Encrucijada económica de la revolución Bolivariana tiene solución

    Partimos de la siguiente conclusión de Orlando Caputo: “Los antecedentes más globales sobre la economía y la sociedad venezolana muestran efectivamente que estamos frente a una economía  capitalista rentista, pero el problema es mucho más grave aún porque la tendencia es fortalecer aún más el capital y desfavorecer la situación del trabajo.  O sea, es decir, se está fortaleciendo y profundizando un capitalismo rentista perverso, al tiempo que debilita las fuerzas que pueden cambiarlo” (1). Con ello queremos decir que el rentísmo petrolero manejado por el Estado de orientación socialista y chavista procuró manejar la renta redistribuyendo el ingreso nacional, a la par que favorecía el rentísmo capitalista, fortalecía el posicionamiento del ingreso en  la renta del pueblo mediante su participación en las Misiones Sociales.

Veamos cómo ha sido esta distribución de la renta petrolera entre el los sectores público y privado, vale decir entre la economía y la sociedad (El Estado):  “Los activos venezolanos –inversiones en el exterior-, en 2005 fueron de 122 mil millones de dólares (57 mil millones de dólares del sector público y 65 mil millones de dólares del sector privado).Al segundo trimestre de 2013, la cifra sube  a 291 mil millones de dólares, siendo 127 mil millones de dólares del sector público y 164 mil millones de dólares del sector privado. El   total de 291 mil millones de dólares son más de tres años exportaciones petroleras de Venezuela. Esta cifra también es mayor que el PIB de Chile y posiblemente, mayor al PIB de Venezuela” (2).

Pero que pasó desde el año 2013, comienza a debilitarse la situación petrolera favorable a Venezuela, el mercado petrolero cambia, caen los precios del petróleo, producto de la guerra del petróleo, un 3,4% pasando de 103,42 en el 2012 a 99,87 el barril para el 2013 y sigue en el 2014 (3), la continua sobreoferta de petróleo en el mercado mundial, el fracking petrolero de los Estados Unidos llevó a cerrar el 2014 con un barril por  debajo de los US$ 88,42 por barril que se registraron en promedio para 2014, es decir un desplome del precio a más de la mitad del precio con relación del cierre del 2013, y por último en el 2015, Con este resultado, el Ministerio de Petróleo y Minería indica que el precio promedio de la Cesta Venezuela en lo que va de 2015 alcanza US$ 49,21 por barril, cifra 44% por debajo de los US$ 88,42 por barril que se registraron en promedio para 2014 (4).

Esto ha traído consecuencias sociales y políticas la disminución del ingreso en divisas (dólares, debido a la características de la economía venezolana fuertemente dolarizada y vinculada al sistema internacional como se ha configurado las relaciones internacionales de pagos), bien explica lo explica Caputo, “La drástica disminución del precio del petróleo y la derrota electoral ha provocado un cambio cualitativo que  expresa una culminación de los procesos económicos y políticos descritos desde el año 2006 hasta los años recientes” (5). Vale decir del agotamiento del modelo de desarrollo del capitalismo rentístico en que se venía desenvolviendo la revolución bolivariana. Ya no es posible seguir redistribuyendo la renta en beneficio del sector privado como hasta ahora se ha venido haciendo.

La escasea de divisas crea un escenario económico y social explica Alfredo Serrano “Por lo tanto, cuando no tienes divisas, no llegan esas importaciones. Esos productos dejan de estar tan presentes porque no hay una oferta nacional sino que hay una oferta importando, por lo tanto las divisas son determinante. Este año las divisas llevan cayendo de una manera galopante y esto es un factor determinante de la inflación” (6). Con ello estamos diciendo lo endeble del modelo capitalista privado de desarrollo, sin dólares no hay empresas, sin dólares no hay desarrollo, solo hiperinflación, dependen de materias primas u equipos importados, su modelo de sustitución no tienen capacidades endógenas de desarrollo. Ahora bien; ¿Que haremos con este modelo capitalista privado, con estas instalaciones e infraestructuras económica, con estas capacidades ociosas, con empresas funcionando a menos de su capacidad instalada para dar un respuesta a la encrucijada política del Estado, de la revolución bolivariana?.

Si sabemos de acuerdo con Caputo que “La información más reciente del Banco Central de Venezuela, señala que las inversiones de Venezuela en el exterior son 284 mil millones de dólares. El sector público tiene inversiones en el exterior por 111 mil millones y el sector privado, tiene 172 mil millones. Venezuela mantiene recursos en el exterior que equivalen al Total de las Exportaciones Petroleras de los años 2012, 2013 y 2014, años de precios elevados del petróleo. Los recursos en el exterior también equivalen a 8 veces las exportaciones de Venezuela en 2015 –año de bajos precios del petróleo”. …..De los 172 mil millones de dólares de inversiones en el exterior del sector privado, 161 mil millones están en Inversiones de Monedas y Depósitos. (Estos grandes recursos que salen del país, los privados los mantienen en la cuenta Monedas y Depósitos. Estas inversiones se pueden retirar en un par de días apunta Caputo) (7).

Podemos proponer al capital privado unas negociaciones con relación a ese capital privado en el exterior que son desde luego más de 172 mil millones de dólares en el exterior, hay quienes hablan de más de 250 mil millones, no sabemos cuántos de ellos colocados en paraísos fiscales, pero ello si sabemos que las importaciones pasaron con el rentísmo petrolero las importaciones, crecieron, desde un valor de 16.7 millardos de dólares en 1.999 hasta un record de 59.3 millardos en 2012 (8), en todo caso 60 millardos, pues bien lo acumulado en el exterior nos dá un equivalente a más de tres veces el monto de las importaciones, y si lo medimos a base de 40 millardos que fue la petición del Haussman- Mendoza según conversación telefónica dada la propuesta de solicitud de préstamos al Fondo Monetario Internacional, (9), estamos hablando de más 4 veces el monto, con ello queremos decir que el país tiene una solución de capital en sus manos.

La encrucijada económica y política puede resolverse negociando, el retorno de los capitales sin penalización, puesto que fueron adquiridos al Estado venezolano, aunque se haya cometido evasiones, el país los necesita, necesita el capital nacional, puesto que los  “Los recursos de Venezuela en el exterior, están sirviendo ---indica Caputo--- para financiar en parte los grandes déficits de los Estados Unidos, al mismo tiempo de que en Venezuela hay una escasez aguda de bienes esenciales” (10). Mejor dicho despenalizar los capitales fugados del  país, colocados en el exterior, otorgarles facilidades de inversiones, facilidades administrativas, negociar las ganancias, vale decir un porcentajes de ellas pueden retornar al exterior, entre un 30 a 40% y 60 a 70 % quedan en el país para sus reinversiones, amén de las obligaciones fiscales.

¿Qué resolveríamos con esta propuesta?. Para el capital seguirían ganando con sus capitales, el estado frenaría que esas inversiones financieras fortalezcan al imperialismo, sus déficit fiscales, evitaría el apoyo del imperio a los capitales nacionales con sus disponibilidades financieras para esperar “el momento económico y político para apropiarse de las empresas del Estado Venezolano, incluyendo la privatización y desnacionalización de la industria petrolera venezolana y de sus grandes reservas” (11). Asimismo; contribuirían a inversiones productivas con garantías de las inversiones, flexibilizando el régimen de inversiones sin renunciar a las políticas de controles e intervención del Estado para resolver “la actual situación de escasez del país”, que responde fundamentalmente a una menor capacidad de disponibilidad de divisas dada las características del aparato productivo venezolano que ha impactado el abastecimiento de bienes finales importados y de insumos para la producción nacional, estimulando la producción nacional, estaríamos atacando la guerra económica, (el contrabando, la escasez, la especulación).
Fuentes consultada:

1.-Caputo, Orlando “2016, Venezuela en la encrucijada: La grave crisis económica, social y política”, Aporrea, 18/04/2016
2.-Idem.
3.-Tovar, Ernesto “Petróleo venezolano cerró 2013 con un retroceso en su precio”, El Universal, 02-01-2014
4.-Ragua, Daniel “¿Cuánto afectaría a Venezuela una nueva caída de los precios del petróleo?”, Prodavinci,  21 de agosto, 2015
5.-Caputo, O, Ob. Cit.
6.- Serrano, Alfredo. “Asesor español de Maduro: Venezuela es tan dependiente de la divisa que cuando no hay, se desata la inflación”, Noticiero Digital, 18-04-2016.
7.-Caputo, O, Ob. Cit.
8.-Hernández, Javier. “Importaciones y escasez en Venezuela, Revista SIC, 27-03-2015.
9.- Acosta, Alexander. http://www.aporrea.org/oposicion/a216019.html y http://www.aporrea.org/oposicion/a215834.html
10.-Caputo, O. Ob. Cit.
11.-Idem.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1575 veces.



Alexander Kórdan Acosta R.

Economista. Magíster en Gerencia de Servicios Administrativos. Doctor en Ciencias Estratégicas para el Desarrollo. Profesor de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV). Instructor de Cooperativismo Comunitario.

 kordankovki@gmail.com

Visite el perfil de Alexander Kórdan Acosta R. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a226526.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO