Hay señalamientos y denuncias que preocupan de ser ciertas, pero ¿Quién las procesa?

Sabemos que estamos en plena guerra mediática con un golpe suave activo, como dicen “en pleno desarrollo”, y por tanto uno de los capítulos de esa guerra es la de los rumores que rayan en la difamación y miseria humana, los cuales siguen vomitando veneno desde las salas experimentales de desinformación y contra- información tutoriadas por la CIA y EL MOSAD con sus equipos de operadores tarifados en dólares, entre los cuales se encuentran decenas de periodistas y opinadores lacayos, muchos conocidos otros confundidos bajo la sombra “tartufiana” de la ambigüedad política, que la libertad de expresión y opinión facilitan a través de los Blogs y algunas páginas WEB, incluso calificadas como la importantísima APORREA, quienes actúan con el objetivo de intentar destruir la revolución Bolivariana e impedir su avance y consolidación.

Sin embargo, estoy persuadido que existen las excepciones y no todos son “golpistas”. Corriendo el riesgo, de que se me descalifique o por lo menos se intente condenarme a priori, me hago y les hago a mis apreciados lectores la siguiente pregunta: ¿Sera que todos los señalamientos y denuncias de corrupción que apuntan hacia algunos altos funcionarios y ex funcionarios públicos son falsos?

Esta inquietud la exteriorizo “por una duda que tengo” como diría el camarada Roberto Hernández Montoya: Hay muchos señalamientos y denuncias públicas sobre corrupción hechas por periodistas y comentaristas de conocida solvencia profesional e incluso de militancia revolucionaria conocida; muy alejados de cualquier filiación ultra-derechista o vínculos contra-revolucionarios que de manera reiterativa, citan a estos personajes o grupos, presuntamente corruptos, con nombres y apellidos concretos, datos de lugares, nexos familiares, modus operandi de sus actividades en muchos casos e incluso detalles que los involucra y retratan de cuerpo entero como miembros de “mafias” con distintos adjetivos y sin embargo NO PASA NADA E INCLUSO PARECIERA QUE NO HAY DESTINATARIOS NI AUTORIDADES NI NADIE que investigue, responda o expliquen al pueblo sobre su veracidad o no.

Está bien que se denuncien e investiguen a los Mardo, Caldera, Lopez y los centenares de pillos amarillos, multicolores colores, incluidos los rojos, pero, cada vez que leemos y vemos los señalamientos diversos a los que me vengo refiriendo, me da la impresión de que hay mucho pícaro grande suelto que se burla de nosotros, del pueblo o mejor dicho: que intenta burlarse, porque este pueblo Chávez le abrió los ojos, y más temprano que tarde recibirán su castigo, pero en revolución, porque la mejor manera de garantizar la permanencia y avance de la revolución es desenmascarándolos, no importa que estén en las alturas amparados en la impunidad disfrazados de revolucionarios “hijos de Chávez”, porque es sabido que la historia está llena de malos hermanos y peores hijos desde que Caín mató a Abel o el Senador Bruto mato a su Padre Julio Cesar, Emperador Romano.

Aspiro como ciudadano a que la ciudadana Fiscal General de la Republica y el Ministro Rodríguez, con su cuerpo de fiscales, grupos de inteligencia y cuerpos “de elite” le hagan seguimiento a estos señalamientos y denuncias , que en muchos casos parecieran estar lejos de originarse en centros de contrainteligencia de carácter subversivo y muy por el contrario están suscritos por periodistas conocidos (no se trata de seudónimos ni anónimos) como ya lo apunte up supra. En otros casos se hace necesario también exigir que se profundice e investigue acerca de las declaraciones públicas formuladas por el Ministro Giordani y la ExPresidenta del BCV Edmee Betancourt, cuando se referían al robo y despilfarro de más de 20 mil millones de dólares a través de la figura del SITME, hecho que nos condujo a una fuerte devaluación de nuestra moneda y hoy se ve obligado el gobierno a declarar una fuerte restricción en el otorgamiento de divisas, sin que a la fecha alguien sepa QUIENES SE BENEFICIARON, COMO Y DONDE ESTAN ESAS DIVISAS BIRLADAS AL PAIS. Lo que sí sabemos es que algunos de los que –por acción u omisión- propugnaron y facilitaron este desangramiento tienen influencia determinante o forman parte del equipo que está estudiando nuevas medidas para “potenciar la economía.”¿?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1995 veces.



Héctor Garzón

Economista. Abogado. Profesor universitario. ExViceministro de Agricultura y Tierras (circuitos agroproductivos)

 hectorlgarzon@gmail.com

Visite el perfil de Héctor Garzón para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: