No a la crítica inoportuna e incisiva. Ante todo unidad alrededor de Maduro

Si bien la crítica constructiva es pertinente y necesaria, en cualquier estadio de un proceso de desarrollo social como el que vivimos, la misma debe estar guiada con criterios de equilibrio y racionalidad, de tal forma que no solo se busquen y exalten la fealdad de las verrugas del proceso, sino que también se reconozcan logros, aciertos y bondades. Revisando artículos y entrevistas realizadas por un grupo de opinadores y escribidores de habitual presencia en la maravillosa ventana que representa Aporrea y otros espacios sonoros, he podido constatar, una tendencia cada vez más ostensible y marcada por parte de un pequeño grupo que se sienten investidos de autoridad revolucionaria para pontificar, y atacar cual perros de presa la gestión gubernamental que lidera nuestro Presidente Maduro, donde al parecer, todo funciona mal, haciéndose eco de la canalla mediática de la Ultraderecha.

Es evidente que se han cometido y cometen errores y omisiones, al igual que tenemos algunas reservas en torno al manejo de la política económica, su carácter monetarista, la corrupción y el poco éxito obtenido en materia de diversificación y crecimiento de la producción nacional. Sin embargo, esto no significa que vamos a utilizar todos los espacios y ventanas que nos facilita la revolución para atacarla sistemáticamente por todos los medios, coincidiendo en ello con sus enemigos e incluso de aquellos disfrazados de revolucionarios como el alemán Heinz Dietrich y su contrabando ideológico.

En más de una ocasión, sobre todo en algunas televisoras, emisoras y periódicos del interior, que posee la derecha, he oído y leído desplegados con bombos y platillos, espacios estelares y en primer plano, algunos comentarios, entrevistas y escritos altisonantes y mordaces, por parte de algunos “camaradas” que tienden a confundir a desprevenidos simpatizantes Chavistas e incluso militantes desencantados por múltiples razones, causándole un grave daño a la necesaria Unidad y consolidación del proceso revolucionario alrededor de nuestro Presidente Maduro.

Entendamos de una vez por todas: a pesar de las fallas y omisiones, esta es la última oportunidad por muchas generaciones de poder conquistar nuestra independencia definitiva, Patria Soberana y paz garantizada para nuestros descendientes. Cada vez que vayamos a hacer críticas acidas de esto o aquello recordemos la coyuntura que vivimos de guerra política y económica, nada menos y nada más que contra el Imperio.

Igualmente comprendamos que construir un socialismo en una sociedad capitalista como la venezolana, de manera democrática y electoral NO ES NADA FACIL y apenas han transcurrido 14 años y para complemento nos toca continuar luchando sin el acompañamiento físico de nuestro Comandante Supremo Hugo Chávez.

Reflexionemos y no permitamos las filtraciones (que las hay y bastantes) por parte de la contra y tarifados emboscados en nuestras propias trincheras.

Reconozcamos el titánico esfuerzo que está realizando Maduro y su equipo de gobierno en la calle por garantizar la gobernabilidad, sus logros y aciertos que son bastantes y sigamos luchando de manera activa pero con paciencia y realismo por buscar la perfectibilidad y correcciones necesarias del proceso. Tiempo al tiempo.

Patria socialista. Venceremos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1579 veces.



Héctor Garzón

Economista. Abogado. Profesor universitario. ExViceministro de Agricultura y Tierras (circuitos agroproductivos)

 hectorlgarzon@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Garzón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a175221.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO