El tipo de cambio y la construcción del socialismo

Ya está comprobado que en Venezuela la burguesía, la derecha, dirigida desde el exterior por los Estados Unidos, no puede derrotar política ni electoralmente al proceso revolucionario bolivariano creado por el Comandante Hugo Chávez y continuado por Nicolás Maduro. Por ello tratan y trataran siempre de plantear otras formas de luchas retorcidas e inesperadas que puedan producir un quiebre en las fuerzas revolucionarias o minar la voluntad de lucha de los revolucionarios y del pueblo venezolano y chavista, para de esa manera retomar el poder en el país.

También en estos intentos de retomar el poder por la violencia, han sido derrotados, principalmente por el apoyo que el pueblo da al proceso revolucionario. Debido a ello y quizás sin quererlo nos hemos convertido en la vanguardia del movimiento revolucionario de América Latina y el mundo. Es por ello que nuestros errores deben ser corregidos de la manera más rápida a fin de que tengan las menores consecuencias y no puedan ser utilizados por mucho tiempo en las campañas destructivas de la derecha nacional e internacional. Uno de los errores que debemos evitar constantemente es caer en mitologías revolucionarias que nos hagan practicar acciones que no tienen ninguna base socialista ni científica. Se hace necesario ampliar la base intelectual y política socialista no solo de los sectores populares sino igualmente de todos los dirigentes que ocupan puestos importantes en la conducción del estado revolucionario y del PSUV. No podemos contentarnos con lo que ya sabemos.

En este sentido considero que una de las políticas implementadas por el gobierno revolucionario que más han impactado a la sociedad venezolana y que está gravitando en la situación de subversión violenta y abierta que hoy enfrentamos, ha sido el control de cambio. En primer lugar hay que decir que esta política monetaria no es una política socialista por sí misma, aunque puede ser un instrumento que en un momento dado se utilice para ordenar la economía heredada del capitalismo. En el caso venezolano esto no ha sido así, antes por el contrario desordenó la poca economía que traíamos de la IV República, al afectar no solo el aspecto económico sino que generó una serie de efectos sociales y políticos sobre toda la población que desvirtuó el fin inicial declarado con su implementación e implicó el uso de ingentes recursos materiales y humanos del gobierno para el manejo de sus consecuencias.

Por otra parte el objetivo principal planteado al momento de su implementación, como fue evitar la fuga de divisas por la burguesía nacional y los comerciantes no fue logrado ya que no logro evitarlo y ha contribuido, de paso, a un agotamiento de nuestras reservas internacionales.

Al aplicar una política tan importante debe realizarse un seguimiento, en este caso creo que diario, a fin de valorar si se están consiguiendo los objetivos planteados y en caso contrario modificarla, lo cual en el caso del control de cambio a todas luces no se hizo, ya que digamos, a los quince días de su aplicación ya deberían haberse notado los efectos contrarios y actuar en consecuencia.

Pero no fue así, han pasado años y por suerte recién ahora surgen planteamientos distintos que pueden poner orden en este terreno siempre que se tome en cuenta que la función de la política monetaria es en nuestro caso la construcción del socialismo.

Entre los efectos que ha traído este control de cambio podemos mencionar, fuga de divisas generalizada no solo por la burguesía sino también por buena parte de la población, pérdida de las reservas monetarias del país, contrabando generalizado de extracción, perdida de ética de la población que se incorporó al "raspacupo" , ocupación de las capacidades del estado en la lucha contra estos efectos, incremento constante de la inflación ya que se incrementa la capacidad de consumo de los “raspacupo”, etc. Así como Alejandro cortó el nudo gordiano para lograr la conquista de Asia, el proceso revolucionario debe cortar en la economía el "nudo giordani" en su política económica e implementar nuevos conceptos donde los medios no se conviertan en objetivos como fue el caso de este control de cambios.

Entre esos nuevos planteamientos es central entender que el tipo de cambio debe ser único, no deberían existir varios tipos de cambio ya que ello no permite saber el valor real de los productos con lo cual se posibilita la especulación. Otro punto a considerar es que no se pueden establecer subsidios con el tipo de cambio. Los subsidios deben ser asumidos como gasto por el Estado, otorgándolo directamente a productores, sectores de la población a través de las Misiones, a la Banca, etc., fijándose un tiempo limitado para su vigencia.

Las nuevas políticas llámense Sicad I, Sicad II y todos los nuevos Sicad que aparezcan deben entenderse como medios necesarios de un proceso que lleve a la consolidación de un tipo de cambio único para nuestra moneda y que garantice la transparencia de las operaciones y facilite la acción del gobierno en este y en todos los ámbitos. Pero tienen que ser las autoridades monetarias las que definan el objetivo socialista que alcanzaremos con una moneda más estable y unificada. ¿Cuál es ese objetivo socialista? ¿Como lo define el BCV?, ¿Como lo define Planificación?

Lo que sí puedo decir, es que sin un plan no será posible definir los objetivos socialistas que se necesitan, siendo uno entre ellos, precisamente, el de la planificación. El Presidente Chávez en su legado nos dejó como un aporte, que no es el menor, el Plan de la Patria, pero no tuvo tiempo de terminarlo, no le dieron tiempo de socializarlo con detalles en la población. Es función de las autoridades de planificación y del gobierno desarrollarlo hasta sus últimas consecuencias tal como lo manifiesta regularmente y definir en él cual es el papel que las divisas y la política monetaria tendrán en la construcción del socialismo. Si no se realiza así, si no se actúa socialistamente, planificadamente, caeremos en un círculo vicioso y no podremos demostrar que el socialismo es el medio y el objetivo especifico que supera todos los males del capitalismo.

Hoy los costos de mantener un precio fijo para las divisas son mayores en el orden económico, social y político que mantener un cambio flexible tal como se inicia con el Sicad II por lo que implementarlo y generalizarlo con la mayor celeridad permitiría solucionar los siguientes problemas: Fuga indiscriminada de divisas, contrabando de extracción, Raspacupo y el problema ético que conlleva para la población, uso de los recursos del Estado socialista en el control y represión de estos problemas, Inflación, argumentos para la oposición. También mejora la imagen del gobierno al demostrar que puede corregir sus políticas, incrementa las reservas internacionales e inicia sobre nuevas bases la formulación y ejecución del Plan de La Patria como nuevo sistema de gestión de gobierno basado en una planificación exhaustiva y con claras metas dirigidas a la construcción del socialismo venezolano.


oscar111147@yahoo.com









Esta nota ha sido leída aproximadamente 2137 veces.



Oscar Rodríguez E.


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social