Ahora los fascistas quieren ser demócratas

El domingo 2 de diciembre, día del referéndum para aprobar la reforma constitucional, el pueblo venezolano dio una gran lección de democracia y de civismo y no de violencia y de guerra como pretendían los grupitos de estudiantes, medios de comunicación, políticos y la iglesia fascista venezolana.

Por casi 1.5% la opción del “NO” superó a la del “SÍ”, por lo que los revolucionarios no podemos sentirnos derrotados, ya que la cantidad de opositores que salieron a votar fue casi la misma de los últimos años y por ahora no se ha aprobado la reforma, pero como lo dijo el Comandante Chávez, “la propuesta aún está la vida”.

Ahora bien, las ordas fascistas, que han incendiado cauchos, trancado avenidas, acaparado alimentos, matado personas y que hace 5 años nos hicieron pasar las peores navidades de nuestras vidas, con aquel recordado paro golpista petrolero; con esa pírrica victoria quieren ponerse la mascara de demócratas pero todos sabemos quienes en realidad son ellos, porque para esos golpistas, el problema no era la reforma a la constitución, sino la presencia de Chávez en Miraflores, por lo que el pueblo tiene que estar alerta.

Estas personas que dicen llamarse demócratas y con un ideal de país, pero definido será en Martes, porque no lo han terminado de presentar, son verdaderos fascistas y esto quiere decir que no dirán que ganaron con una ventaja pírrica, sino que tienen una gran mayoría, cosa que sabemos que es totalmente falsa, pero igualmente todos los revolucionarios tenemos que pensar en qué fallamos para profundizar de una vez y por todas este proceso revolucionario.

Además seguirán con sus acostumbradas guarimbas y tomas de calles por los “estudiantes universitarios”, que yo los llamo “delincuentes con carnet”, por otro lado el filósofo del Zulia junto a cabeza e´ motor y los obispos que tienen al diablo debajo de la sotana, tratarán de robar cámaras en las televisoras golpistas para ensalzarse unos con otros del su “Gran triunfo”, vergüenza debería de darle a todos esos desgraciados por vender sus ideales y darle la espalda al pueblo sólo por un granito de poder y no dejar de percibir las limosnas que les llega del imperio norteamericano.

La realidad que tenemos que enfrentar los revolucionarios, es que existen dos tipos de oposición, una activa que todos conocemos bien y que están representados en los fascistas y la pasiva son todos aquellos que dicen llamarse chavistas y lucen camisas rojas, pero en el fondo no están claros ideológicamente y eso es una de las mil explicaciones que pueden existir para empezar a comprender los resultados electorales del pasado domingo.

Los fascistas y capitalistas seguirán con su juego de tumbar al gobierno constitucional del presidente comandante Hugo Chávez, y de querer vincular su insignificante victoria con la salida del poder de Chávez, pero ahí estará el glorioso pueblo venezolano para defender a la revolución bolivariana.

El presidente Chávez demostró al reconocer los resultados les dio a esos fascistas y golpistas una cátedra de lo que es ser un verdadero demócrata, por eso ahora más que nunca los verdaderos chavistas y revolucionarios tenemos que decir al unísono ¡Patria, Socialismo o Muerte!

(*)Estudiante de Comunicación Social

de la Universidad del Zulia

reggieescobar@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1369 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas