El aborto debe despenalizarse

El problema social del aborto i la ignorancia de los improvisados (I)

“Quien dice ignorancia dice ceguedad,
preocupaciones, error, superstición, despotismo,
humillación, miseria e inmoralidad”.
Víctor Hugo

“Un rasgo cultural del venezolano es la improvisación”
RJM

Introducción

He perdido la cuenta de las veces que he presentado trabajos científicos académicos en Instituciones, Foros, Mesas Redondas, Conferencias, Clases Universitarias, Programas de Televisión, Colegios de Médicos, Federación Médica Venezolana, Universidades, incluyendo hasta Sesiones de la Asamblea Nacional Constituyente i hasta en Colegios de Secundaria, sobre el PROBLEMA SOCIAL DEL ABORTO, durante casi 60 años, pues en octubre cumplo 55 años de mi graduación de médico cirujano (L.U.Z. 1952), más los años de estudios de Obstetricia en 4º año de Medicina i durante dos años más seguí como bachiller en Clínica Obstétrica al lado del Dr. Rafael Belloso Chacín, mi insigne maestro, i en familia al lado de mi padre i hermano mayor Armando, también profesor universitario. Especialista en Ginecología i Obstetricia, hice Curso de un año en Madrid al lado de los doctores Botella Llusiá i Sopeña Ibáñez, i en Lovaina Bélgica, Curso de Regulations du nasances, con cuatro profesores, el Dr. Schokart en problemas biológicos i obstétricos; otro en problemas sociales i económicos, otro sobre aspectos psicológicos i el Padre Pierre Locht sobre Moral Demográfica, sacerdote que encabezó la Comisión Belga al Concilio Vaticano II en Roma. Igualmente estudié Medicina Social en Lovaina.

A toda esta preparación de muchos años, agregué la fundación de la primera Cátedra de Ética Médica, creo que en el mundo, pues dos años después, la OMS pidió a la Universidades de todo el planeta, incluir el estudio de la ética en las escuelas de medicina (cuando mi cátedra tenía dos años, creada por el Dr. Rafael Acosta Martínez cuando Decano; después Rector de LUZ) i enseguida se hizo eco de esta propuesta, la FMV, aunque supe que a mi profesor en Clínica Médica, el eminente Dr. Augusto León, se lo negaron por años i entonces escribió un libro sobre ÉTICA EN MEDICINA. Cuando se estudiaba el Anteproyecto de la Ley de Ejercicio de la Medicina en una Asamblea de la FMV en Maracaibo (Hotel del Lago) fui el abanderado en incluir los derechos de la mujer sobre su cuerpo i la libertad de escoger entre un embarazo normal i otro anormal, o entre la vida del producto de la fecundación (concepción para los religiosos) i la vida materna; cosa sobre la que Luis Razetti, el Padre de la Moral Médica en Venezuela, expresaba que no tenía duda alguna a la hora de escoger, entre la vida de un feto (vida en potencia) i una vida materna (vida humana i social plena), cuya desaparición dejaba un viudo i una serie de hijos huérfanos i un desequilibrio lamentable en varias familias. Estos derechos de la mujer sobre su cuerpo o mejor, personalidad, están mui bien expuesto en un libro del profesor Gert Kummerow de la Universidad de los Andes (ya fallecido) titulado PERFILES JURÍDICOS DE LOS TRANSPLANTES. Además existe hace muchos años un libro de la periodista o abogada (creo) Giovanna Machado, EL ABORTO EN VENEZUELA, que sigue siendo una magistral demostración del problema del aborto, libro que por lo menos debían conocer quienes se atreven a hablar de este gravísimo problema social, con absoluta ignorancia. Un programa hoi, en televisión, de VTV, EN CONFIANZA, me ha motivado a escribir de nuevo varios artículos, viendo el desconocimiento real del problema, por parte de mi apreciada periodista Mary Pili Hernández (la misma que hace propaganda a la Medicina Neoliberal Sistémica), un cineasta cuya motivación partió de un embarazo de su esposa i creo que de ver unos ecogramas i una doctora, de una respetable Asociación de Mujeres (siento no haber tomado su nombre), mui consciente i conocedora de esa realidad que, lamentablemente, tuvo poco tiempo para argumentar a favor de la despenalización del aborto. Por cierto, mi Tesis Doctoral (1961) en Medicina, fue sobre LOS ASPECTOS ÉTICOS DEL PARTO INDUCIDO, i mi Trabajo de Incorporación a la Sociedad Médico Quirúrgica del Zulia, hoi Academia de Medicina, fue sobre una MONSTRUOSIDAD CONGÉNITA, quizá la más grande o espectacular que se haya visto en Maracaibo. ¿Tengo entonces, credenciales para opinar o no? Veremos en sucesivos artículos que el aborto espontáneo es una realidad; una selección natural como en todos los seres vivos del planeta i que el problema radica en los embarazos no deseados por multitud de causas valederas que, al no ser posible practicarlos legalmente (por indicación médico-científica i socio-económica) nos lleva al aborto clandestino o criminal, o mejor al aborto séptico que produce con seguridad la muerte de mujeres jóvenes, en edad reproductiva i de creatividad social, solamente porque la Iglesia Católica, dañina como siempre, i quedada en el tiempo siglos atrás, ha impuesto dogmáticamente que es un asesinato de un ser indefenso, pese a que, como lo demuestra Pepe Rodríguez en LA VIDA SEXUAL DEL CLERO, cuando un cura embaraza a una engañada mujer, la primera solución a la cual recurre, es al aborto. I por eso la iglesia i otras religiones, por ignorancia de ciencia, filosofía, medicina i sociología, hacen de este tema algo controversial i motivo de grandes confrontaciones o conflictos en el mundo entero. Como vemos, esta introducción se convirtió en el primer artículo, puntualizando bien la verdades, para evitar lo que un médico i sacerdote norteamericano, Fletcher, ha llamado EL EMBARAZO OBLIGADO, que es una ofensa tanto a la madre como al feto. El aborto espontáneo es alrededor del 10% de todos los embarazos i se atiende de varias maneras dejando libre i limpia la cavidad uterina, por la atención médica debida en clínicas i hospitales. En esas circunstancias, es un hecho pasajero i sin peligros; pero cuando la ignorancia de las leyes civiles i religiosas lo transforma en un delito, especialmente o casi totalmente para la gente pobre o clase media baja, se recurre a las comadronas abortadoras, a médicos sin moral, a curanderos i una gran cantidad de ignorantes que, por dinero o complicidades, practican abortos clandestinos, los cuales casi el 100% de convierten en abortos sépticos, perforaciones uterinas, peritonitis, shock o choques hemorrágicos i la muerte segura; mientras las clases medias altas i la clase rica, con falsa moralidad, se hacen abortos hasta por simples conveniencias sociales (tener que viajar, ir a la playa, no “perder la línea”, adulterios, etc.) i se van a una clínica privada o a otros país (sucedía mucho cuando viví en España i se iban a hacer los abortos a Inglaterra o Francia), i se practican abortos sin riesgos para su salud en grandes i caras clínicas privadas.. Sin embargo es entre estas clases, donde la hipocresía inicia los conflictos, aparentando una moralidad que no tienen, aunque reconozco excepciones familiares. Por eso adelantándome a lo que explicaré mejor más adelante, supongamos una lei que penalice el aborto (A) i otra que lo despenalice (B). Pongamos un ejemplo: (A) si una mujer es violada i es creyente i moralista, tiene toda la libertad posible para proseguir su embarazo; una que no lo acepte por justificadas razones para ella, si se lo practica comete delito i la lei la castiga (doble humillación) i si decide un aborto clandestino o criminal, pierde la vida casi con seguridad. Dos humillaciones más: embarazo obligado (no deseado) i castigo “legal” o muerte. En el caso (B) la mujer violada creyente i moralista, no se afecta en nada; toma su libre decisión igual de continuar el embarazo. Sin embargo, la otra mujer que no acepta las humillaciones, se va a un hospital (donde deberían haber Comisiones de Ética), justifica su deseo de abortar i se lo practica sin riego alguno i no recurre al aborto clandestino o criminal. Esto como un adelanto; luego seguiré con los aspectos médico-científicos, filosófico-éticos i social-jurídicos para que se vea, cuan irresponsables son los partidarios del Derecho a la Muerte, en vez del Derecho a la Vida. El aborto debe despenalizarse i decir malintencionadamente que se va a “legalizar el aborto”, no solamente es engañar, sino una inmoralidad, una ceguedad, un despotismo. (Continuará)

robertojjm@hotmail.com





Esta nota ha sido leída aproximadamente 10389 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema El derecho al aborto en Venezuela

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre El derecho al aborto en Venezuela



US mp N GA Y ab = '0' /ddhh/a33780.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO