Chávez llegó tarde…

¡Qué tal, camaradas! Vamos tomando madurez. Todavía, como es lógico, tenemos entuertos y poco a poco los vamos enderezando. Entuertos propios y, los que más pesan, los heredados.

Pesada y torpe herencia de la IV.

Cuando Chávez comenzó a gobernar con sentido social y de verdadera democracia, la oposición, todavía golpeada y silenciada por la estrepitosa derrota eleccionaria, se fue levantando, cual zombis, con el verbo agresivo del novel Presidente.

Agresividad propia de su estilo, como también parte de un desahogo ante tanta miserabilidad bi-partidista acumulada, y sus grupos emergentes similares ya que perdieron la oportunidad de formar una fuerza emergente.

Hubiesen podido emerger, tal vez, porque aparentemente buscaban algo diferente. Pero no fue así. Eran y son más de lo mismo. Sólo que están maquillados.

Hubiesen sido peores: son fascismo puro.

Chávez había llegado tarde. No pudo arrancar antes un nuevo país. Ni el sentimiento solidario y profundo de Patria latinoamericana.

La agresividad en el verbo de nuestro Líder nos hace vibrar, arde. A la oposición los altera, golpea. Siempre ha sido así. Consideran, y desearían que Chávez redujera o eliminara.

¿Se podrá? No creo, porque la verdad no se debe ocultar y, sobretodo, duele.

El odio por Chávez y nosotros los chavistas, de la oposición, inclusive por nuestros familiares y amigos estólidos –sin discursos y sin razones–, no es por las palabras insultantes del discurso, es por su contenido, por las acciones revolucionarias. Inéditas en Venezuela. Ello golpea más.

Repito, el proceso de cambos democráticos en Revolución llevan apenas 5 años –el referente son las Misiones–, el resto ha sido para medio ordenar esquemas, aguantar agresiones de todo tipo, desde la diarrea mediática (que es permanente), pasando por guarimbas y paros en diversos niveles (el traicionero y eternamente imperdonable paro petrolero), hasta el fatídico golpe mediático-militar que pudo haber acabado con la vida del Líder. ¡Imagínense!

Ese emocionante verbo del Presidente –aun cuando se le vaya algo que no nos guste- toma vigor en estos días cuando responde con vehemencia a los ataques de Obama, y más recientes de Hilaria.

Parecen hasta ahora, el dúo de la representación usaense es una copia con colores y sexos invertidos: el blanquito y la negrita, por el negrito y la blanquita. Pero ignorantes todos.

Tienen que calarse el verbo de Chávez que los califica así porque no se informan. El que está desinformado –más si es por desprecio– es simplemente un ignorante. Mejor dicho: ¡son unos ignorantes!

Aquí entre nos, ni se me ocurrirá pedir una visa para allá. La CIA lee estas páginas revolucionarias. Menos mal nunca he sentido interés por USA. Ni en la época del ta´barato fui a Disney World.

La cultura por estas latitudes está en Mesoamérica, la precolombina. Y hacia el sur andino. Ahí sí se disfruta.

La otra acción verbal buena, pero en acción retardada, otra “R”, fue la del decreto de austeridad. El exceso de gasto superficial y todos los parecidos a los de la vieja república nos estaban polucionando. Contaminando el alma.

Lo de tardío, estimo, es porque Chávez siempre le deja a sus seguidores en funciones de gobierno, de altos gobiernos, su propia iniciativa. Y después se los enrostra y queda como un torero. Además, era como un premiecito dejado caer para los que nunca estuvieron cerca de los billetes. La izquierda. Aunque muchos son militares que, de alguna manera, en alguna ocasión, estuvieron cerca.

Pero… se les fueron las manos. La gastadera ha sido grande. Lo de las camionetotas antipueblo, la viajadera al exterior, las propagandas en exceso para promoverse, ah, y en diarios y medios de la oposición, para más vainas. Pancartas a todo color. Y franelas y gorras para cualquier acto.

Chávez lo sabía. Para mí se hacía el sordo porque sobraba billete. Ahora hay que apretarse. El Presidente percibía lo de las fiestas y la regaladora. No sabemos si espera que se revienten como las chicharras algunos de los que se dice están en la onda de la corruptela. O no les ha metido el pecho.

Si se le ocurre meterle lupa con investigadores secretos en sus maneras de vida. Y en las contrataciones en ministerios, gobernaciones y alcaldías, empresas del Estado, etc. –auditorías a fondo de todas las gestiones, tipos de contrataciones, a quiénes favorecen, etc. – estimamos que saltaría más de un sapo.

Además, se oye de algunos con asociaciones con empresas de variada índole, con bancos, con hacendados y/o dejando que otros subalternos de nivel lo hagan. En fin, por lo menos se les dará un parao a la superficialidad. Chávez quiere, por fin, que se hagan socialistas en algo.

Todavía sigue sin impulsarse a fondo lo de los consejos comunales, planes para la formación de las comunas, empoderar al pueblo ayudando a organizarse apoyando a las cooperativas, controlando, reduciendo contrataciones con grandes empresarios todos de la IV, porque es muy difícil hacerse nuevo empresario, por lo menos de la construcción favoreciéndolos.

Por otra parte, lo hemos propuesto en estos artículos, y pareciese que lo van a hacer a nivel de instancias de gobiernos, como es crear empresas socialistas para diversos ramos.

Sin embargo, opino que en el caso de la construcción, y del “mantenimiento” donde todavía no se ha establecido una política coherente y sostenida a nivel nacional, no se ha pensado en auspiciar asociaciones o cooperativas especiales, dependiendo de los niveles de obras, conformadas por ingenieros, arquitectos, técnicos universitarios, técnicos y trabajadores especializados que se apoyarán en empresas de alquileres de equipos y maquinarias para ejecutar las obras.

Esto se refiere a un abaratamiento total de los costos de construcción y un programa integral de contratación de mano de obra. Con gente que le duela el país, con moral, sin tanto interés crematístico, y con deseos de hacer las cosas bien. Socialismo, pues. Y vida decente. Sin tanto lujo. Sin excesos de consumismo.

edopasev@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1679 veces.



Eduardo Palacios Sevillano

Ingeniero Civil. Escritor y caricaturista. Productor radial y locutor. Miembro de la directiva de la Orquesta Sinfónica del Estado Anzoátegui. Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Bolivariana del Edo. Anzoátegui. Coordinador de la Red de Historia, Memoria y Patrimonio de Anzoátegui.

 edopasev@hotmail.com

Visite el perfil de Eduardo Palacios Sevillano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Palacios Sevillano

Eduardo Palacios Sevillano

Más artículos de este autor