Un nuevo "Por Ahora" contra todas las formas del Capitalismo en Venezuela

La pírrica victoria de la oposición nos muestra, de manera clara, un aspecto central de lo ocurrido ayer: no se movilizaron unos 3 millones de votos que, en Diciembre del 2006, se manifestaron por la candidatura presidencial del Comandante Chávez. Esto obliga a una reflexión descarnada hacia lo interno de las fuerzas revolucionarias para dejar claras las responsabilidades y tomar los correctivos que sean necesarios para avanzar hacia el socialismo en el 2008. Porque no es un gesto voluntarista pensar que podemos adelantar, a paso firme, hacia el socialismo el próximo año. Hay que leer esta abstención que nos perjudicó como lo que es: expresión de un reclamo, un verdadero clamor nacional, contra la derecha endógena, los “coleados” dentro del proceso revolucionario. No es, como plantean los opositores, que la “radicalidad” de la propuesta socialista ha alejado a esos sectores (quienes, contra viento y marea, se negaron a votar por el “No”) sino, muy probablemente, la percepción de que una parte significativa de los líderes, medios y altos, del gobierno del Presidente Chávez sólo habla de socialismo de la boca para afuera. Decir que “Venezuela votó contra el socialismo” es una estupidez de esas a las cuales nos tienen acostumbrados los más ciegos de los líderes opositores. Una parte importante de Venezuela que, en el pasado reciente, había apoyado a la revolución bolivariana sencillamente no votó y eso, obviamente, es harina de otro costal. Por lo pronto todos los miembros del tren ejecutivo deberían poner sus cargos a la orden al igual que las autoridades provisionales del PSUV. Si algo queda claro, en los recorridos que uno hace entre los sectores populares, es que el único liderazgo que merece la confianza de dichos sectores es el del Presidente. Frente a todo el resto lo que hay es o una gran desconfianza o un rechazo en muchas ocasiones difícil de ocultar.

La oposición, por su parte, luego de un esfuerzo inmenso, apenas logró reunir cuatrocientos mil votos más de los que obtuvo en Diciembre del 2006. Es decir: la sistemática campaña de terror contra el socialismo, desarrollada con un vasto despliegue de recursos, no logró sus objetivos estratégicos: generar rechazo u odio contra lo que es nuestro proyecto histórico. A duras penas lograron frenar, por un momento, una propuesta de Reforma cuya campaña electoral fue, en diversos momentos claves, mal conducida. Eso es lo que logró, con un escuálido 1%, la oposición ayer. El terreno, por tanto, está abonado para un gran debate nacional que bien pudiera conducir a una Asamblea Constituyente en la que resultaría más que probable una mayoría socialista.

Por lo pronto aunque no hay nada que festejar tampoco ha ocurrido una catástrofe. Estamos ante un nuevo “por ahora” que puede crear, si lo aprovechamos sabiamente, una temporalidad insurgente contra el capitalismo y todas sus manifestaciones en la Venezuela de hoy. Un tiempo de rebelión anticapitalista, similar al abierto por el primer “por ahora”, bien pudiera abrirse a la par de una depuración del campo revolucionario que expulse, de una vez por todas, a toda esa fauna de oportunistas que juegan, desde adentro del Estado, a la derrota de las ideas que ha hecho suyas el compañero Presidente Hugo Chávez Frías.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1485 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas