La Corrupción amenaza al proceso Revolucionario

" Tenemos que perseguir la corrupción donde esté, no podemos ser tolerantes con la corrupción, sería matar la Revolución de Chávez"

Nicolás Maduro Moros

 


Es desalentador el panorama que nos ofrece las tan deseadas y venideras elecciones a la Asamblea Nacional (AN), ensombrecidas por la corrupción que los de a pie observamos en nuestro entorno sin que se muestren evidencias de corregirse en desmedro de la moral chavista. Si los bachaqueros de los productos clap son descarados, estos fueron superados por los bachaqueros de gasolina que hacen su negocio allí mismo, en las narices de quienes deben cuidar la distribución del combustible y cada cual se hace de la vista gorda, como si ello fuese normal.

Para las elecciones de la AN del 2015 se alertó con suficiente antelación que del discurso alentador (ciertamente, la palabra motiva) las promesas incumplidas (pero el ejemplo convence) facilitaban el perder, tal como ocurrió, las elecciones de ese entonces. Y actualmente el asunto va por el mismo camino, llegando a materializarse si, como en el pasado, se sigue ignorando el implementar correctivos contra la corrupción totalmente prácticos y de sencilla implementación, con el agravante que el proceso revolucionario puede sufrir una nueva derrota extraordinaria de consecuencias devastadoras.

La corrupción desbordada en la prestación de servicios públicos básicos como CANTV (donde para poder terminar el año escolar hicieron su agosto cobrando en dólares para activar servicios de Internet); gas doméstico, (donde a las comunidades NO les entregan las bombonas que se aprueban, sino que siempre faltan no menos de treinta bombonas que luego, como lo ha denunciado Bernal ocurre también en el Táchira, las venden en dólares, con el agravante que el mismo PSUV en Los Teques actualmente avala un desproporcionado aumento de las bombonas que, al estilo con que las corporaciones delincuenciales lo hacen con los alimentos, ha implementado gas comunal-Miranda que ya en el primer trimestre había aumentado desproporcionadamente el gas domestico, pasando a cobrar de BsS 5.000,00 a BsS 25.000,00+ la bombona de 10kg y ahora quieren cobrarla en BsS 60.000,00+); mientras que la corrupción en la distribución de los CLAP parece ser que se enquistó como emblema. A todo lo anterior hay que agregarle cómo los delitos de usura y especulación dominan en la venta de carnes que el mismo gobierno ha financiado para que lleguen al pueblo a precios solidarios, pero que (por mencionar un caso) desde la alcaldía de los Teques llena los bolsillos de unos pocos (como la mayor parte de las carnes que venden es cebo y grasa, le venden al pueblo carne de tercera a precio superior a la de primera que NO le venden al pueblo). Como si el asunto fuese generalizado, el ministro Castro Soteldo, en su programa Cultivando Patria del domingo 21 de junio de 2020, anunciaba que a orilla de playa, pescado con implementos donados por el gobierno nacional, el kilo de jurel se lo venden al pueblo (que cobra salario mínimo de BsS 800mil) al precio de usura de BsS 150mil. Y para colmo de todo esto hay que sumarle los abusos y atropellos que Somos Venezuela ha hecho de la certificación de las personas con discapacidad.

Los elementos expuestos atacan la moral chavista del pueblo y, como ya está ocurriendo su transformación en superbuenos, la oposición tiene la mesa servida a su disposición, y no se puede decir más para que el gobierno se active, abordando la corrupción antes que la oposición se le adelante y, lavándose la cara, se aproveche de la misma.

Ciertamente, se han ventilado alternativas para combatir la corrupción a las propuestas que se han hecho: Diosdado ha comentado sobre activar una línea caliente para denunciar la corrupción (como el 0800-DiloHoy) y también se cuenta con la plataforma patria donde ya se ha demostrado que es trivial montar encuestas que permitirían determinar los referidos y otros actos de corrupción. Hasta ahora todo es parte del discurso alentador (la palabra motiva) sin materializarse (pero el ejemplo es quien convence).

Otro aspecto tan amenazador de nuestro futuro (como la corrupción) es la pelea entre el G4 y el resto de la oposición. Tal confrontación se pudiese ignorar si no tuviese que ver con que el G4 pueda extender su nómina financiada por el narcotráfico al resto de la oposición, que aun sigue con su mano extendida esperando la plata que los bichos del G4 aun le deben.

De hecho, en estas venideras elecciones, es muy posible que con "todas las opciones se tranzan sobre y debajo la mesa" Juan Guaidó pueda formalizar el introducir la narco-para-política que reina en Colombia a Venezuela, simplemente porque el sector de la oposición fuera del G4 que ha propiciado el ambiente electoral está sin plata y el participar en las elecciones requiere de plata que Juan Guaidó (a quien esta oposición fuera del G4 se la pasa invitando para hacer algún cuadre) seguro aprovechará (siguiendo las órdenes de la dupla Uribe-Duke) de facilitarles la plata que le requieran de parte de los carteles del narcotráfico colombiano, donde lo conocen como Juanito Alimaña y con quienes ha generado un amplio registro de fotos y vídeos que, habiendo sido obtenidas por la mediática internacional, Juan Guaidó NO ha podido desmentir y con ello ambos sectores ya están en manos del siniestro ex-convicto Elliot Abrams quien, teniendo agarrados por lo que le queda de bolas a Juan Guaidó y a su entorno cercano de los partidos narco-terroristas Voluntad Popular y Primero Justicia, los obligó a negarse a participar directamente en las referidas elecciones. Y no pueden oponerse al siniestro ex-convicto Elliot Abrams quien los ha usado para legitimar capitales (haciendo creer al mundo que los financia con capital lícito que le han robado a la República Bolivariana de Venezuela y que ha ido a parar a los bolsillos de Trump).

Si la oposición fuera del G4 acepta ser financiada por el narcotráfico, como hicieron con la frustrada incursión de mercenarios al país para asesinar y causar terror a como les viniera en gana el siniestro ex-convicto Elliot Abrams será su dueño, con previsible catástrofe para Venezuela. A no ser que quieran ser parte del grupo MMG, de pana que esa oposición debe execrar a Juan Guaidó de cualquier entorno de la política venezolana y que Trump vea que hace tanto con él como con el siniestro ex-convicto Elliot Abrams. El PSUV debe oponerse a que la narco-para-política colombiana entre a nuestras elecciones.

Todo lo mencionado es reconfirmado por lo escrito en el libro de Bolton. Cuando allí califican a Juan Guiado de pobre intelectualmente, reconocen que ese es el perfil que les serviría para hacer su operación de legitimación de capitales. Es de pendejos pensar que Trump le dejaría semejante fortuna a la dupla Uribe-Duke que ya manipula a su antojo, como ahora lo está haciendo con los miserables del G4 y su nómina.

Es importante insistir que, bajo la actual amenaza gringa, cualquier hecho de corrupción (como el que se ha denunciado se practica desde CANTV) debe ser neutralizado inmediatamente. Se debe tener presente que del mismo modo que Judas vendió a Cristo Jesús, a estos corruptos de CANTV no les importará contribuir para que el gobierno gringo cumpla sus amenazas.

En la esperanza que el gobierno enfrente la corrupción (con el mismo nivel y calibre que debe usarse para sancionar las asociaciones delincuenciales comerciales que vulneran nuestro salario) y, además, que se evite que ingrese al país la narco-para-política que Donald Trump le ordenó introducir en Venezuela a Juan Guaidó junto a los partidos narco-terroristas Voluntad Popular y Primero Justicia, si existe un Dios que salve nuestras almas, si alguna tenemos. Nitimur in vetitum semper, cupimusque negata. Levantemos la cara y con ella nuestra mirada al infinito inspirador eterno nos guiará a que juntos hagamos que Nazca lo que tenga que nacer y se destierre la maldad de la oposición en Venezuela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.



Sergio Rojas


Visite el perfil de Sergio Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: