¿Es necesaria una Asamblea Nacional Constituyente?

Es probable que para muchos chavistas convencidos, la constituyente sea la panacea a todos los problemas del país, mientras que, para aquellos que adversan el proyecto político adelantado por Hugo Chávez y que con algunos reveses y grandes obstáculos ha tratado de continuar Nicolás Maduro, es una estrategia del gobierno para alargar su supuesta agonía.

Probablemente también haya un sector entre ambos polos políticos a los que esta constituyente no es lo que creen aquellos chavistas, ni estos opositores, para quienes este proceso tan trascendental no despierta el interés que para otros sí lo tiene.

Sin embargo, siendo totalmente sinceros, debemos tener claro que la convocatoria para instalar una Asamblea Nacional Constituyente no va a resolver, por lo menos en corto plazo, los terribles problemas cotidianos que soporta buena parte de la población: escasez, inflación, corrupción, deficientes servicios públicos, etcétera.

Es decir, quien desde el chavismo cree que un día, dos semanas o seis meses después de instalada dicha asamblea se acabarán las colas, los productos (sea cual sea) dejará de aumentar su precio diariamente como está sucediendo ahora, los responsables de dólar today cancelarán su página voluntariamente y los mal llamados "empresarios" privados dejarán de depender del dólar subsidiado para ir a comprar baratijas en China con una porción de esas divisas, depositar el grueso restante en una cuenta en el extranjero y suplir el mercado nacional de forma cíclica e imponiendo el precio que se les antoje con lo que efectivamente importaron, y se pongan a producir como hacen los verdaderos empresarios; está pecando de una ingenuidad infinita.

Quien esté pensando que con la constituyente, la ineficiencia que caracteriza buena parte de la administración pública, la corrupción, el oportunismo, e incluso la soberbia de la que hacen gala unos cuantos "cuadros" nuestros será extirpada como por arte de magia, también está corriendo el riesgo de que su buena fe sea pisoteada.

Pero aquellos, que creen que con la constituyente, acabarán con las gobernaciones y alcaldías, Maduro se coronará monarca, les quitarán la patria potestad de sus hijos, le expropiaran la pequeña industria o negocio que con su esfuerzo (o con un contacto en los organismos de administración de divisas), levantó, le quitarán uno de los dos o tres vehículos que tiene y además le asignarán uno de los cuatro cuartos de su casa, a una familia humilde y sin vivienda, hace gala de una ignorancia pavorosa.

En primer lugar veamos el contexto, bien podría justificarse el descontento que hay en la calle para rechazar la actual gestión del ejecutivo nacional, pero realmente la situación que vive actualmente el país es responsabilidad exclusiva del equipo que encabeza Nicolás Maduro?

Pueden achacársele -con justificación o no- miles de errores en la forma como ha sido conducida la nación en los últimos cuatro años; sin embargo, no ha sido también este gobierno, el que ha procurado por todos los medios materializar un acercamiento con la clase política y económica que ha tratado de derrocarlo, como también lo hizo Chávez en innumerables oportunidades?

Pero, sin dejar de reconocer nuestras debilidades, acaso no es el chavismo el que posee un proyecto político que ha brindado logros, incluso bajo la difícil coyuntura que vivimos?

Entonces, la primera razón de esta constituyente es la de servir de escenario para establecer un dialogo, hasta ahora y en virtud de la respuesta que ha dado el liderazgo opositor, se puede inferir que tal propósito ha sido boicoteado. Sin embargo, será interesante observar la composición de dicha asamblea una vez sea instalada.

La segunda razón la constituye la abierta intención de un importante sector de la dirigencia opositora de causar un grave daño al estado venezolano para lograr el desalojo del gobierno de Nicolás Maduro del poder. Para ello cuentan con el activo de apoyo de varios e influyentes gobiernos del continente, así como el concurso de entidades como la Organización de Estado Americanos, el Fondo Monetario Internacional, y de la acción de corporaciones vinculadas al monopolio de la producción de alimentos, medicinas y productos terminados. Este es uno de los factores que revisten más gravedad, puesto que la oposición venezolana, para lograr sus objetivos políticos, ha apostado, como se señaló en el párrafo anterior, a la destrucción del estado venezolano y con ello no solo está poniendo en grave peligro al gobierno de Nicolás Maduro y por supuesto a la Revolución Bolivariana, sino también la continuidad de Venezuela como estado – nación y su viabilidad a mediano o largo plazo.

Entonces, no son estas razones suficientes para tratar de encauzar los destructivos esfuerzos de un importante sector del país hacia un escenario donde pueden no solo presentar su agenda política, sino incluso proponer su visión de país?

Pero por otro lado, no resulta urgente asegurar la continuidad de este proceso, o por lo menos la preservación de las importantes conquistas alcanzadas hasta ahora, incluso bajo el supuesto de que algún día el chavismo pueda perder otras instancias del poder?

Se ha hablado de "constitucionalizar las misiones" y puede que el termino resulte vago o cualquiera confunda "constitucionalizar" con "gerenciar" esos programas, arguyendo que el problema no radica en la protección del programa, sino en lo regular, mal o pésimo que funciona; es decir, en la forma en que ha sido gestionado, cuando en realidad, lo que está en juego es la existencia y continuidad del mismo en el futuro.

Tomemos un ejemplo, los numerales 388 y 389 de los "Lineamientos para el Gobierno de Unidad Nacional" presentado por la MUD en el año 2012, puede servir de base para suponer las políticas que la oposición implementaría de llegar al poder y específicamente lo que sucedería con las misiones sociales:

· 388. "Aunque es necesario reorientar la gestión fiscal, es indeseable una drástica e inmediata reasignación del gasto público, teniendo en cuenta que el gobierno ha atado a él los ingresos de muchas familias y ha destruido oportunidades de empleo en el sector privado. Este es un espacio en el que la disciplina y la gradualidad deben ser conciliadas". (Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019) pag 59)

· 389. "El gobierno de Unidad Nacional debe estimar sus necesidades de gasto social para afrontar con eficiencia las tareas incumplidas por la actual administración. Por medio de las Misiones el gobierno dio respuestas de urgencia a deficiencias estructurales en los sistemas de salud y educación, pero no abordó el ensamblaje de soluciones permanentes a esos problemas y desarticuló los distintos niveles de servicios, descuidó el mantenimiento y la construcción de infraestructura, la dotación de materiales e insumos y el mejoramiento continuo de las remuneraciones de educadores, trabajadores de la salud y otros empleados públicos. Al mantener las Misiones como una administración paralela a la tradicional, y hacerla parte de la propaganda política a favor del personalismo y la exclusión, el gobierno obstaculizó la elaboración de una respuesta institucional completa a estos problemas". (Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019) pag 59)

101. Eliminar la Milicia Bolivariana, como componente militar (Lineamientos para el Programa de Gobierno de Unidad Nacional (2013-2019) pag 21)

Esto sin mencionar el rechazo vehemente que hasta ahora han manifestado dirigentes opositores sobre el carácter "Bolivariano" de la institución armada, establecido en la última reforma de la Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, que a simple vista pude resultar un simple adjetivo, pero que en realidad recoge el carácter doctrinario antiimperialista de esta institución y que choca frontalmente con la visión que la clase política que adversa a la Revolución Bolivariana prevé para esta corporación.

Pero hay algo más, nuestra actual constitución aún mantiene dentro de su cuerpo normativo jurisprudencia que puede ser aprovechada en contra de los intereses del país:

· Artículo 302. "El Estado se reserva, mediante la ley orgánica respectiva, y por razones de conveniencia nacional, la actividad petrolera y otras industrias, explotaciones, servicios y bienes de interés público y de carácter estratégico. El Estado promoverá la manufactura nacional de materias primas provenientes de la explotación de los recursos naturales no renovables, con el fin de asimilar, crear e innovar tecnologías, generar empleo y crecimiento económico, y crear riqueza y bienestar para el pueblo" (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela pag 53 disponible en http://www.ministeriopublico.gob.ve/c/document_library/get_file?p_l_id=10240& folderI d=12935&name = DLFE-302.pdf&version=16)

Este artículo le otorga al estado la exclusividad en la explotación de la actividad petrolera "y otras industrias", sin embargo, nada dice de la industria gasífera, petroquímica o incluso de la explotación minera.

· Artículo 303. "Por razones de soberanía económica, política y de estrategia nacional, el Estado conservará la totalidad de las acción es de Petróleos de Venezuela, S.A., o del ente creado para el manejo de la industria petrolera, exceptuando las de las filiales, asociaciones estratégicas, empresas y cualquier otra que se haya constituido o se constituya como consecuencia del desarrollo de negocios de Petróleos de Venezuela, S.A." (Constitución de la República Bolivariana de Venezuela pag 53 disponible en http://www.ministeriopublico.gob.ve/c/document_library/get_file?p_l_id=10240&folderId=12935&nae =DLFE-302.pdf&version=1.6)

Por qué se da la posibilidad de que corporaciones privadas tengan mayoría accionaria sobre empresas creadas a partir de asociaciones estratégicas, filiales, etcétera, que van a manejar un recurso considerado como estratégico por esta misma constitución?

Pero en definitiva, lo más importante de este proceso es la apertura que se está dando para que la Asamblea Nacional Constituyente sirva de escenario donde los revolucionarios, en ejercicio de nuestro derecho a perfeccionar el ordenamiento jurídico que tenemos, enfrentemos posiciones como las que la derecha tradicionalmente ha defendido e incluso, otras más graves o extrañas que seguramente emergerán incluso de las filas chavistas. Ese debate gigantesco y creador ya se inició. Errado es espantarse por lo que allí ha de decirse o proponerse; la idea es salir en defensa de lo bueno, lo justo y lo de avanzada que allí como pueblo con conciencia de clase podamos inventar, he allí la necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1579 veces.



Neftalí Reyes


Visite el perfil de Neftalí Reyes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Neftalí Reyes

Neftalí Reyes

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a248133.htmlCd0NV CAC = Y co = US