Sana, sana, colita de rana. Ahora párate y sigue luchando

No más consolaciones. Ahora debe venir la reflexión y la acción,
aprovechando lo que ganamos al perder el referendo sobre la reforma
constitucional. Analicemos un poco primero:

¿Qué ganó la oposición? No mucho, realmente. El imperio tal vez si pueda
decir que ganó. La oposición simplemente logró frenar un poco el avance de
la revolución para quedar igual que antes.
¿Y qué perdieron? Perdieron algunas banderas de las muy pocas que disponían.
Que el árbitro no es confiable, que el presidente Chávez no reconocería su
triunfo, que los chavistas son violentos. Y ahora, además, se han declarado
fervientes defensores de la constitución de 1999, lo cual es más bien un
triunfo para nosotros.

¿Qué perdimos los revolucionarios? Una herramienta para aligerar el avance
de la revolución, que tal vez no fue bien sustentada o se propuso en el
momento equivocado.
¿Y que ganamos? Aumento de nuestro prestigio internacional como pueblo
eminentemente democrático, con un gran líder demócrata, ejemplo de
gallardía. La oportunidad de reflexionar, pulir y rectificar las estrategias
antes de que sea demasiado tarde. El ejercicio de la democracia en paz, con
el consiguiente fortalecimiento de nuestras instituciones.

Lo que pasó fue lo mejor que pudo pasar. Ante un adversario como el que
enfrentamos, de ninguna manera nos convenía ganar el referendo con un margen
estrecho. Si no ganábamos con suficiente ventaja, era mejor perder. El
rápido reconocimiento del triunfo del adversario, sin ninguna mezquindad,
fue asumido por todo nuestro movimiento de manera disciplinada y le ahorró
al país no se sabe cuantos actos de violencia innecesarios.
Sin haber analizado en detalle los resultados ni sus causas, a continuación
hago algunas modestas propuestas para revisar nuestras actuaciones a fin de
la próxima contienda nos consiga fortalecidos:

- Aumentar el número de militantes activos del PSUV visitando e incorporando
a los inscritos que no se han incorporado o que se han alejado. Recomiendo
que además de las reuniones habituales, a las cuales muchos compatriotas no
pueden asistir por diversas razones, que se hagan tertulias socialistas en
casa de militantes, en donde se realicen conversatorios enriquecedores que
nos protejan contra la manipulación de los medios de comunicación.

- En el mismo sentido, cambiar nuestra actitud con nuestros compatriotas
adoptando una combinación de militancia política con acción social. Debemos
conocer la problemática que estén atravesando nuestros camaradas para actuar
solidariamente. No puede ser que un revolucionario sea abandonado por la
revolución y se le busque solamente para darle tareas o pedirle un voto.
- Luchar por una mejora de la burocracia gubernamental mediante la creación
de herramientas de participación popular para combatir la corrupción. El
pueblo que padece necesidades no satisfechas ve como una grosería la
ostentación de riqueza que hacen algunos funcionarios.

- Alguien debería hacerse cargo de atender el gran número de personas que
pugnan por hablar con el presidente Chávez detrás de las barreras que se
colocan en los actos a los que asiste el presidente. ¿Qué dicen sus
pancartas? ¿Qué piden? Acusarlos de opositores o de saboteadores,
esconderlos para que el presidente no se entere ¿no estaría empujándolos en
manos del enemigo o a ejercer el “voto castigo” que pudo ser la causa de
nuestra derrota?


ramon_prada@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1617 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas