Proactividad Postergada

Está más que evidenciado el esfuerzo de nuestro presidente para empujar el carro de la revolución. Maratónicas jornadas en las que día a día encontramos al Comandante en Jefe y a muchos de su equipo desplegando información y formación sobre las diferentes formas en que vamos construyendo el socialismo; sus bases y sus expresiones. Así también se ponen en marcha un conjunto de obras con el aparataje y gestiones que esto requiere, sin contar, los trabajos de planificación estratégica y política.

Como vemos un arduo trabajo. El presidente ha dicho muchas veces que la revolución tiene que ir más rápido, hay que acelerar la marcha por el bien de las mayorías; de los que sufren pobreza, para que se alcancen niveles de vida dignos, pero también, por toda la población, por su estabilidad, por la paz, por la fraternidad, por alcanzar mayor humanidad.

Ahora bien, esa aceleración será posible de lograr si tomamos esta causa con profunda convicción, con seriedad y con protagonismo. Para el presidente la marcha estará frenada si su pueblo, le deja todo a él, si espera que -como si fuera un mago- resuelva cada uno de los problemas.

Esto lo observamos con bastante frecuencia y en varios escenarios. Se quiere que “otro” quizás bendecido por la majestad presidencial o sus reflejos, “venga y resuelva” y muchos nos quedamos sólo esperando y luego la excusa: “yo pensé que éste o aquel iba asumir equis tarea” y escuchamos la típica frase “ eso a mí no me correspondía” o simplemente llegamos tarde a los compromisos por miedo al fracaso, peor aún, asistimos a miles de actividades pero no tenemos tiempo de comprometernos con ninguna. Vale aquí la pregunta ¿cuál es nuestra contribución real a este proceso?, desde la conciencia: ¿cuál es nuestro aporte?, ¿qué estamos dejando?, ¿En qué nos estamos esforzando para lograr verdaderos cambios?.

Pero al responder, hagamos reflexión profunda: sinceramente ¿cuáles son las posibilidades que vemos para que las cosas vayan mejorando? y ¿cuáles son las cosas que podemos hacer para romper los obstáculos que lo impiden?. Tratemos de contestar sin echar la responsabilidad a otros y sin colocar la muleta: “no es posible que se pueda hacer algo por tal o cual razón”.

Por ejemplo he escuchado mucho decir:

“Queremos formar Consejo Comunal, pero la comunidad es apática”.

“Cómo resolvemos el problema del agua si las instituciones no se abocan”

“En esta empresa nos explotan pero no puedo reclamar porque me botan”

Como ven estas expresiones colocan las soluciones en otros y anulan la capacidad individual o colectiva de hacer algo frente a los problemas que nos aquejan o la situaciones que ameritan ser mejoradas.

Si el Presidente se hubiese detenido ante los obstáculos que imponía la burocracia institucional, el poder económico y el orden jurídico burgués, no se hubieran creado las misiones o no se hubiese tomado PDVSA y recientemente sacado del aire a RCTV, canal que hacía tanto daño.

Ustedes dirán otra vez obstaculizándose: “él es presidente”. Sí lo es, pero primeramente se trata de un ser humano como cualquiera de nosotros que llegó a presidente por saltar barreras y creer que “sí se podía hacer algo”. Todos nosotros en nuestros contextos tenemos la capacidad de superar las dificultades. Hacerlo requiere pensar en algunas cosas, por ejemplo:

* No quedarnos aplastados viendo TV Show todo el día.
* Analizar lo que estamos viviendo: Leer periódico, ver noticias.
* Leer libros sobre grandes cosas y grandes ideas.
* Hablar con la gente en la calle y en la comunidad
* Juntarnos con otros que viven los mismos problemas y situaciones
* Convencer a todo el que se pueda de lo importante que es accionar para superar obstáculos
* Pensar y actuar analizando todo el contexto y no hacer por hacer.
* Con ética siempre ganamos mucho más.

Por supuesto, existe cantidad de gente que ha entendido esta idea y ha cultivado con paciencia un camino de mejoras. Si mis lectores son personas proactivas seguro estarán pensando en muchas otras cosas más que se puedan hacer, o criticando lo escrito, pero lo principal para mí es ubicar algunas pequeñas o grandes acciones que desde nuestra posibilidad vayan desvaneciendo los obstáculos, asumiendo la lógica de la superación y del compromiso ético. Sin ello, creo imposible lamentablemente la aceleración que nuestro presidente quiere. Como decimos “un sólo palo no hace montaña” unámonos y acompañémoslo en esta tarea que será en bien para todos nosotros y nosotras.


* Residente de Caracas.

elipinto73@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1368 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas