El sospechoso asesinato de dirigente sindical en Guayana

"Algo huele mal en Dinamarca"- "Aquí hay gato encerrado"

Esas fueron las dos frases famosas que se me vinieron a la mente cuando una persona muy conocida por mí y que reside en ciudad Guayana me comentó: "En este caso encontrar a los culpables es tan evidente que no se necesita ser un Sherlock Holmes para descubrirlos". Entré en sospechas, pues conozco muy bien cómo se maneja el tema del liderazgo sindical y viví allí 10 años cuando hacer sindicalismo era una verdadera odisea.

El caso es que prácticamente a quema ropa el sindicalista de Bauxilum Joel Alcalá recibió varios disparos dentro de su camioneta, cuando esperaba que cambiara el semáforo y un motorizado se le paró al lado, sacó una pistola y le desajarró 5 tiros en la cara. Todo un trabajo profesional de cualquiera de los sicarios colombianos que viven en la zona y prestan su servicios por tan solo unos cientos dólares.

Joel Alfredo Alcalá Luna, quien recién había recibido la noticia de su incorporación como secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Alúmina, Bauxita y sus Derivados (Sutralúmina), decisión que había sido tomada por el más alto tribunal del país, después de haber ganado la demanda que hizo contra gente de su misma tolda política, por haber sido despojado de su cargo. Joel no tenía guardaespaldas, ni nadie le protegía, andaba si empre sólo y por eso era un blanco fácil de liquidar. Los que pagaron por su muerte no tuvieron que hacer fuertes desembolsos. Era un trabajo "papayita" como se dice en el argot laboral de esta especialidad.

Según mi informante todo estaba clarito; los chavistas que controlan el sindicato no aceptan que Joel volviera a dirigirlos, pues los habían logrado derrotar y no contentos con la decisión del TSJ, lo mandaron a liquidar para no entregarles el cargo. ¿De quién más se podría sospechar? ¿Quién más podría tener interés en liquidarlo. Detectada la víctima y el único beneficiario que podría ganar algo con su muerte, ¿Qué más quieren saber para ir a arrestar al culpable?. Más simple y fácil el caso, imposible. No se necesita ser criminólogo, ni policía, me remató en el oído quien me pasaba la información.

Y eso fue lo que me hizo dudar y comenzaron a bullir las preguntas en mi mente:

1.- ¿A quiénes y cómo les quitaron los chavistas el sindicato, a los que los tenían antes?

2.-¿Si fueran ahora a nuevas elecciones, quienes serían los posible ganadores?.

3.-¿Cuál es la imagen que han logrado crear en la zona y entre los trabajadores en general sobre cómo actúan los líderes sindicales chavistas?.

4.-Si los líderes sindicales chavistas son los responsables de la situación actual de todas empresas básicas y a ellos se debe la improductividad y corrupción que las acogota, ¿piensa la gente que cambiándolos a ellos, todo cambiará positivamente?

5.-¿Por qué la prensa regional de la oposición ha hecho tanto escándalo sobre este hecho, cuando en Venezuela han asesinado a más de 500 líderes y dirigentes de la revolución y ellos apenas han reseñado los hechos como efectos de la acción hamponil común?

6.-¿Por qué afirmar que hechos de este tipo sólo sucedían en los años del 2002 al 2009, cuando todos sabemos que en las décadas anteriores a la llegada de los chavistas, ser sindicalista era sinónimo de ser delincuente?

7.-Si la oposición política del país, considera que los chavistas son unos tontos, que van a liquidarse entre ellos mismos para perder el poder y que ellos si son inteligentes para recuperarlo, haciéndoles creer a la gente lo que no es y montando "falsos positivos", entonces ¿Por qué han permitido que los chavistas estén en el poder durante 18 años perjudicando a nuestra nación?

Todas estas preguntas sólo tienen una respuesta: Hagan lo que hagan, digan lo que digan, la oposición actual en Venezuela no goza de ninguna autoridad moral de ningún tipo para juzgar a los líderes de la revolución chavista. No hay nadie de ellos, que sea mejor que los nuestros. Así de sencillo, aunque parezca cruel y duro. Ellos no son mejores que nosotros.

Esto es tan cierto, que con todo lo malo que lo están haciendo Nicolás con su equipo, nunca lo harán peor que si lo estuvieran haciendo Ramos Allup, Borges, Capriles, Leopoldo o el delfín de los Mendoza. Por lo menos, los nuestros reconocen cuando meten la pata.

*Cicpc maneja disputa sindical entre posibles causas de asesinato de dirigente de Sutralúmina Joel Alcalá.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 916 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Juan Veroes

Juan Veroes

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /ddhh/a242908.htmlCd0NV CAC = Y co = US