La vía pacífica

La comparecencia de los partidos de oposición a la Conferencia por la Paz y la extensión sectorial y territorial de ésta constituyen un rotundo éxito de la política pacífica, legal y democrática que la Revolución Bolivariana ha proclamado desde sus inicios y una contundente derrota de la política de violencia que el imperialismo yanky práctica contra Venezuela.

Para el revolucionario la vía pacífica es el camino ideal para llevar a cabo las transformaciones sociales y recurre a la vía insurreccional cuando las clases dominantes no dejan otra alternativa. Un mes antes de la Revolución de Octubre, Lenin dejaba constancia de los esfuerzos hechos para impedir la confrontación armada, la cual se lleva a cabo luego de agotados otros medios para la salida de la crisis política.

En China, la represión ejercida por Shan Kai Set contra los comunistas que formaban parte del Kuomintan y la posterior negativa a unirse para enfrentar la invasión japonesa obligó a los comunistas encabezados por Mao Tse Tung a emprender la larga lucha que culminó en la victoria.

En plena guerra, los revolucionarios vietnamitas entablaban conversaciones con Estados Unidos en Ginebra para buscar soluciones menos traumáticas. Las FARC- EP están actualmente en conversaciones con el gobierno colombiano para poner fin a una guerra civil de más de 60 años. La represión, las torturas y los crímenes de la dictadura de Batista no dejaba otra alternativa a los revolucionarios cubanos que la lucha armada y aún dentro de ella se hicieron conversaciones con el General Cantillo y se llegaron a acuerdos que éste traicionó. El propósito de los revolucionarios es evitar a los pueblos la pérdida de vidas humanas y los obliga a no olvidar la concatenación interna de los acontecimientos, determinada por la lucha de clases. La organización y la unidad de las clases oprimidas es la base social del proceso revolucionario, requisito indispensable para llevar a cabo los cambios que impone la irracionalidad de la sociedad de clases. La clase obrera es la adversaria estructural del capital y el sector principal del bloque histórico revolucionario.

La vía pacífica reclama la elevación de la conciencia de clase porque la lucha de clases no da tregua y ésta adquiere mayor complejidad política cuando se lleva a cabo en el amplio escenario de la política pacífica. La lucha de clases es una verdad científica que el materialismo histórico concibe como explicación de la dinámica histórica. Asumirla sin vacilación es la única manera de culminar con éxito una lucha que las clases explotadas libran desde hace milenios. En el mejor de los casos, es una ingenuidad política eludir este hecho histórico y en la peor de las intenciones una abierta traición al ideal revolucionario.

En Venezuela, el ejemplo de Acción Democrática es sumamente claro y la traición betancourista originó tres grandes divisiones de ese partido. La tesis de un partido policlasista era la carencia de definición frente a la clase obrera. El papel que se pretendía atribuir a las capas medias era sencillamente un pretexto para ponerse al servicio del imperialismo y la burguesía asociada. Las capas medias solo pueden ser conquistadas para la revolución cuando la clase obrera, gracias a su unidad y organización, juega papel protagónico en la lucha.

A escala mundial, el problema de las clases sociales ha originado profundas y dramáticas divergencias. El reformismo originó la creación de los partidos socialdemócratas, Acción Democrática entre ellos, y su acción significó de la manera más clara el vasallaje al capital dominante, pese a que se seguían diciendo partidiarios del socialismo y militaban en una Internacional que así se definía. Para las venezolanas y los venezolanos no hay mayor desfachatez política que Acción Democrática se definiera socialista y formara parte de esa Internacional Socialista.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2401 veces.



Roberto Hernández Wohnsiedler

Abogado y Sociólogo. Fue diputado, vicepresidente de la Asamblea Nacional, Ministro del Poder Popular del Trabajo y Seguridad Social y militante del Partido Comunista de Venezuela (PCV). Es autor del libro La Clase Obrera y la Revolución Bolivariana.

 robertohernandezw@gmail.com

Visite el perfil de Roberto Hernández Wohnsiedler para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Wohnsiedler

Roberto Hernández Wohnsiedler

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición