Agricultura en Venezuela… Una dimensión desconocida (I)

¡Sin agricultura no hay comida!... Esta frase es muy acertada, sin embargo, el problema en este país no es la falta de agricultores, de personal técnico capacitado o de insumos agrícolas, entre otros, sino la ligereza con que nuestras autoridades asumen los compromisos, toman las decisiones y afrontan las dificultades que se presentan dentro de este escenario tan complicado como es la agricultura.

Principalmente, pienso que existe una elevada tasa de pluriempleo dentro del Ministerio del Poder Popular para la Agricultura y Tierra (MPPAT), y lo digo porque al parecer no existen suficientes personas aptas, capaces de llevar a cabo con eficiencia las funciones de gerentes y directores de diferentes instituciones adscritas a este organismo, por lo que al Ministro no le queda otra alternativa que asignar a un grupúsculo de amigos la responsabilidad de asumir dos y tres cargos gerenciales en diferentes instituciones a la vez, y el asunto no está en la capacidad intelectual de estas personas -que a veces deja mucho que desear- ya que ellos hacen lo que pueden con sendas responsabilidades (prefiero pensar esto) debido a que no es fácil dirigir y asumir los compromisos que acarrean los altos cargos dentro de las instituciones del estado, pero aquí es donde cuadra la frase “el que mucho abarca poco aprieta” y a estos señores les dio el Síndrome del Túnel Carpiano porque el apretón que deben dar para que todo funcione correctamente se convirtió en una pequeña palmada, situación que genera graves problemas aguas abajo, lo que se traduce en un caos total de las actividades a realizar, repercutiendo significativamente de forma negativa en el campo y en el consumidor.

Por otra parte, hay que señalar el alto grado de improvisación con que se planifican las estrategias y se ejecutan las acciones inherentes al desarrollo agrícola del país. Las instituciones responsables de materializar los planes plasmados en megadocumentos generados por las grandes cabezas pensantes del gobierno, recurren a un sin número de paños calientes para tratar de frenar la anarquía con que se desarrollan las actividades y se cumplen las tareas establecidas a funcionarios subutilizados que hacen lo que pueden con los escasos recursos que le son dados,.

Asimismo, la falta de coordinación entre las diferentes instituciones adscritas al MPPAT, genera el desfase en la materialización de proyectos, generando la ralentización de la transferencia tecnológica, lo que actúa en detrimento del desarrollo agrícola, haciendo peligrar la tan anhelada Seguridad Agroalimentaria.

Finalmente, la competencia desesperada existente entre los Ministerios de Agricultura y Alimentación para tratar de paliar el déficit de alimento, desemboca en la toma de una serie de medidas que en la mayoría de los casos, opuesto a lo esperado, son totalmente contradictorias y contraproducentes; situación que termina en la dilapidación de recursos y en el mayor empobrecimiento de los agricultores.

Por todo lo antes expuesto, insto a las autoridades competentes a que hagan una retroalimentación de la gestión realizada y corrijan el elevado número de errores cometidos… aún están a tiempo.

Seguiremos en contacto.


ddjmendoza1979@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 7276 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a181458.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO