El cuadro revolucionario y el manejo de las alianzas y los contrarios

En la confrontación de los dos modelos entre el socialismo y el capitalismo, es necesario manejar en el contexto, términos conceptuales importantes, para poder discernir entre lo malo y lo bueno, en la práctica de esta confrontación. Comenzando por la relación y contradicción que tiene los principios y los intereses de una misma persona, grupo, comunidad y sociedad. Los principios y los intereses son dos cosas distintas que algunas o muchas veces se contradicen y que al mezclarse pueden causar mucho daño, claro está, esto a la vez se acompaña de conocer muy bien las alianzas y los contrarios existentes en la diatriba política. Donde existen las alianzas tácticas como las alianzas estratégicas. Las contradicciones de los contrarios principales y los secundarios. Dicho esto, un nacionalista idealista aferrado solo a sus principios obtiene la gloria a costa de su vida, pero ese esfuerzo y sacrificio no redunda en poder. En cambio un nacionalista aferrado solo a sus intereses individuales, grupista o/y socialista sin importarle los principios muchas veces obtiene el poder, perdiéndose este con el tiempo junto a la gloria de haber tenido una vez el poder. Es decir la elección sería el primero, convirtiéndose en el ideal si busca el poder para lograr los cambios necesarios. Entonces conocer y manejar bien tanto las alianzas como las contradicciones de los contrarios es de suma importancia, teniendo en cuenta siempre los principios y los intereses superiores de la supervivencia y el manejo de poder al servicio del colectivo no grupista. Una alianza estratégica es con alguna fuerza cuyos objetivos de lucha son los mismos o parecidos y comparten los mismos enemigos en la confrontación. La alianza táctica puede ser con una fuerza cuyos objetivos de lucha son diferentes pero con un enemigo común táctico o estratégico. En cambio una contradicción principal es dada entre una fuerza revolucionaria y el imperialismo. Una contradicción secundaria puede ser entre diferentes facciones políticas que conviven en un mismo escenario y que tienen como enemigo principal una fuerza externa. Basado sobre ello, la revolución requiere de un cuadro con principio y con manejo bien de las alianzas y las contradicciones de los contrarios. Lamentablemente lo que se maneja en realidad en el escenario venezolano es el segundo ejemplo, sin el entendimiento de estos conceptos y su manejo en la práctica de lucha. Vemos que los aliados estratégicamente y que tienen contradicciones con el contrario principal, han desarrollado contradicciones de importancia hasta nivel principal con fuerzas estratégicamente aliadas por los intereses grupistas no colectivas. Dicho grupo obra dentro de la revolución para la permanencia de sí mismo en el poder no por el mejor trabajo que pueda desarrollar a favor de la revolución sino por las intrigas, rumores que fabrica del otro grupo "aliado" con mentiras capaces de execrar al aliado estratégicamente que ha debilitado el cuerpo revolucionario padeciendo este de una anemia grave a lo interno, el contento y el descontento a la vez, es una ruleta que cuando llega un grupo al poder en una institución reina la alegría que no dura mucho, que más rápido que tarde el descontento flota a la superficie porque el resultado del trabajo de este grupo en dicha institución no ha sido para la revolución sino para los intereses estrechos de este grupo, es cambiado, pero puesto en otro lugar con sus mismos miembros incapaces e ineficientes para reproducir el mismo comportamiento. Esta realidad de caquexia interna producida por la corrupción y la corruptela que amenaza la continuidad de la revolución. Pero por la providencia contamos con una oposición putrefacta hiperdividida que da una impresión engañosa de que el triunfo será determinante a favor de la revolución, en realidad que la ultra derecha ha enfilado todas las baterías posibles en el marco de la guerra de 4ta generación para socavar de sus cimientes a la revolución bolivariana, estas son de altura o sofisticación no precisamente tecnológica simplemente, sino en la manera de generar descontento en el subconsciente del colectivo con actuaciones y conductas grupales tales como el contingente bien preparado que abordan las unidades de transportes todos los días en momento pico, la mayoría vendiendo productos como caramelos, dulces pero con un discurso casi de panfleto organizado muy respetuoso pero dejando el cliché que como no hay empleo en el país ellos hacen eso (y la disminución del empleo), otros dicen que por la necesidad de operar a un familiar en una clínica necesita dinero (Donde fue la accesibilidad y la cobertura de la salud) y un adulto mayor que tiene la necesidad de alimentarse porque come de la basura (Donde fue la pensión – Negra Hipólita), todos estos comienzan con un discurso parecido. Se ha observado también más de un conductor de transporte público vociferar quien aguanta este país porque le permitimos nosotros los venezolanos a dos o a tres y unos cuantos soldados que hagan con nosotros lo que ellos quieran, refiriéndose por supuesto a las colas que se presentan frente algunas tiendas. También vemos la insistencia al grado del descaro la presencia de los bachaqueros vendiendo los productos a la vista de toda la gente en el Terminal de la ciudad de Maracay, a pesar de los avisos públicos del gobierno sobre los bachaqueros y el delito que cometen sin embargo siguen ahí, eso genera frustración colectiva, donde participa nuestro gobierno revolucionario que debería actuar inmediatamente contra estos vendedores ilícitos (bachaqueros), entonces todos estos bachaqueros son contrarios cuya contradicción es secundaria que se eleva a principal por las consecuencias desbastadoras contra la economía venezolana y el impacto negativo a la salud mental colectiva, que debería ponérsele la lupa real al trabajo enemigo, donde el cuadro político de la revolución debe cambiar su prisma y ver la realidad como es y luego aplicar los términos de la alianza y contrarios a las diferentes contradicciones presentes en el escenario político venezolano. Obrar en el marco de la línea revolucionaria con sus principios e intereses superiores de la patria y no del grupo que representa especialmente si este es individualista y grupista (que vive el reino del ego). Aquellos partidos que militan en la revolución son alianzas estratégicas y cuyas contradicciones que pueden tener son secundarias que nunca se elevan a principales a menos que algún partido del polo patriótico abandone en la práctica la línea revolucionaria, es decir abandonar el modelo socialista para pasar al modelo capitalista expresándolo teórica y prácticamente. La formación de los cuadros no pasan sino a través de conocer dos grandes fundamentos revolucionarios: la crítica y autocrítica, el centralismo democrático y a la par de ellos el manejo de las alianzas y los contrarios. Así de esta manera podremos practicar la política como una ciencia, es decir lo correcto y hacer lo correcto también y no como politiquería, que decimos una cosa y hacemos otra. La poca visión clara de estos conceptos, ha conllevado a que los lacayos del imperio en nuestro país, se hallan beneficiado de los logros de la revolución, más que los propios aliados de la misma. En esta ignorancia de quien es el aliado y quien es el enemigo, se mezclan los intereses y se pierden los principios por eso reina lo "oficializado" del 10%, sino ir más allá que todo lo que produce el país, llega a mano de la gente con el pago previo de una "vacuna", ejemplo los vehículos de Venezuela productiva se ven más en las manos de los contrarevolucionarios porque son los que pagan esa vacuna y quien no la paga pues sencillamente no accede a estos productos, entonces el bachaqueo es una expresión de lo anteriormente expuesto. Necesitamos un momento de reflexión, un cambio radical, en la conducta pero desde los espacios del mismo gobierno revolucionario, que ayude a minimizar la frustración colectiva, sugestionada por la mediática del imperio y sus lacayos, reforzada por el que dice ser chavista sin conciencia clara de quien es el aliado y quien es el enemigo, en el marco de las alianzas y las contradicciones de los contrarios.

Dr.

Médico Especialista en Medicina General Integral

elcientifico2000@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1416 veces.



Fares Asfour Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: