(El 26-S Tiene que ser otro 13-A)

¿Cuál es la Apuesta?

Conviene, a los fines de tener consciencia de los riesgos y de entender el proyecto del otro, captar claramente el momento en el cual nos encontramos y el sentido de una apuesta, cuyos resultados tendremos el 26-S. Los Impactos de este importante evento, no exigen muchos análisis porque están muy a la vista o en un cierto nivel se superficialidad que logran verse muy claramente. La apuesta que está en juego si necesitamos analizarla, medirla y valorarla para ver sus dimensiones.

Estamos aún en el marco de un sistema capitalista dependiente y echándole mano a la renta petrolera para saldar la inmensa exclusión social dejada precisamente por los que hoy aspiran desde el frente de la oposición. Aunque no debe sonarnos muy simpático, la Venezuela bolivariana se ha sostenido gracias a esa renta. Desde el punto de vista social se han logrado importantes avances porque Chávez, como administrador de la renta petrolera tiene una concepción de la vida y la política que facilita el uso de esos recursos para saldar viejas deudas que se acumularon con los gobiernos de AD y COPEI.

La pobreza extrema y general en Venezuela se ha reducido drásticamente. Si comparamos los niveles pobreza en la década de los noventa del siglo XX con los niveles existentes en el 2010; efectivamente para esa década, el nivel de pobreza extrema estaba en el orden de 24% y hoy, después de un largo batallar, este drama adeco-copeyano se ha reducido a un 7,2%, que nos ubica en 4,8% por debajo de las metas del milenio fijadas para el 2015. Es decir, para el 2015 debíamos de haber bajado este drama en 12% y faltando cinco años; la pobreza en Venezuela bajó a 7,2%. Claro, se entiende perfectamente que esto ha sido posible por la renta y será posible bajarla mucho más, si Chávez continua asumiendo la responsabilidad de administrar la renta que recibimos.

La idea no es detenerse en la condición de “país rentista”. Hay Políticas, proyectos y “cambios” que deben revisarse profundamente porque no podemos permanecer girando con una política económica para llegar a ese punto: País rentista. En esas condiciones, el proyecto bolivariano será inviable, pero el debate debe darse en profundidad para construirle viabilidad a la Venezuela petrolera pero no rentista.

Está claro también, que el uso de la renta petrolera para este noble propósito irrita a los jefes de los partidos de la oposición, porque la igualdad y la inclusión son dos aspectos programáticos que no se incluyen en sus proyectos. Sentirse que otros pueden ser iguales a ellos o que alcanza un mejor nivel de vida más digno con la participación y apoyo del Estado los incomoda. Lamentablemente un sector de este segmento social denominado clase media, está afiliado a esta política que se sustenta en la exclusión y el odio a sectores con cierta vulnerabilidad social.

Desde el punto de vista político también se han sentido avances importantes, que en mi opinión son muy sustantivos pero no hay certeza sobre la profundidad de ese cambio. Chávez ha realizado un gran esfuerzo a través del cual ha operado una transformación (metamorfosis) que ha hecho posible darle a cientos de miles de personas su condición de ciudadanos o de sujetos políticos. Este cambio tan importante, ha permito dar un giro y actualmente la política es un área que dejó de ser una actividad exclusiva de “políticos” que la utilizaban para sus beneficios particulares y hoy, producto de ese empeño de Chávez de “masificar” el ejercicio de la actividad política; este espacio es prácticamente una tierra que muchos venezolanos “patean” para intentar sacarle un provecho más colectivo a las potencialidades fortalezas de Venezuela. Por ahora y como un efecto directo de ese proceso impulsado por Chávez, se tiene la esperanza que para este 26-S podamos ver una nueva versión del 13-A.

Estas ideas fijan muy claramente las coordenadas para precisar en que situación o lugar nos encontramos y determina de la misma manera, la condición y sentido de la apuesta que está en juego. Los partidos de la denominada “mesa de la unidad” no lo mencionan para nada porque se centran en algunos errores nuestros y en situaciones (la inseguridad) en las cuáles ellos no dejan de tener sus grandes responsabilidades, pero que mediaticamente la transfieren al gobierno central. El Zulia, Táchira, Carabobo, Miranda, Nueva Esparta y Lara hay tanta inseguridad como en otros estados, pero mediaticamente se hace ver que Venezuela no hay otros gobiernos locales en donde la inseguridad es igualmente un problema serio y angustiante, que cuerpos policiales no son capaces de parar.

Pero la puesta no va por ahí, se apuesta por lo que no dicen pero es un asunto emblemático de su proyecto. Se apuesta por recuperar poder para que la pobreza deje ser un problema o asunto prioritario de gobierno y se atiendan otras situaciones que son más relevante en su plan. Se apuesta para asestarle un golpe al modelo de descentralización que ha venido impulsando el gobierno con las iniciativas contenidas en la Ley Orgánica de los Consejos Comunales, la Ley Orgánica del Consejo Federal de Gobierno y los proyectos de leyes pendientes en la Asamblea sobre las comunas, el sistema económico comunal y de contraloría social, porque ese modelo de descentralización demolió una propuesta o enfoque que solamente tocaba la asignación de recursos a las gobernaciones y alcaldías, pero que no bajaban más allá de esas instancias y no ofrecían espacios para la participación popular.

Esa apuesta incluye también regresarnos a la exclusión de cientos de miles de jóvenes que hoy tienen acceso a las universidades, porque hay la clara convicción (ver correo de la miseria de Urosa Savino) que el ingreso a las universidades es un derecho para ser utilizados por los nalguitas blancas. Finalmente, está la apuesta más trascendente y definitiva: La renta Petrolera. Ahí está la fuente para aprovecharse de los inmensos recursos que produce el petróleo y que una parte importante se destinan a disminuir esa deuda que dejaron.

Esa es la apuesta que está en juego. No es Rosalinda; son cientos de miles de jóvenes, mujeres y hombres que hoy tienen una esperanza. Son miles de familias y hogares que dejaron ese miserable cuadro de la pobreza y hoy transitan una vida más digna. Un error, una duda o una inconformidad no pueden colocar en zona de riesgo ese importante acontecimiento. El 26-S tiene y debe ser otro contundente 13-A

evaistomarcano@cantv.net



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2172 veces.



Evaristo Marcano Marín


Visite el perfil de Evaristo Marcano Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Evaristo Marcano Marín

Evaristo Marcano Marín

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a107717.htmlCd0NV CAC = Y co = US