Discurso estigmatizador

A poquísimos días de las elecciones del 8D, nos confrontamos a partir de un discurso político-electoral plagado de estereotipos y estigmatizaciones del adversario. Traspapelados del contexto municipal, transitamos los días que restan prisioneros de escenarios y discursos políticos desacreditadores que hemos ayudado a construir. Cautivos de prácticas discursivas (Bourdieu:Espacio social y poder simbólico) que expresan formas de ejercicio del poder simbólico y operan a través de la violencia simbólica.

En tanto actores-constructores de tales escenarios y discursos político electorales, somos responsables y a la vez víctimas de esas prácticas discursivas que consolidan y anclan el lugar que en esta sociedad creemos deben ocupar nuestros adversarios políticos. Discursos que legitiman conductas y prácticas que aseguran mediáticamente “la purificación del otro”, su derrota y aniquilación.

Conceptos tales como “escuálidos”, “hordas”, “chavistas”, “burguesitos”, “saqueadores”, “usureros”, “corruptos” en tanto formas de nombrar al “otro”, constituyen un ejercicio de violencia simbólica y suponen una construcción identitaria estigmatizadora y de desconocimiento de la diversidad política. Epítetos asociados a aspectos morales negativos, a decadencia y precariedad humana… separan las conductas legítimas de las socialmente ilegítimas, acaban naturalizándose y estableciendo la diferencia.

Curiosamente, desde la misma plataforma que identificamos al otro y lo interpelamos, nos pensamos y nos construimos a nosotros mismos, los buenos, los dueños de la verdad y, en cierto, sentido, las víctimas de ese otro, malo, villano

Etiquetamos sin mayor problema y caemos en la práctica simplista que se sostiene en la moral de buenos versus malos en un atmosfera de chivo expiatorio.

En ese escenario, el Presidente Maduro “convoca para el 9-D a un gran diálogo nacional social, económico y político sobre el futuro de Venezuela a todos los alcaldes y alcaldesas que sean electos legítimamente y en paz en toda Venezuela”. Suerte de espacio de encuentro y de reconocimiento mucho más amplio que el escenario municipal. Se nos demanda revisar y pensar los actuales “modos de estar juntos”, se nos solicita una apertura al diálogo, un cambio de mirada del adversario y ello ciertamente generará temores y exacerbará “la función defensiva”.

¿Cómo liberarnos de ese discurso estigmatizador que se aloja en cada uno de nosotros y nos somete? ¿Estaremos preparados?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4198 veces.



Maryclen Stelling


Visite el perfil de Maryclen Stelling para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Maryclen Stelling

Maryclen Stelling

Más artículos de este autor