Vientos de la sabana

Hacia la victoria perfecta

Recién se cumplieron tres años de la victoria perfecta del comandante Hugo Chávez contra las fuerzas del imperialismo norteamericano. Fue una clara demostración de liderazgo, de convicciones, de amor a la patria y de entrega a un pueblo consciente y valiente que no dudó en continuar apoyando el proyecto emancipador y revolucionario bolivariano y chavista que ha permitido la inclusión social de las grandes mayorías.

Pese a las dolencias de la enfermedad, Chávez se erigió gallardo y pletórico, unido a la voz del pueblo para volver a derrotar a las grandes transnacionales que en esta oportunidad presentaban de contendor a Capriles, un personajillo que ha demostrado su talante antidemocrático, violento y sin ningún compromiso con el pueblo, y esto quedó refrendado en su gris gestión como gobernador de Miranda, donde ha abandonado a quienes en ese tiempo creyeron en él como político y como gobernador.

Esa victoria tuvo un alto significado para los venezolanos y venezolanas. Fue el triunfo de la propuesta del socialismo. Al tiempo se inició la siembra de Chávez y nos dejó sus contiendas inmaculadas, selló su invicto como político y su carácter democrático incuestionable; además como amigo de los humildes y los pueblos del mundo, quienes lo han tomado como paradigma para la autodeterminación de muchos pueblos del mundo ante el devastador y depravado sistema capitalista que cada día pretende arrinconar más y más a la especie humana en la miseria y la muerte.

A los revolucionarios nos asiste la razón de un mundo mejor de paz y la construcción de unos pueblos cada vez llenos de solidaridad, de amor, de bienestar y de felicidad. Hoy podemos ver como los estragos de una guerra económica intenta socavar las estructuras morales y las convicciones de un pueblo valiente que se niega aceptar el modelo neoliberal que ha llevado muerte y luto a millones de personas y familias en el mundo, que ha separado, desplazado y asesinado a pueblos enteros. Sin mencionar los refugiados que huyen de esas guerras imperiales, familias completas e incompletas que van camino a no sé dónde, que han perdido la vida en naufragios en el Mediterráneo, toda una locura social proveniente de los grandes consorcios económicos que aún pretenden erigirse como dueños y señores sobre los demás, sobre la especie humana.

Es por ello que debemos continuar unidos en este camino. Es por ello que debemos seguir llevando las buenas nuevas de un proyecto que ha sabido sobreponerse a miles de acechanzas de un enemigo peligroso, manipulador, mentiroso y apátrida como la oposición venezolana y sus extensiones internacionales. Más temprano que tarde sellaremos la victoria contra esta guerra económica y saldremos fortalecidos. Son ellos, en su crueldad, quienes han provocado esta situación de bachaqueo, acaparamiento e inflación inducida. Son ellos quienes se divierten de ver a las familias haciendo colas e insuflando los precios de todo. Pero, con todas sus perversidades y con todo el daño que le hacen a las mayorías, el pueblo valiente y consciente está de lado del presidente Nicolás Maduro, del lado de la revolución bolivariana y chavista y el próximo 06 de diciembre se volverá a obtener una victoria perfecta para llevar a la Asamblea Nacional a los hombres y mujeres revolucionarios que continuarán la construcción de la patria soñada, de paz, de inclusión y justicia social, y sobre todo de amor.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1303 veces.



Geovanni Peña

Diputado a la Asamblea Nacional. Militante del PSUV.

 santanajerez@hotmail.com

Visite el perfil de Geovanni Peña para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Geovanni Peña

Geovanni Peña

Más artículos de este autor


Notas relacionadas