El pueblo chavista derrota al chavismo o al contrario

Esa es la frase que debemos analizar. El proceso de la reforma impacta en las mentes de aquellos seguidores del líder y a su vez derrota al derrotadero opositor que hoy se vanagloria de un triunfo que no es tal, ya que los números nos indican que no crecen que está sumergidos en una sola cifra de votos, esa reflexión no la reflejan por que la reseca no les permite ver más allá y es obvio, después de tantas derrotas se sienten capaces de derrocar al líder.

El proceso de la reforma también abraza la idea que el líder debe regresar a su humildad que le caracterizó en tiempo atrás y con la cual concibió la revolución que hoy en día permanece intacta a pesar del “triunfo” del NO por el SI. El compatriota presidente, en esta etapa debe entender que para que su proceso no se compare con las bases proletarias rusas socavadas por la burguesía europea, debe otear en el horizonte los verdaderos revolucionarios y no esos neos revolucionarios que con todas sus hummers y costosas camionetas están hiriendo de muerte los procesos por los cuales nos ha costado llegar hasta en la actualidad tal como unos verdaderos seguidores de un líder con un proyecto que aún debemos conllevar y defender.

Sí analizamos los números en cifras exactas, veremos que el chavismo se derrota el mismo y que no existen triunfadores más allá de lo que pretenden exponer esos mediocres comunicadores en sus sesudos análisis de opinión, Además, el análisis debe centrarse en el por qué tres millones de venezolanos de los siete del proceso de diciembre 2006, no sufragaron. Es verdad, que en muchos sectores del país, la propaganda antichavista caló más que la nuestra y también es verdad que esos neos revolucionarios no realizaron campaña alguna salvo el líder del proceso en los días de la recta final, pero el daño ya estaba hecho. Creemos que el análisis debe realizarse dentro de nuestro procesos revolucionario y no fuera de ello; el camarada comandante debe suponer que no son las traiciones lo que tanto daño nos ha hecho, sino las suturas internas entre los falsos y neos revolucionarios.

Es necesario que la verdadera profundización de la que tanto se habló comenzando el 2007, comience a surtir efecto y se haga una realidad. Bien sabemos que los empresarios han puesto todos sus dólares y los que les llegan del imperio, también sabemos que los obispos de alguna manera influyen y que la masa estudiantil burguesa ha despertado del letardo que tenían, todo esto lo sabemos y por tanto no representa un importante análisis de nuestra conclusión. NO..!. El verdadero análisis de importancia lo debemos establecer dentro de nuestro movimiento, ya que todavía existen muchos Ismael internamente debilitando nuestra estructura.

Más que una derrota desde adentro, el proceso sentó las bases de una absoluta reflexión y estudio de la ciencia para el futuro de la revolución. Camarada presidente, usted debe tomar las riendas del proceso que ha liderizado y formar la generación de relevo que continúe el proyecto de tal manera que podamos ver la verdadera profundización de la revolución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1575 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas