Cambio radical

Desde la Presidencia del BCV, Edmee Betancourt reveló que CADIVI asignó USD 20.000 millones a empresas de maletín en el 2012. José Khan, actual Presidente de ese organismo informó que van 1245 empresas suspendidas por cometer operaciones “irregulares” con divisas asignadas para importaciones, tales como sobrefacturación, violación del convenio de ALADI y triangulación. En el marco de la lucha contra la corrupción, deberían publicarse la lista de las empresas involucradas y aplicar la ley con todo rigor a los responsables.

Diversos voceros del gobierno han denunciado el fraude que se viene cometiendo en la asignación de divisas a viajeros, remesas y pasajes aéreos, estimulado por la brecha existente entre el dólar oficial y el “dólar Cúcuta”. La debilidad de los controles confirmada en los recientes hallazgos de CADIVI, facilitó el robo de los dineros del pueblo por la “vieja” burguesía parasitaria y por la “nueva”, surgida de la alianza entre funcionarios corruptos y empresarios parásitos.

De otro lado, los trabajadores han visto reducir abruptamente el poder adquisitivo de su salario y su nivel de ingreso, porque los precios de los bienes y servicios se han dolarizado al fijarse con base en el “dólar Cúcuta”, sin que de este huracán depredador se hayan salvado los bienes regulados. A pesar del esfuerzo del gobierno nacional por garantizar el abastecimiento a través de las redes de MERCAL, PDVAL y BICENTENARIO, también éstas han sido perforadas por las mafias. Esta situación, exacerbada por una guerra económica que promueve el desabastecimiento y las compras nerviosas, ha neutralizado el subsidio implícito en el otorgamiento de dólares preferenciales.

Son síntomas inequívocos del agotamiento de un modelo de control del cambio, que en la práctica está funcionando como motor de la escalada inflacionaria y de la corrupción. Esto no se resolverá solo haciendo más eficientes los controles. Se requiere un cambio radical de la política económica para atacar la raíz del problema: el capitalismo rentista-importador empero, sin ceder un milímetro en el control estatal de la renta petrolera, mediante la asignación de las divisas según las prioridades del Programa de la Patria. De otra manera este se haría inviable y se iniciaría el ocaso de la revolución bolivariana.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2489 veces.



Gustavo Márquez Marín

Carabobeño, nacido en Valencia, ingeniero egresado de la Universidad de Carabobo donde también ejerció la docencia, durante la gestión del Presidente Hugo Chávez se desempeñó como Ministro de Industria y Comercio (1999), Ministro de Estado para la Integración y Comercio Exterior (2005-2007), Embajador en Austria y Representante Permanente ante los Organismos de Naciones Unidas en Viena (2001-2004), Comisario General del Pabellón de Venezuela en la Expo 2000 Hannover (1999-2001) y Miembro de la Comisión de Negociación con Colombia de las Áreas Marinas y Submarinas (1999-2001).

 gamarquez2@yahoo.com

Visite el perfil de Gustavo Márquez Marín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Guerra Económica 2013

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Guerra Económica 2013


Otros artículos sobre el tema Aporrea a la especulación

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Aporrea a la especulación



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a176173.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO