociopolítica del país. Así como no imaginamos, ni aún los más críticos, que la catástrofe electoral tendría tamaña envergadura, creo que en términos generales, esos ignominiosos resultados muestran lo que ya yo y muchos otros veníamos diciendo: que el Gobierno Bolivariano o no se estaba percatando de la enorme magnitud de la crisis, o no la estaba asumiendo con suficiente fuerza, dada esa magnitud ("El Gobierno no está percibiendo la real magnitud de lo que está pasando el pueblo en la calle" http://www.aporrea.org/ideologia/a189741.html; "Ok, ya ganamos las elecciones. Ahora, ¡que aparezcan los productos escasos y se acaben las colas!" http://www.aporrea.org/contraloria/a178846.html, etc.).

Así que estamos en lo que podría llamarse un ‘contundente baño de realidad’. Lo cual me parece bueno, en medio de todo lo terrible de tamaña revolcada electoral, que puede tener consecuencias muy peligrosas para el país, porque ahora el oposicionismo irredento y neoliberal tiene mayoría calificada en el Parlamento. Pero es que precisamente para conjurar esas amenazas es absolutamente necesario que todos, pero especialmente la alta dirigencia del Gobierno Bolivariano, el Estado, y el Proceso Revolucionario, nos demos ese baño de realidad. Pero de verdad. Porque como siempre he venido diciendo, pareciera que hay algunos que quisieran minimizar las cosas, dorar píldoras, ver para otro lado, o regodearse en excusas o justificaciones, que como hemos visto y ahora constatado brutalmente, no sirven para nada y agravan la situación.

Así que para ayudar en ese necesario y descarnado baño de realidad en el que muchos han estado participando, aceptando además los llamados a la ‘crítica y autocrítica’ que se vienen haciendo desde la misma Presidencia de la República y otras instancias, hago mi aporte. Quizá parezca un poco duro, pero creo que la situación lo amerita. Centraré mi atención en el Presidente Nicolás Maduro, por ser él quien detenta la máxima responsabilidad en todo este asunto –por supuesto, no la ´unica- y además para abreviar lo más que pueda.

Querido Nicolás: estos resultados sí, tienen que ser la bofetada despertadora que tú mismo has mencionado. Porque efectivamente, pareciera que has estado como dormido o aletargado, Nicolás. Es la hora de despertar, querido Presidente. Ya no se puede correr la arruga o seguir con excusas o discursos. Y pareciera que la bofetada no termina de hacerle despertar, por lo que muchos venimos escuchando y percibiendo en estas semanas luego del 6-D. Y vamos a tenerlo absolutamente claro, de una vez, con esta sentencia terrible pero real, que muchos han mencionado ya, incluido el mismísimo Aristóbulo Istúriz, cuando dijo que si no se afrontaba con éxito lo económico, perderíamos la Revolución. Sí, repitámoslo:

SI EL PROCESO BOLIVARIANO NO EMPIEZA A TENER ÉXITOS A CORTO PLAZO EN LOS ASUNTOS QUE MÁS AGOBIAN A LA POBLACIÓN: LO ECONÓMICO, LA SEGURIDAD Y LA CORRUPCIÓN, LA REVOLUCIÓN BOLIVARIANA NO GANARÁ MÁS NUNCA UNA ELECCIÓN.

Así de sencillo. Así de claro, Nicolás. Muchos lo vienen señalando, pero lo que hemos venido escuchando en estos días es alarmante, porque pareciera que no se termina de asumir lo que pasó, parecieran no entenderse las reales causas del desastre, se sigue usando una retórica y un discurso panfletario, voluntarista y lleno de ‘anuncios de que se va a anunciar’ x y z cosas, pero no termina de asumirse la derrota y la responsabilidad en el fracaso, se siguen mencionando al voleo medias verdades, generalidades y supuestos propósitos de enmienda y rectificación, pero aún no se le ve el queso a la tostada, ni mucho menos aludir los meollos de los asuntos. Por cierto, ese estilo reiterado de discurso está creando hondo rechazo y cansancio aún en las propias bases revolucionarias, porque se siente desgastado, evasivo y más de lo mismo. Ejemplo: "Con todo respeto, pero que nos digan todos los días que hay guerra económica no nos satisface, lo que al menos yo quiero saber es si hay capacidad o no para combatirla con éxito. Creo que debería hablarse con la verdad y si no hay capacidad que se diga claramente. Subestimar la inteligencia del pueblo tiene un altísimo costo… Ya estoy optando por no escuchar ningún medio oficial para no escuchar la misma pendejera.", Amílcar Briceño, cantante revolucionario, autor de "Febreros y Abriles".

Así que me referiré a algunos ejemplos de ello tomados de los propios discursos o aseveraciones de Ud., estimado Presidente.

- "Ganó la guerra económica". Por supuesto que sí, la guerra económica nos devastó, y nos sigue devastando, es una realidad. ¿Pero la ha entendido, captado, comprendido en sus detalles el Gobierno Bolivariano? A juzgar por los resultados, parece que no. Pareciera que se entiende como algo conceptual. Como que sí, que la gente está haciendo colas, no consigue ‘algunas’ cosas, etc., pero no pasa de allí. No se comprende la enormidad de los terribles padecimientos y ronchas que ha venido pasando el pueblo durante 3 años, mientras a los dirigentes seguramente les llega de todo sin problemas. Si se hubiese comprendido en su justa magnitud, mucho más se hubiera hecho para acabar o al menos enfrentar la situación. Pero lo que hemos visto es una terrible laxitud, ineficiencia y prácticamente, indiferencia, al respecto. Que todo esto se ha permitido de lo lindo, y los ejecutores de la guerra económica, fresquitos, felices y contentos. Pero lo peor no es eso. Lo peor es que ninguna de las ‘medidas’ tímidamente tomadas ha dado pie con bolas para paliar, mucho menos resolver la situación, sino por el contrario, las empeora. Un ejemplo de ello, entre cientos, sería el reciente anuncio de que el precio justo del cartón de huevos pasaría a ser 420 Bs. Supuestamente se hicieron todas las consultas, reuniones, etc., para llegar a ese precio, y que no se siguiera vendiendo a los horrorosos precios de 1500 Bs. o más que hemos venido viendo. ¿Qué pasó? Que al día siguiente desaparecieron los huevos de todas partes, y ahora no se consiguen sino a precios aún más caros. Y el Gobierno… como que en otro planeta. No hay quien le ponga el cascabel al gato. Pero lo peor de lo peor no es eso. La gente entendería que todo es parte de la guerra económica de los comerciantes, la burguesía, etc., si viera que el Gobierno ataca con contundencia la cosa. Pero lo que ve es que muchos funcionarios del propio Gobierno, del propio Estado PARTICIPAN de la cosa. Como lo dije en mi anterior artículo: "El problema NO ES SÓLO la guerra económica, SINO por encima de ello, la percepción de complicidades internas por parte de algunas instancias del Gobierno y el Estado en ella, con la consiguiente y espantosa impunidad asociada. He allí el mayor problema.".

Pero la guerra económica es mucho más. Lo principal para mí es el asunto del famoso y destructor ‘Dólar Today’, al que no se le ha podido tocar ni un pelo. Y no es que no se le haya podido tocar, es que el propio Nicolás ha dicho varias veces que ese dólar paralelo "no existe", desconociendo entonces, de manera olímpica, que prácticamente TODOS los precios de casi TODO lo que compramos está calculado a ese precio. Induciendo una inflación astronómica, que, qué lamentable es decirlo, supera lo nunca antes visto en el país. El Gobierno Bolivariano podía decir orgullosamente durante los tiempos de Chávez que la inflación no pasaba del 25-26 %, que la peor inflación fue la de Caldera II, cuando llegó a 103%. Ahora suponemos que es mucho más. Que se han roto todos los récords. He recibido críticas por mi anterior artículo porque dije que la inflación que dice Nicolás, de 80%, no es real. Que los índices de inflación no se calculan con los precios de la calle. Bueno, está bien, yo no soy economista y no conozco los tecnicismos para calcular las cifras de inflación (que el Banco Central se empeña en no publicar, por cierto), pero lo que sí sé es que yo pagaba por unos tomates en Enero 60 Bs y ahora casi 600, que en Enero 2015 pagaba por un cartón de huevos 130 y ahora si los quisiera serían alrededor de 1500, que unos cauchos rin 13 me cuestan 50.000 Bs y el año pasado eran 3000, que un pote de aceite para mi carro en Enero me costaba 80 Bs y ahora casi 700 (y eso que uso la del Estado, PDV), y así pudiera seguir y seguir con cientos de artículos más. Repito mi pregunta ¿¿¿80% de inflación??? Y no hay quien responda, no hay quien ataque eso, no hay quien resuelva. Impunidad e indiferencia absolutamente totales.

Y se supone que el dólar está herido de muerte tanto por BRICS como por China y Rusia específicamente, y por su propio caos financiero interno generado por los EEUU. Pero la impotencia, silencio, e inacción del Estado y el Gobierno en este tema es de órdago. No se avizoran políticas ni medidas para liberarnos de la "dictadura del dólar", como la llamó Chávez, por el contrario, cada día parecemos estar más esclavizados. Y a hora con un precio del barril de petróleo a menos de 30$, mucho más.


Por otro lado, el 'Bolívar Fuerte' creo que está herido de muerte también, tanto por todas las corruptelas con CADIVI-SITME-CENCOEX, etc., como por ineficiencias y omisiones de todo orden, además de, por supuesto, la terrible operación de intentar quebrar al país a través de Dolar Today y su connivencia criminal con Colombia y sus casas de cambio en Cúcuta (vía decreto 7 u 8 colombiano que las legaliza), que han hecho leña el poder adquisitivo de la moneda venezolana, y han fomentado en este año una especulación, inflación, y desmadre bárbaros, sin precedentes.


Con un 'valor real' del cambio Bolívar-Dólar que los especuladores de oficio han llevado hasta casi los 1000 Bs, y siendo que esto tiene una incidencia directa en los precios porque casi todo el mundo calcula precios de todo basados en el malhadado DT, y con un Gobierno que no ha logrado meter en cintura esta situación y ha dado más bandazos que boxeador borracho, creo que la situación es IRRECUPERABLE, irreparable, incorregible.


No tiene compón, como decimos en venezolano coloquial. Porque la impotencia en este tema ha sido total.


Ya que si se desmonta el control de cambio y lo colocan entre 200 y 300 como dicen por ahí, pues estaríamos a las puertas ahora sí, de una hiperinflación aún más bestial, puesto que todo lo que se compraba a 6,30, -alimentos y medicinas nada más y nada menos- experimentaría una inflación de entrada de más de ¡¡¡3000 %!!! Y qué país y/o población aguanta eso... Además significaría una derrota política enorme para un gobierno decir que durante su gestión se devaluó EFECTIVAMENTE y sin soslayo de ninguna clase, la moneda en más de 3000%, cosa que creo que jamás hará. Y en mi opinión eso no sucederá ni con 300, ni con 250, ni con 200, ni con 150 ni con 100. Cuida ‘o si ni con 50...


Además, colóquese el precio que se le coloque a un dólar ‘liberado’, ello ocasionaría una demanda enloquecida, enorme, infinita, por la divisa gringa, debido al diferencial con la paralela, que no habría oferta que la pudiera satisfacer, las colas de las casas de cambio le darían tres vueltas a las de cualquier Abasto Bicentenario, y para colmo, con un barril de petróleo a menos de 30$, la demanda de divisas sería totalmente imposible de satisfacer. Lo cual igualito presionaría otro dólar paralelo, y la usura y especulación consiguientes. Y ni hablar de la fuga de capitales.


Así que para mí, no hay forma de arreglar esta situación en este esquema.


Hay que pasar a OTRO esquema monetario. Pero el Gobierno no dice absolutamente nada al respecto. Silencio total.


Así que creo que hay que estudiar muy seriamente las propuestas del sr. Jairo Larotta y otras personas que proponen algo al respecto. Aunque sea ponerlas en el debate público, como está haciendo el partido Patria Para Todos.


Y/o lo que decía Chávez del "Petro". Y terminar de activar el retrasado SUCRE.


Pero en lo que concierne a nuestro país, lo que dice Larotta: crear el Bolívar-Oro, el Bolívar-Divisa, una moneda transable en el mercado internacional, de entrada equivalente al dólar, respaldada en petróleo, oro y coltán, aliada al BRICS, Unasur, etc., y que flote libremente en el mercado internacional, eliminar el control de cambios, vender el petróleo en Bolívares-Oro y crear un nuevo esquema de sueldos, salarios y precios. Pero nada de esto se discute, se ventila, o al menos se plantea.

Así que respecto a estos temas de la real -pero banalizada por tanto manoseo discursivo- ‘guerra económica’, el Gobierno Bolivariano se ve, luce y actúa totalmente vencido, impotente, a la defensiva y en una especie de lloriqueo y letanía culpabilizadora: "¡… es la guerra económica la culpableee…!"; sí, está bien, así es, pero, ¿qué estás haciendo tú, Gobierno, para vencerla, además del lloriqueo y la victimizadera constante? ¿Eres Gobierno o no eres Gobierno? ¿Puedes o no puedes con ella? ¿Vas a seguir en la misma lloradera, o vas a actuar con contundencia y efectividad, con todo el poder de las leyes y el pueblo que las respalda? Eso es lo que se pregunta el pueblo en la calle desde hace mucho tiempo y ve que no hay respuesta, y peor aún, repito, que se le deja absolutamente indefenso ante ella, porque además percibe que hay vastos sectores de funcionarios del propio Gobierno y el Estado participando en ella. Y por eso, muchos dejaron de votar o votaron por sus verdugos. ¿Lo entenderá por fin el Gobierno Bolivariano? ¿Entenderá de una vez por todas que si no arregla, o al menos da señales de que empieza a sortear efectivamente esta situación NUNCA MÁS GANARÁ UNA ELECCIÓN? ¿Comprenderá que si no actúa rápido, ya, no cuando se cree un ‘sólido aparato revolucionario’ (lo cual tomaría al menos una década), sino al cortísimo plazo, seremos arrasados cuando el oposicionismo convoque el referéndum revocatorio? ¿Podrá hacerlo si no ha podido o querido hacerlo hasta ahora? ¿Preguntas con respuesta, o seguiremos como hasta ahora, sin respuestas…?

Otros casos de ejemplo patente:

-El Ministro de Alimentación Carlos Osorio, dijo por ahí por el mes de mayo 2015 que en 3 meses se regularizaría el abastecimiento en los mercados. Por supuesto, todo sigue igual o peor. Pero, ¿cómo pudo decir eso? ¿Acaso lo informaron mal, o los planes que tenía no funcionaron, o sencillamente no calculó bien? Sea lo que sea, el Gobierno volvió a quedar como un papanatas, así de simple. Y los que lo defendemos, pues también.

- Me acuerdo cuando a finales de 2013 comenzaron los operativos del 'Dakazo'. Los funcionarios y ministros asombrados y hasta el mismísimo Jorge Arreaza salió a pedir disculpas diciendo que todos esos operativos, donde se habían descubierto horrorosas operaciones de usura, especulación y robo al pueblo, han debido hacerse mucho antes... Y entonces uno escuchaba a la gente preguntarse: "¿¿¿Y AHORA ES QUE VIENEN A DARSE CUENTAAAA...???... ¿Será que esta gente es pendeja de verdad, o qué es lo que está pasando...?". Pero bueno, apendejeamientos aparte, al menos comenzaron, 'nunca es tarde cuando la dicha llega' y tal... ¿Qué pasó luego? Se ganaron las elecciones 2013 y todos estos operativos y aspavientos desaparecieron y la cosa se puso peor que nunca en usura y especulación. Hasta el sol de hoy. Casi que dándole la razón a quienes decían que todo fueron aspavientos por motivos electorales. Y el Gobierno y el Estado han sacado ley de costos y precios, ley de precios justos, superintendencia de precios, cambiaron funcionarios, cambiaron nombres de instituciones, han hecho sopotocientos operativos de decomisos, etc., etc. pero ¿qué?... Todo sigue igual o peor que antes. Sobre todo este año que la cosa ha sido verdaderamente espeluznante. ¿Será que irá a salir Arreaza a decir otra vez que han debido hacer esto o lo otro mucho antes...?

¿Se entiende lo que quiero decir? Lo peor es que cuando sale alguien leal al Proceso, al Gobierno, a la Revolución, a decir estas cosas, duras sí, pero que hay que decirlas, vienen los insultos, las descalificaciones y epítetos tales como tirapiedras, infiltrados, sospechosos de talanquera, egolatrismo y demás. Supongo que sí, de esto habrá en algunos casos, pero también hay cientos, miles de compatriotas diciendo cosas absolutamente reales y justas, que el Gobierno no escucha, no atiende, o no atiende como es o a tiempo.

Más ejemplos:

- Este año 2015 salió un flamante superintendente de precios justos, Andrés Eloy Méndez, que parecía tener dos espadas en ambas manos y con todo el fuego y disposición para 'dar la pelea' con todo con los precios... ¿Qué pasó? Unos pocos meses después, después de unos operativos espectaculares tal o cual, desapareció del mapa y hasta se enfermó. Todo siguió igual y/o peor, y uno se imagina las carcajadas de burla de empresarios, comerciantes, conspiradores y de militares, policías, funcionarios y demás mafias implicadas, que pareciera que nadie osa tocar con el pétalo de una rosa...

O sea, el Gobierno otra vez quedando como el hazmerreír de la comarca. Y uno con el arrecherón que uno no sabe qué hacer con él... Bueno, respirar, hacer OMMMM, y entender que todo forma parte del lento proceso de cambio...

- Sopotocientos escritos y escritores en Aporrea, radio, prensa, revistas, redes virtuales, pidiendo a gritos, que se atendiera el problema en la frontera con Colombia, que se cerrara esa pu... frontera de una vez por todas, que nos están desangrando, que se lo llevan todo, que las mafias financian con eso todo tipo de conspiraciones, que el paramilitarismo está implicado, etc., etc. y bueno, tuvieron que herir a tres jóvenes militares de gravedad para que el Gobierno 'se diera cuenta', se percatara, o se decidiera a atender o actuar en este asunto. ¿No sabía que nos estaban desangrando la gasolina, alimentos, medicinas, repuestos, cauchos, baterías, insumos de todo tipo, y pare de contar? ¿No lo sabía el Gobierno y el Estado? ¿O sí lo sabía? ¿No lo había incluso denunciado Diosdado desde hacía rato? ¿Qué pasó entonces? ¿No se le paró bolas? ¿Se subestimó el impacto? ¿Se pensó que no era tan grave la cosa? ¿O es que se olvidó el asunto por años por atender otras cosas? ¿No tenemos quien atienda estos asuntos? ¿O es que funcionarios venales tapan la cosa? ¿O sí se estaba atendiendo, pero a paso de vencedores, o mejor dicho, de tortuga y burocracia? Sea lo que sea, ¡¡¡Al fin se tomaron medidas!!! y se hizo lo que todo el mundo sabía de anteojito que había que hacer hace aaaañosss!!! Por qué no se hizo antes... Como dice mi tío Iván: "¿hay que estar graduado en Harvard para ver y entender eso y hacer lo que había que hacer?"

Bueno, se hizo la cosa, y como que se vieron algunos resultados, gracias a Dios. ¿Cuáles? Bueno, que ya no hubo colas de gasolina en Táchira, etc., y uno que otro producto empezó a aparecer en los anaqueles... Pero ya he leído varias denuncias aquí en Aporrea de que el contrabando se ha reactivado nuevamente por los caminos verdes y que sigue vivito y coleando. ¿Gracias a quién...? ¿Quién o quiénes están de todo esto? ¿El Gobierno Bolivariano se está dejando burlar otra vez, o cómo es la cosa?

Bueno, pero digamos que ahí está todavía la frontera, ‘cerrada’. El temor, el gran temor que muchos tenemos, es que la sibilina política diplomática colombiana logre un 'acuerdo' con el Gobierno venezolano, y no se cumplan los tres o cuatro puntos de honor del problema; sobre todo el del famoso decreto Nro. 8 que legaliza las fraudulentas casas de cambio en la frontera, y cualquier día de éstos nos salgan con que ya se abrió la frontera, y nada se logró. ¡Dios nos libre!

Si eso llegase a ocurrir sería el perfecto ejemplo de quedar como unos soberanos pendejos, Dios nos libre, amén...

Sólo mencionaré brevemente un par de perlas más del discurso de Nicolás, puesto que ya este artículo se hizo demasiado extenso.

- "He hecho de todo para proteger al pueblo". No Nicolás. No has hecho de todo para proteger al pueblo. O, más bien, sí, tú sientes que sí, que has hecho de todo para proteger al pueblo. Pero el pueblo no lo sintió ni lo percibió así. Es necesario que sepas, que entiendas, que ASUMAS, que a pesar de que sí, de que has hecho mil cosas; no han sido ni suficientes ni eficientes para que el pueblo se sienta protegido. Es así. Es la realidad. Te lo dijo el propio José Vicente. Que sí, que hacías mucho, pero que el pueblo no estaba viendo resultados para resolver su desesperación. ¿No están claras las cifras electorales para demostrarlo? No basta la regaladera de tabletas, taxis, los logros magníficos de la Gran Misión Vivienda Venezuela, aumentar tres veces un sueldo mínimo que al día siguiente se come la inflación, etc., para paliar la situación. Simplemente, ni basta, ni apunta en la dirección correcta.

El pueblo se siente ABSOLUTAMENTE DESPROTEGIDO E INDEFENSO ante tanto pillo, funcionario corrupto, mafiosos, mafias, bachaqueros, especuladores, delincuencia desatada, precios de hiperinflación, ineficiencia, burocratismo, sordera, ceguera e inacción de funcionarios públicos, escasez, colas infernales, gestores matavotos de todo tipo, arrogancia, petulancia y abusos de supuestos revolucionarios de franela roja, el desparpajo y la burla de gente emintentemente saboteadora y oposicionista en puestos públicos de alta responsabilidad, de aparatos de denuncia que no funcionan, de servicios ineficientes y empresas ‘recuperadas’ o expropiadas, acabadas, arrasadas, o esquilmadas, que nadie sabe qué pasa con ellas, de distribuidoras de alimentos que dan pena, tristeza y horror porque parece que por allí pasó Atila, de policías, guardias nacionales y militares que participan a ojos vista del bachaqueo, el contrabando, las ‘trochas’ hacia Colombia, de pillajes en aduanas, de transporte público ineficiente, vergonzante o abusivo, del ‘todo-el-mundo-hace-lo-que-le-da-la-gana, y de lo que parece ser un caos total, un caos total en el que estamos inmersos. Y el Gobierno como en otro planeta haciendo retórica, discursos, slogans y consignas pamfletarias, totalmente de espaldas al espantoso caos y anarquía que está viviendo la gente en la calle.

Para terminar por ahora, un solo ejemplo de la vida misma, para que se aprecie la hondura de la situación. Pero que se repite por mil cosas similares más:

Dígame cuando veo en mi ciudad (Puerto Ordaz) esas ENORMES colas de carros que pasan uno, dos, o más días haciendo colas día y noche para comprar baterías...


Más los cuentos que si el número, que si cuando amanece ya han 'pasado' a otro montón de otra 'lista', que si las amenazas a quien se queje, y pare de contar...


Y el o los gobiernos (gobernación, alcaldía) en otro planeta... (Si es que no hay funcionarios, policías, etc., participando de la cosa...)


Anarquía y caos total, ligados a la horrenda sensación de impotencia e indefensión, totales también... De no tener a quién recurrir.


Cuántas cosas de este tipo no ocurren por todas partes y no hay denuncia que valga y mucho menos, respuestas...


Entonces reiteremos de nuevo: SI SEGUIMOS ASÍ, MÁS NUNCA GANAREMOS UNA ELECCIÓN.


Porque el pueblo no votará a quien percibe como ineficaz, penetrado por la corrupción, burocratizado, alejado de su realidad, impenetrable a las críticas y observaciones, -más bien arrogante e intolerante ante ellas- y, sobre todo, absolutamente IMPOTENTE para enfrentar y superar todo eso. Así de simple.

Esperemos que quede cancelado y transmutado. (Pero ¡AY!, para las pasadas elecciones no quedó...)

¿Se escuchará esta vez la voz y EL CLAMOR del pueblo? ¿Se asumirá el baño de realidad?

Esperemos que sí. Que esta vez sí…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4077 veces.



Víctor López Rossi


Visite el perfil de Víctor López Rossi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social