Chávez en el tobogán

Un día después de las elecciones del 23 de noviembre, el director de Tal Cual, Teodoro Petkoff, afirmó en un programa de televisión que el Camarada Presidente, Hugo Chávez Frías, estaba sentado en la parte alta de un tobogán y ya empezaba a rodar a gran velocidad.

Una manera de graficar de manera clara lo que muchos han llamado el “derrumbe de Chávez”. Otros sesudos opinadores han declarado que los candidatos que contaron con mayor apoyo del Camarada Presidente fueron los que perdieron el 23 de noviembre; por eso han dicho que Chávez ya no es un porta avión, sino un submarino.

Y así por el estilo ha dicho de una u otra manera que Chávez ya no tiene respaldo popular, que está listo electoralmente, que se le acabó la gasolina y bla, bla, bla.

Pero, apenas el Camarada Presidente anuncia que inicia una campaña para hacer una enmienda constitucional que le permita aspirar a la Presidencia de la República al terminar su período en el 2012, estos mismos sesudos han saltado a decir que Chávez pretende perpetuarse en el poder.

Leo y releo las declaraciones y no entiendo, a lo mejor porque soy bruto; pero ¿cómo es que Chávez está liquidado como líder, pero la sola enmienda lo haría Presidente hasta el fin del tiempo?

Según alcanzo a comprender la aprobación de la enmienda sólo le da la posibilidad al Camarada Presidente de ser candidato otra vez; no lo hace Presidente de forma automática. Le tocaría salir a la calle, convencer a la mayoría de los venezolanos y esperar los resultados de la consulta electoral.

Según la verdad teodorista la popularidad de Chávez rueda de manera por un imparable por un tobogán cuando todavía faltan cuatro años para esas elecciones presidenciales, es decir, de acuerdo a esta verdad, mucho antes de esos cuatro años el Camarada Presidente se habrá dado tal platanazo contra el piso, con tanta fuerza que no podrá levantarse. Entonces, ¿cuál es el miedo a que sea candidato para entonces?

Si es verdad lo que ellos afirman, deberían estar de fiesta, pues tendrían un candidato papaya para ser derrotado dentro de cuatro años. Cualquiera de los aspirantes, desde Rosales hasta Ledezma lo derrotaría en un santiamén. Y se acabaría el cuento de Chávez.

Un sesudo analista político afirmó en un programa de televisión que los resultados del Referéndum del 2007 y las elecciones de noviembre de 2008 son indicativo que en este país electoralmente hay un empate. Pero el que está rodando por el tobogán es Chávez. Muy clarito el mensaje: a la vuelta de la esquina los escuálidos tendrán mayoría de votos a lo largo y ancho del país. Vale la pregunta: ¿por qué les preocupa que Chávez tenga la posibilidad de lanzarse otra vez como aspirante?

Si lo afirmado por ellos es cierto, allí lo tienen. Será el gran chance de derrotarle; hasta ellos mismos (los escuálidos) deberían salir a recoger firmas para la enmienda. De esa manera se aseguran el triunfo desde el 2009.


salima36@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2048 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a68299.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO