La despenalización es una necesidad urgente como pueblo civilizado

El problema social del aborto i la ignorancia de los improvisados (II)

“La penalización del aborto es
injusta, inútil e inmoral”

Luis Pérez Aguirre
Sacerdote

“La mayor parte de los hombres,
falseando la verdad, quieren aparentar
ser mejores”
Esquilo

En una de mis conferencias sobre el problema social del aborto, en relación con lo acontecido en la Asamblea Constituyente, expresé de comienzo que fui el único constituyente que, las ideas defendidas científicamente, las que se refieren al inicio de la vida, al aborto i a la eutanasia, las escribí como documentos o ensayos breves que con cortesía repartí entre los constituyentes que mostraron interés por estos problemas, muchos de los cuales eran desconocidos hasta por quienes tomaron la palabra, como Herman Escarrá i Jorge Olavaria, exhibiendo una total ignorancia al respecto, pues la cultura no se improvisa; e inspirado en el pensamiento del griego Esquilo, falseando la verdad, se pretende ser mejor que los demás, puesto que me incluyeron entre los partidarios de la “cultura de la muerte” i tocaban tópicos médicos que desconocían i aspectos científicos, filosóficos i éticos, sobre lo que se legislaba. Incluso en una ocasión hube de protestar enérgicamente i retirarme, porque el futuro traidor Luis Miquilena (además de totalmente inculto) en complicidad con uno tan bruto como él, el deplorable Cardenal Velasco, me negaba disimuladamente la palabra. Vida, aborto i eutanasia, son temas profundamente científicos i filosóficos, fuera del alcance de hombres que a veces no destacan ni en su profesión, menos cuando los sacan a los temas humanos i socio-económicos o éticos. Entonces recurren a dogmas religiosos, a lo escuchado al voleo i como abogados, a las frases latinas ignorando el latín, como sucedía con el farolón de Brewer Carías. La ignorancia de los improvisados comienza por pensar que el aborto es una sola o única entidad, ignorando todo el proceso de la fecundación, el desarrollo del óvulo para convertirse en embrión, el traslado i l nidación, etc., i la compleja variedad de embarazo amenazado (antes amenaza de aborto), aborto inminente, aborto en evolución, aborto completo, aborto incompleto, aborto séptico, aborto retenido, aborto criminal, aborto legal o ilegal, aborto inducido, abandonado ya el término de terapéutico, aborto provocado, etc. Sencillamente, como en la Edad Media, para muchos el embarazo es concebir un hombrecito o una mujercita de pie, desde el principio (como los ilustraban) i “vida humana desde el comienzo” con un alma que hasta Tomás de Aquino, repitiendo los errores de Aristóteles, creía que el “alma” se insuflaba a los 40 días en el hombre i a los 80 en la mujer, discriminándola como siempre en todos los tratados religiosos, incluyendo la Biblia. Es pensar en una infantilada o estupidez, como si la semilla ya es el árbol, la flor i el fruto; pero en lo social, cuando dramatizan con el “asesinar a un ser humano” i se hacen heroicos defensores de la vida, olvidan totalmente las guerras, en las que se mandan hacia la muerte más desesperada i terrible, a soldados jóvenes tan saludables que no tengan ni caries dentales; las torturas de seres humanos desde la Inquisición en la Iglesia, como de las “dictaduras-democráticas” como en los Estados Unidos, cuando expanden el terrorismo en el mundo, i masacran pueblos enteros, muriendo en los bombardeos hombres, mujeres niños i ancianos inocentes o como se hunden en prisiones como Guantánamo i miles más, hombres despreciados por el Imperio, tal como sucedía en la Roma Imperial. En estas circunstancias o en la enfermedad mundial por excelencia: EL HAMBRE, ni la iglesia ni los defensores de la vida dicen ni hacen nada, mientras en la actualidad aupan o azuzan irracionalmente a un pueblo mexicano ignorante i desorientado, para protestar contra una lei de despenalización del aborto que, lejos de maltratarlos o lesionarlos, les concede mayor libertad, defienden los derechos de la mujer i les evita muertes absolutamente evitables, de madres jóvenes, muchas veces casi niñas o adolescentes ¿No es esto la ignorancia más crasa i perniciosa? ¡Pero ellos son los que defienden la vida! I no me pongo a explicar el concepto biológico, filosófico o sobrenatural de la vida, porque es un tema mui extenso i apto solamente para gente mui culta, estudiosa i filosófica. De estos, hallaremos pocos. Por eso, costó muchas discusiones en la Constituyen, el punto de cuándo comienza la vida (Art.45 en aquellos momentos; luego Art. 43). Querían imponer “la vida comienza desde la concepción”, aunque al final quedó solamente como “el derecho a la vida es inviolable” como creo estaba en la Constitución del 61. En la obra titulada LOS DERECHOS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS EN LA NUEVA CONSTITUCIÓN VENEZOLANA (Testimonios de un debate) coordinado por la Dra. Mercedes Muñoz, se encuentra una de mis intervenciones defendiendo los derechos sexuales de la mujer (págs.113-114), los derechos sobre su cuerpo (recordar a Kummerow) incluso por encima de la opinión de su cónyuge, etc., para que se quedara así: el derecho a la vida es inviolable, aunque en el Art.76 se hablara de que el Estado protegerá la maternidad o el embarazo, desde la concepción. Nosotros los médicos obstetras hablamos de fecundación. De todos modos quedó, el peligro de que, se tratara de equiparar el delito de homicidio con el aborto, lo que afortunadamente defendió el compañero constituyente Rodolfo Sanz, para que no sucediera.

De manera que, nosotros los que propiciamos razonadamente la despenalización del aborto, es porque existen muchas indicaciones médico- científicas que lo justifica;, así como también, indicaciones socio-económicas i morales o éticas. Opinar de lo que no se sabe, es deshonestidad intelectual, o un delito ético. No soi o somos partidarios del aborto en sentido estricto (sin causa justificable) pero si del aborto con indicaciones correctas, sin argumentar que un feto no viable pueda ser ya persona humana, o que porque late un corazoncito o el cerebro desde los 25 o 30 días ya produce miles o millones de neuronas por segundo; o que tiene un alma. Por cierto que no sé como no ha causado mayor revuelo la decisión de que el LIMBO no existe, después de más de veinte siglos torturando a los padres biológicos porque su niño murió sin bautizar. Ahora la Iglesia acabó con el Limbo, como nosotros acabamos con el Retén de Catia o allá en el Imperio a las Torres Gemelas. Otro capítulo ridículo i triste de la Iglesia Católica. Debe existir remodelación celestial, comprometidos i peleando Bramante con Miguel Ángel Bounarroti por el diseño.

En consecuencia, estamos contra el aborto clandestino o criminal, el aborto séptico causante de millones de muertes en el mundo, por no haber voluntad de aprobar leyes acordes a la realidad, conocimientos i filosofía de los siglos XX i XXI. La despenalización es una necesidad urgente como pueblo civilizado i no sometido a religiones o supersticiones que son drogas para el pueblo i causa de una mortalidad inadmisible.

(Continuará)


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6306 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El derecho al aborto en Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El derecho al aborto en Venezuela



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a33796.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO