Perdiendo Se Gana y Ahora Más Que Nunca Debemos Ganar

Aquí no hay oportunidad de decaer, sentirnos culpables o responsables por el claro mensaje que se dibuja en la voz del pueblo que decidió no ir a votar, la brecha que se ha abierto para reconducir y profundizar la Revolución Bolivariana está frente a nosotros y no se puede dejar pasar sin realizar un esfuerzo colectivo para evaluar esas reacciones que son sólo una compleja mezcla de malestares y descontentos en una representativa cantidad de seguidores del Presidente que han visto frustrados sus sueños e ilusiones en manos de unos burócratas socialistas de carnet, que de la forma más elocuente y sin esforzarse demasiado hacen todos lo contrario a lo que es la doctrina socialista y los lineamientos y estratégias presidenciales, su único interés es ser los más eficientes neo burgueses con toda las prebendas que puedan acumular sin importarle mostrase en público con sus nuevos y más recientes juguetes (Apartamentos, Casas, Carros, Motos y Pare usted de contar), y los problemas del ciudadano común sin influencias no sean de su índole o competencia.

El profundo análisis que se debe ejecutar es responsabilidad de nosotros, los defensores y dolientes de la lucha y justicia social y esos son los molinos de vientos con los que nos debemos enfrentar para poder derrotar a todos y cada uno de esos ineptos que han venido deteriorando la voluntad popular de nuestros compatriotas que sin intenciones de desconocer la labor presidencial han optado por reflejar en la abstención un grito, un llamado para rectificar el rumbo y sirva de marco para un profundo análisis en vísperas a un próximo proceso electoral para elegir alcaldes y gobernadores que de mantenerse ese escenario podría seriamente deteriorar la fortaleza de los terrenos ya conquistados por la revolución.

Si es nuestra responsabilidad hacer todo cuanto este en nuestras manos para que el presidente se entere de todo y cada una de las manipulaciones que esas sabandijas realizan para que salgan de una vez por todas del poder y como yo se que para ser oídos la labor se hace triplemente difícil por la solidaridad automática que por su cuota de poder ejecutan para bloquear o descalificar al que denuncia y encasillarnos como derechistas o antirrevolucionarios por denunciar sus ineficiencia o sus irregularidades, pero eso no debe amedrentarnos y debemos comenzar a trabajar desde ayer y no esperar para que las cifra del malestar siga creciendo.

El primer paso que debemos impulsar en base a la lección recibida es la renovación o depuración del gabinete y otros entes para que se refresque ese sórdido mundo neo burgués y ser nosotros los más críticos en cuanto al desempeño de su trabajo y gestión en cuanto al cumplimiento de metas realistas y coherentes en cuantos a las necesidades del soberano.

robin.perez@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1723 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas