La guerra económica, la política de Estado y las leyes habilitantes (II)

Continuando con la segunda parte de un simple y llano análisis realizado bajo la empírica forma de opinar que práctica cotidianamente el “Pueblo de a pie” en relación a la “La guerra económica, la política de Estado para combatirla y las leyes habilitantes” que recientemente le aprobó la Asamblea Legislativa Nacional al Presidente Constitucional Señor Nicolás Maduro Moros; el pueblo llano que fundamentalmente reside en el Estado Bolívar y más concretamente en Ciudad Guayana, ve con gran asombro, como los grandes, medianos y pequeños comerciantes, se siguen burlando de las leyes y las autoridades responsables de hacer cumplir las leyes de la República y de las decisiones emanadas del Jefe del Estado venezolano y su tren ministerial; este sector de comerciantes inescrupulosos con actitud delincuencial; con la lamentable complicidad indirecta de unos cuantos funcionarios públicos anti revolucionarios desafían descaradamente al gobierno, ya que al no aplicárseles fuertes y contundentes medidas disciplinarias, dichos comerciantes se están creyendo que pueden actuar fuera del estamento jurídico que regula las actividades comerciales en nuestro país y basándose de forma errada en el art. 350 constitucional, el cual plantea: “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas o los derechos humanos”; como buena parte de los comerciantes venezolanos han tenido “Una tradición republicana” de especuladores y usureros.

Esos mismos comerciantes de pensamiento ultra capitalista históricamente usureros(as), han venido creyendo según ellos(as) que “El régimen socialista revolucionario” les ha venido conculcando sus “Derechos democráticos” de desarrollar su actividad económico comercial y productiva a su gran cleptómano placer; ese sector de comerciantes, actuando con esta anti patriótica conducta, mantienen una actitud rebelde violatoria de las reglas internacionales del mercado capitalista el cual determina entre otras cosas, que la ganancia honesta legal no debe exceder de un 28% sobre el capital invertido en toda la cadena operativa de dicha actividad económica; como el Jefe del Estado venezolano Sr. Nicolás Maduro y el Consejo de Ministros, decidió poner fin a esta distorsionada conducta asumida por este anti patriótico sector de comerciantes y productores; en consecuencia creen que el actual “El régimen socialista revolucionario” les está violando su derecho constitucional, por tanto asumiendo una actitud desafiante y apegados a lo que les conviene interpretar del art. 350 de la CRBV, desconocen cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe lo que “ellos consideran sus los valores”; lo que este sector de comerciantes venezolanos o venezolanas, extranjeros o extranjeras, no desean entender, es que deben respetar al cliente que con sus compras les permiten incrementar exponencialmente sus grotescas, usureras exorbitantes ganancias en dinero y que además deben respetar el estamento jurídico que norma las actividades comerciales y mercantiles que desarrollan dentro y fuera de la nación, el cual están sujetas a nuestra normativa legal.

Por tanto me parece muy acertada la decisión tomada por el Jefe de Estado Señor Nicolás Maduro de aplicar a partir del 21/12/2013, todo el peso de la ley, a todo aquel comerciante sin excepción, que continúe asaltando al pueblo con cobro exorbitante en los precios de los productos que vendan o manufactura que fabriquen; esa medida debería estar respaldada por una conducta ecuánime de la sociedad consumidora, dejando de comprar artículos que no son absolutamente necesarios; a objeto de boicotearles las ventas, ya que si el inescrupuloso comerciante no puede vender la mercancía, por reglas reales del mercado procederá a rebajar los altísimos costos que cobra por la mercancía; es importante recordar que el “Súper vivo existe, porque el súper tonto se lo permite”; además toda aquella persona que ideológicamente se sienta socialista revolucionaria, no debe estar haciendo largas colas para comprar compulsivamente artículos que realmente no necesita; esa misma conducta debería asumir aquella parte de la sociedad venezolana opuesta al proceso revolucionario, ya que es una conducta anti natura el aplicarse un “jare kire” comercial que atente contra su estabilidad económica.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1355 veces.



Freddy Marcial Ramos


Visite el perfil de Freddy Marcial Ramos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a178980.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO