Los que apoyan a Chávez siguen siendo mayoría

En estos días se han dejado escuchar los gritos de alegría entre los anti-simpatizantes de Chávez. En realidad, esta no ha sido una victoria de quienes se oponen al presidente sino más bien un mensaje a nuestro comandante sobre el apoyo incondicional que él requirió para su propuesta.

Existen varios tipos de “Chavistas”. Están los que se aprovechan de la figura de Chávez para obtener beneficios económicos o políticos (en su mayoría votaron por el SI), existen los que apoyan incondicionalmente al presidente (todos votaron por el SI) y existe otro grupo que lo integran seguidores críticos (Se abstuvieron o -algunos pocos- votaron por el NO) y seguidores circunstanciales o también llamados “Chavistas Light” (IDEM).

El haber querido imponer a todos los simpatizantes el criterio de Bush “o estás conmigo o estás en contra de mi” pudo haber sido uno de los factores que promovió la abstención entre los seguidores críticos y circunstanciales.

Otro factor, que nos debe llamar a la reflexión, es el que por primera vez se presentaba una duda razonable sobre las intenciones del Presidente Chávez con relación al referéndum. Como bien se ha dicho -y lo confirmó recientemente el Presidente Chávez- varias de las modificaciones que se propusieron, pudieran ser llevadas a cabo por medio de leyes emanadas de la Asamblea Nacional.

Se formó la idea que la verdadera intención del referéndum era permitir al Presidente la reelección indefinida. Si esa hubiese sido la intención, se requería del Chávez frontal, al que estamos acostumbrados, para que nos dijera a todos: “Se requiere modificar sólo el artículo relativo a la reelección, para lo demás habrá tiempo”.

La oposición no jugó banca. Como bien lo ha dicho el Presidente Chávez, se creó un “allá viene el coco” con lo relativo al Socialismo del Siglo XXI. Esto estuvo acompañado del orquestado plan de desabastecimiento, que pudo haber sido otro de los factores que hizo dudar a los “Chavistas Light”.

La oposición no tuvo un triunfo político. No pudieron aumentar significativamente el número de su base electoral (3.989.008 en 2004, 4.292.466 en 2006 [+7.6%] y 4.504.354 en 2007 [+4.9%]). Celebran un “triunfo” que no es más que la consecuencia de una dinámica dentro del mismo movimiento Chavista, que será determinante en los años por venir.

¿Cómo mantener unida esa masa de 7.309.080 de personas que votaron por el Presidente Chávez en el año 2006?. Esa es la tarea que nos toca a todos ahora.

Entender que el pueblo que apoya al Presidente Chávez es una masa crítica (tanto por su número, como por el adjetivo en si mismo) sería un gran primer paso.

Particularmente quiero un Presidente Chávez vitalicio, pero Presidente Vitalicio del Partido Socialista Unido de Venezuela, desde donde se podrán hacer -desde abajo- los cambios que ayer se quisieron hacer desde arriba.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1604 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas