Seré curioso: ¿Por qué esperaron que mataran a Sabino Romero?

 

Ante un hecho tan doloroso como es la muerte de Sabino Romero, la única palabra que puede resumir lo que hoy sentimos  aquellos que creemos y luchamos por la continuidad del proceso revolucionario es: INDIGNACIÓN. Pero cómo este tipo de sucesos muchas veces generan otro tipo de sentimientos, que muchas veces aceleran el accionar o simplemente revuelven el estomago, he decidido darle una orientación hacia nuestra lucha de todos los días.

Puede incluso a llegar a ser fuerte, pero hoy no se puede embellecer la mierda.

Hoy simplemente seré curioso.

¿Cuántos indígenas muertos hacen falta para que la justicia venezolana reaccione? ¿Cuántos dirigentes estudiantiles, sindicales y comunitarios muertos hacen falta para que la justicia venezolana reaccione? ¿Por qué nunca apresaron o se les abrió un juicio a los terratenientes qué quieren adueñarse de las tierras? ¿Acaso ahora si habrá alguien preso? ¿Será un terrateniente o simplemente o chivo expiatorio? ¿O en algún momento se puede dudar que después de tanta represión e indígenas asesinados, los terranientes no tienen nada que ver?

¿Por qué en los medios del estado (audiovisuales e impresos) se les dará tanta cobertura a entrevistas u opiniones de personas del ejecutivo y legislativo sobre cuestiones repetitivas que el pueblo venezolano muchas veces está cansado de escuchar y dejan relegado el caso de Sabino? ¿Por qué solo se escucha en una que otra opinión de algún moderador pero no se le da la cobertura que merece? ¿Acaso el asesinato de este luchador es algo secundario?

¿Por qué esperaron a que mataran a Sabino? ¿Se dudaba que podían matarlo después de tantas amenazas, agresiones recibidas y familiares asesinados? ¿Por qué si en algún momento Chávez (en un Aló presidente) ordenó proteger a dirigentes campesinos por qué no se hizo lo mismo con Sabino? ¿Se olvidan que en el 2008 en otro Aló Presidente (en la bombilla) Chávez expresó que el gobierno debía proteger y estar del lado de los indígenas? Si existen alcaldes, gobernadores e infinidad de funcionarios del gobierno  que andan con equipos de seguridad ¿Acaso no se podía dar protección a Sabino?

 ¿Por qué se permite que se violen los derechos indígenas consagrados en la constitución y conquistados a lo largo de este proceso? ¿Por qué la comisión de demarcación o el Ministerio del Poder Popular para los Pueblos Indígenas nunca tomaron las riendas en el asunto? ¿Será que son de esos guabinosos a los que Chávez llamó tanto la atención?

¿Por qué desde hace un año el conflicto se ha acrecentado? ¿Se duda de que Sabino fuera un luchador social? ¿Por qué nunca se le dio la importancia que tenía a un conflicto que llevaba años? ¿Se duda que la lucha por la demarcación de los pueblos indígenas es un derecho reivindicado y adquirido en este proceso?

Hoy los revolucionarios además de buscar respuestas a estas preguntas, debemos solidarizarnos con los pueblos Indígenas, exigir cárcel para los actores intelectuales de este hecho y seguir luchando por el cambio de rumbo necesario para nuestro proceso. Esta es la mejor manera de recordar la lucha de Sabino Romero.

Por último, les dejo a los dirigentes del alto gobierno el discurso de Chávez en defensa de los Yukpas. http://www.youtube.com/watch?v=xLF1NvS9zDE&feature=youtu.be

Más Claro no canta un Gallo. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 5567 veces.



Cesar Romero (Juventud de Marea Socialista)

Director Ejecutivo de CERLAS (Centro para la Reflexión y Acción Social). Activista de la Plataforma contra el Arco Minero del Orinoco. Ingeniero Metalúrgico. Investigador enfocado en la minería en Venezuela y sus impactos multivariables en los modos de vida.

 elcesar4789@gmail.com      @cesar_JMarea

Visite el perfil de César Romero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Por los Derechos Humanos contra la Impunidad


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social