La frase olvidada

Cuando se intenta hacer un juicio justo de una determinada situación, deben utilizarse como elementos de decisión todo aquello que es conocido sobre la situación dada, ya que esto nos permite acercarnos lo mas posible a la comprensión plena de la situación, en otro término, utilizamos los elementos de certidumbre, para alcanzar un nivel aceptable de confianza en la decisión a tomar. Por el contrario utilizar elementos no muy claros o hipotéticamente relacionados con la situación es entrar en el terreno de lo especulativo, en el umbral de incertidumbre, o por ende alejar nuestro juicio de la realidad.

Desde mi última opinión en este excelente portal de la revolución como es Aporrea, he esperado oír una sola opinión, que sustentada en argumentos validos, que sigan las premisas antes mencionadas, tratara de contradecir la posición de aquellos que como yo hemos pedido que se de un trato justo a las denuncias y a la persona del periodista Sr. Walter Martínez, o por el contrario, al carecerse de pruebas fehacientes en su contra, se tuviera la hidalguía de reconocer que se ha cometido una gran injusticia en este caso, y que ha sido pésimamente conducido.

Para desgracia y desesperanza de cualquier revolucionario de corazón, que no de bolsillo, nada de esto ha sucedido. Muchas de las opiniones en contra del Sr. Walter, vertidas en este pagina web, comienzan por fallar en sus propósitos de argumentación al desviar la discusión hacia campos que no son los esenciales ha ser esclarecidos. Estas preguntas vitales que deben ser respondidas son:¿Cuál es el verdadero peso específico de la denuncia realizada por el Sr. Walter Martínez?, ¿Cuál es el manejo que se le debe dar a una denuncia de corrupción en la revolución?, ¿Cómo ha sido el trato que se le ha dado a esta denuncia, por parte de VTV y del MCI?, ¿Cuál fue la respuesta del Presidente Chávez ante la denuncia?, ¿Y cuáles han sido las causas del rechazo de las mismas, de la vejación del denunciante y del silenciamiento de los apoyan al denunciante?.

Las bases de la discusión de tales mensajes han sido tan banales, que hasta uno de ellos indicó, refiriéndose al rechazo de la denuncia, “Lo dijo nuestro líder y punto”. Esta expresión que habla mucho de pereza neuronal, también desdibuja una personalidad para la cual resulta más cómodo que el Líder piense por nosotros, una personalidad, que por otro lado, no es apta para ser parte de un verdadero proceso revolucionario. Para que una persona pueda ser parte de un cambio radical como una revolución, la revolución, primero debe suceder en su interior, debe introyectar dentro de si todos los principios de esa revolución, libertad, igualdad, conciencia social, espíritu de desprendimiento y abnegación, sentimiento de comunidad, espíritu de sacrificio, etc, al mismo tiempo que por un proceso de catarsis conciente, execrar de si todo lo contrario a la búsqueda de la justicia y la igualdad social. Solo cuando ambos procesos se producen es que el individuo esta apto para cumplir un adecuado rol en la revolución bolivariana, o en cualquier proceso de cambio integral. Mas la condición de borrego o oveja, no es una virtud revolucionaria, ya que la oveja la dirige el Líder o pastor a su gusto, y no representa una adquisición de conciencia, sino por el contrario representa una carencia o perdida de la misma, cuando el Líder se desbarranque, se llevará en su caída, nuestras esperanzas, nuestras vidas y, lo que es mas triste, nuestra revolución.

Con esto no quiero decir que no tengamos lideres, ellos son necesarios, ni tampoco que reniego del Presidente Chávez como líder, por el cual siento un profundo respeto, sino que demos a cada cosa su justa dimensión. El Líder no es un ser infalible, por que si lo fuera, nombrémoslo Papa, y cambiemos la Carta Magna decretando el Dogma de la Infalibilidad en la misma, para nuestro dirigente. Nadie debe estar excepto de ser examinado en nuestra revolución, y para que perdure y logre sus objetivos este proceso, nadie tampoco debe ser esencial, ni siquiera el Líder.

Otro respetable comentador afirmó “Es que el Líder es diferente de nosotros”, pero ¿en que se diferencia el Líder de nosotros?, ¿es que tiene mas cromosomas en su ADN que nosotros?, ¿es que tiene capacidades sobrehumanas?, ¿es que lee el pensamiento, levita o tiene el don de la ubicuidad?, o ¿es que su código moral y ético es diferente del que empleamos nosotros?. Lo menos que necesita la revolución es tener un marciano en Miraflores, ya que de ese modo todas las decisiones que tome estarán divorciadas de la realidad terrestre. Yo le sugeriría al Equipo del Presidente Chávez que dejen de adularlo tanto, que dejen de recordarle incesantemente sus virtudes, logros y victorias, que dejen de almibararle el camino que pisa, que dejen de hacerle este flaco favor a la revolución. Este Flujo Piroclástico continuo de adulaciones y panegíricos lo que esta logrando que se calcine una virtud esencial en un líder “la autocrítica”, la cual permite encontrar y evaluar los errores, esclarecer y fortalecer las debilidades y tomar conciencia a tiempo de las desviaciones propias del camino. ¿Que es más meritorio?, que un ser sobrehumano alcance un logro, que para él es como dar un paso; o que un ser humano sobrepasando sus múltiples defectos, alcance a través del ejercicio de la voluntad, la constancia y la abnegación a una causa, el mismo resultado. La revolución no la hacen superhombres sino hombres de carne y hueso, cuya bujía principal es el amor a su pueblo. ¿Pero puede catalogarse como Amor el negarse ha escuchar al que se ama?. Los oídos del Líder justo están siempre colocados en la misma dirección de donde vienen las voces de su pueblo. Un líder revolucionario nunca es diferente del pueblo que dirige, solo es “Primus inter pares”, el primero entre lo iguales, o como lo expresa Aristóteles “Maior singulis, universis minor”, Mas grande que cada uno, menor que todos. Además, debemos recordar que este proceso no ha sido hecho por un solo hombre, la sangre derramada por los soldados y el pueblo el 27 de Febrero y el 13 de Abril, fue el holocausto de vidas patriotas inmoladas en el altar de la revolución bolivariana. Hasta ahora nada se ha oído ni visto sobre algún proyecto de monumento o panteón para honrar y recordar estos sagrados mártires, ¿No es una ingratitud inmensa este olvido?. ¿Los hoy paladines de la revolución que no han derramado ni una solo gota de sudor, y menos de sangre, por este proceso, son más importantes que quienes sacrificaron sus juventudes, sus esperanzas, sus vidas por ver alborear el sol de la justicia social en nuestro pueblo?. Cuanta Ingratitud. Cuanto Olvido. Cuanta Bajeza.

Cuando no se tiene sólidas razones para enfrentar los argumentos de una persona, una baja acción es tratar de desacreditar la opinión, desacreditando a quien la expresa, a través de un “argumento at hominem”. De este tipo son la mayoría de las razones que se esgrimen para apoyar la suspensión de Dossier. Buscar el resquicio en la personalidad del denunciante para introducir por él, la daga traidora, es el recurso de los que quieren ocultar un episodio cuyas raíces parecen estremecer el aura de incorruptibilidad de muchos funcionarios de esta república. Que el Sr. Walter Martínez sea un ególatra, además de nos ser el punto de discusión, no desdice en nada de la veracidad o no de la denuncia. Tampoco sirve aducir que “los trapos sucios se lavan en casa”, porque implicaría que hay dos procesos uno de pantalla, impoluto, que debe ser conocido por el pueblo, “los trapos limpios”, y otro soterrado, oculto, que debe permanecer a la sombra, y que el pueblo no debe conocerlo, “los trapos sucios”. No que, debíamos ser cristalinos y transparentes en todos nuestros actos como revolucionarios, no que, la vida y actos de cualquier funcionario del proceso deben ser un documento de libre acceso al público. Entonces lo que decimos no se corresponde con lo que hacemos. Si el Soberano debe saber todo, parece que Soberano no es sinónimo de Pueblo.

Igualmente, apelar a la tesis de que el Sr. Walter debía lealtad a VTV, y no debía hacer ninguna denuncia de acuerdo a su contrato, es tratar de institucionalizar el “Bozal de Arepas”, que tanto hemos criticado en los periodistas de las jineteras. ¿A quien debe primero lealtad el Sr. Martínez, a VTV o a su conciencia?. ¿Si él callara un hecho de corrupción, no cometería “Peccatum tacituritatis” o sea, sería culpable de silencio cómplice, y este comportamiento sería un arma con que desacreditarlo por encubridor cuando ese hecho surgiera a la luz pública?.

Tampoco tiene sostén lo argüido “No era el momento adecuado”, aduciendo como soporte de esta frase la cercanía de las elecciones y el posible daño a los candidatos del proceso. De verdad, quisiera saber ¿cuando es el momento adecuado para denunciar una corruptela?, si es por las elecciones, como todos los años tenemos una, estaremos esperando el momento justo hasta la eternidad. Y sobre que pueda hacer perder popularidad a los candidatos oficiales, debo recordarle a los que tal patraña argumentan, que el Pueblo volcaría todo su apoyo y por ende sus votos, a aquellos candidatos de un gobierno que logre enviar a la cárcel con sentencia firme, al primer corrupto. Pero POR AHORA; el Pueblo sigue languideciendo en esa esperanza y el Chino de RECADI sigue campante en su primogenitura.

Sobre que se “desconoce la palabra del Presidente” como dice el Sr. Carpa, me disculpa pero no voy a decir AMEN a un acto equivocado del Presidente, todavía mis neuronas funcionan autonómicamente. ¿O no es equivocación vejar públicamente a dos soldados del proceso, y realizar esa humillación con un estilo de Guapo de Barrio, “guapo y apoyado”, en donde la cordura y la sensatez brillaban por su ausencia?. Manchando con este acto su condición de líder. Si las opiniones del Sr. Martínez y el Sr. Tascón, por no se que oculta causa, le produjeron una elevada indignación, la conciencia cristiana ameritaba que se recordara el precepto bíblico “Indígnate sin pecar” (Efesios 4, 26). Pero parece que en nuestra revolución la única dignidad, el único prestigio, el único honor a cuidar y preservar son los del Presidente. Los demás somos Carne de Cañón, en donde todos esos tesoros espirituales de cada ser humano, pueden ser arrastrados y pisoteados sin ningún tipo de escrúpulo., y lanzados sin mas ni mas al escarnio público. No y mil veces NO, me resisto a aceptar ese servilismo. En las venas de un verdadero revolucionario corre sangre, no horchata. Y lo más indignante de todo esto, es que los lacayos y adulantes del “equipo presidencial”, en vez de mantener aunque sea un silencio digno ante el error, se burlan reiteradamente y de manera notoria de los humillados, y repitiendo cual LOROS, los argumentos baladíes esgrimidos por el Presidente, magnifican el error, y propalan cual si fuera una hazaña, la conducta inadecuada del Primer Mandatario, haciendo mas daño al proceso que todas las actividades de los verdaderos agentes del Imperio. Si, ni el Presidente Chávez, ni el “equipo presidencial” tienen una décima de cordura, continencia verbal y humildad (tanto que la piden de los demás), ¿Hacia donde va nuestra amada revolución?.

Se ha hablado de que el Sr. Martínez no entregó ninguna prueba de su denuncia, pero cabe preguntarse ¿le permitieron entregarlas?. Se dice que el cierre de su espacio se debió a esa carencia de pruebas, pero me pregunto, ¿Y todos los que han acusado al Sr. Walter Martínez de agente encubierto de los enemigos de la revolución, sin que los acusadores presenten la menor prueba excepto sus elucubraciones mentales, no serán también suspendidos y sancionados?. Bueno, si el mismo Presidente Chávez se explayo ante las cámaras en acusaciones e injurias, sin ninguna prueba, contra el chantaje y la campañita del Sr. Martínez., ¿qué podemos esperar de sus seguidores fanáticos?.

Entre quienes mantiene la referida tesis se encuentra la autora de un artículo en Aporrea y en Las Verdades de Miguel, la Sra. Diana Cecilia Lara. La cual además de llamarnos simplones a los que apoyamos a Dossier, explica una serie de procesos que se viven en VTV, a lo que cabe la pregunta ¿cómo sabe Ud. tales procesos?, a menos que Ud. provenga de las entrañas del canal, lo cual de ser cierto, inhabilitaría su juicio por estar sesgado. Pero por otra parte, hay contradicciones evidentes en ciertas informaciones suministradas por la Sra. Diana, primero, si “la contraloría social la están ejerciendo los trabajadores de este canal”, como es que el sindicato del VTV, es un ente ADECO y corrupto, que tiene un contrato, con cláusulas tan morbosas, que permiten que cada hora extra se pague con un día de trabajo (Expresado en ABN y En Confianza). Segundo, si “La actual administración consciente de la serie de errores que ha cometido trata desesperadamente de buscar una salida para rescatar la pantalla del Canal 8”, esto indicaría, o que los anteriores presidentes de VTV eran tanto ineptos, como posibles cómplices de los desastres administrativos, por tanto, Sra. Mary Pili, Sr. Anselmi y Sr. Villegas, presos y directos al Junquito, o que, en función del tiempo del verbo “la actual administración....ha cometido”, los causantes del deplorable estado de VTV, son la Sra. Blanca y compañía, y en ese caso, lo ético sería, renuncien, y presos y directos también, pero a Yare, para que no se mezclen los culpables. Conste, que no tengo ninguna base para dudar de la rectitud de ninguno de los nombrados, pero me concreto a analizar, el contexto del mensaje.

Si, la denuncia del Sr. Martínez pretendía que “El día siguiente pocos hablaban del discurso de nuestro Presidente en la ONU y toda Venezuela era un dimes y diretes de lo que había dicho Walter Martínez”, pues que contradictorio fue el comportamiento del agente encubierto esa noche, ya que desde los primeros minutos al aire, se lanzo a una vehemente defensa del discurso del Presidente Chávez y remato con un brillante análisis sobre la importancia del mismo. Al siguiente día, quienes hemos hablado con muchas personas de diverso grado de instrucción y condición social, debemos informarle Sra. Diana, que aunque todos recordaban la denuncia del Sr. Walter, lo que iba de boca en boca, aun de labios escuálidos, era las valientes y contundentes palabras que nuestro Presidente había emitido ante la Asamblea General, y en las palabras de ese pueblo, fácil era descubrir el agudo análisis del discurso realizado por el agente encubierto. El cual para que no cupiera duda de su adhesión a los principios desarrollados en ese discurso memorable, lo repitió al siguiente día. ¿Se acordó el pueblo de la denuncia del Sr. Walter?, si, probablemente si, pero esta no le restó importancia al discurso del Presidente, esa afirmación suya es completamente falsa, y no le quito importancia porque la mayoría de nuestro pueblo pensó, como yo, que eso lo resolvería en un santiamén nuestro Líder, recibiría al Sr. Walter, y si se confirmaba la denuncia, ese corrupto denunciado saldría mas rápido que corcho de champaña de la revolución. Cuan equivocados estábamos. Pensamos que el Presidente, manejaría con habilidad y soltura este episodio, pero por desgracia, este curricam se le enredó. Y el oficio de agente encubierto, no parece ajustarse al Sr. Martínez, ya que como el propósito desinformador no se logró, debe estar esperándolo en la oficina de la CIA, la boleta de despido, aunque le han avisado, supongo, que no se atreva a aparecerse por allá, por que le espera una baja degradante del oficio de espía de las milicias CIA-TICAS, con pescozón incluido. Perdonen la licencia de humor, pero para tragar este amargo episodio se necesita algo que lo suavice, un episodio en donde volvemos a ratificar que “Invidia festos dies non agit”, la Envidia no se toma vacaciones.

Si Ud. Sra. Diana, escribió este mensaje de buena fe, y no hay nada que me haga dudar de ello, porque no pudo pensar que había otra hipótesis, que esta situación no fue mas que una sucia trampa para sacar del medio al Sr. Martínez, y desguarnecer nuestro flanco internacional en la guerra mediática contra el Imperio. Porque para nadie es un secreto, que en los momentos actuales, no hay ningún periodista de VTV, ni de los canales opositores, que pueda calarse las botas de un Walter Martínez. Si en la política comunicacional interna estamos cojeando, ahora, esta lamentable perdida, nos ha dejado indefensos a nivel internacional. Recordemos que la señal del programa del Sr. Walter se veía (así, dolorosamente en pasado) en muchos países, y el prestigio del conductor de DOSSIER, servía de contrapeso a las informaciones sesgadas de CNN y FOX.

Este episodio tiene demasiados recovecos, mucha oscuridad, mucha penumbra. La reacción exagerada, pasional que raya con la histeria o el delirio ante la denuncia, nos hace pensar que hay una verdad, demasiado truculenta detrás de ella. Es extraño que muchos de los críticos del Sr. Martínez, se han olvidado de nombrar algunas frases emitidas ese último Viernes de Dossier, luego de indicar que “Los tiempos de Dios son perfectos”, y que la emisión de la cadena el día previo, evitó que él dijera mas de lo adecuado, expresó a continuación sobre “una llamada del Norte”, la cual pidió callara POR AHORA, supongo que el interlocutor al otro lado de la línea le señaló que le recibiría las pruebas y procedería en consecuencia. Esas palabras del Viernes se corresponden con lo dicho por el periodista frente a las puertas de VTV, durante la manifestación que por el regreso de DOSSIER, realizaron no 20, como dijo la “veraz” ABN, sino 300 personas, “Yo soy un soldado, y se me ha ordenado callar”. Un callar que era un esperar, una esperanza. Pero los enemigos de la revolución, que están en ambos lados de las trincheras, se aprovecharon de esa obediencia, para preparar ataques arteros y endilgarle al periodista toda clase de propósitos oscuros en sus palabras, llevándose por delante aquellos que por obvias objeciones de conciencia se negaron a seguir el juego sucio de los verdaderos conspiradores, así cayeron en la refriega José Manuel Coa y Fabiana Ochoa (la profesión de comunicador se enaltece con su nobleza y valentía), impusieron la dictadura del silencio y manipularon torpe y descaradamente la verdad de los acontecimientos. ¿Se acuerda de RCTV, y del 11 al 13 de Abril, apreciado Sr. Andrés Izarra?. Pero, ¿quien planificó o apoyó todo este juego? Que terminó con la defenestración del Sr. Martínez por boca del Presidente. Si nos atenemos a la alusión al Norte, ese personaje o es el propio Presidente, o alguien muy cercano a él, en el “equipo presidencial”. “Lancemos la Verdad a un foso y cubrámosla con una montaña de mentiras”, podemos ponderar el tamaño de lo ocultado, por el número y calibre de las calumnias. Y si nos faltaron dedos de las manos para contar los calificativos injuriosos que el Presidente Chávez lanzó en varias descargas sobre la indefensa victima, así será de inmedible el tamaño de la corruptela.

O Ud. Sr. Presidente esta ciego o lo tienen mareado. Ud. que es tan inteligente ¿cómo ha podido tragarse completo el anzuelo de esta nueva conspiración?. Le recuerdo amigo Presidente que “Para todo sirven las bayonetas, menos para sentarse en ellas”. Ud. tiene dos graves defectos, su terquedad y su fe ciega en sus “amigos del alma”. ¿Se acuerda de su padre político, el que Ud. tanto elogiaba, como terminó?. ¿Se recuerda los consejos que el Dr. Carlos Escarrá le dio sobre la gerencia de PDVSA, y como Ud. los desoyó, y 4 meses después sufrimos el paro petrolero?.¿Acaso Allende oyó los consejos de los militares leales para que no encumbrara a Pinochet, y se recuerda, como fue destruido el sueño del pueblo chileno?. Sr. Presidente, cuando un revolucionario sincero hace una denuncia, la hace para proteger no solo a Ud., sino a nuestra revolución, que ha costado tanta sangre, sudor y lagrimas, y sangre, sudor y lagrimas no solo suyas sino del pueblo. Si este proceso se derrumba, se derrumbará el sueño de generaciones de venezolanos que murieron soñando con la patria libre, se tornará inútil la esperanzada espera de 175 años por este momento. Por ello, esta Revolución es carísima para nosotros, por eso, no podemos permitir que se pudran las raíces del proceso, ni que Ud. se convierta en un ídolo con pies de barro. Pele la oreja que ese corrido no se lo están cantando parejo. Diga lo que Ud. diga, el suspender, silenciar y despedir a una persona por sus opiniones, denuncias o quejas, es una práctica ADECA, nada cónsona con la libertad bolivariana plasmada en nuestra Constitución. REFLEXIONE Sr. Presidente, ABRA LOS OJOS, que no son Hermanitas de la Caridad todos los que lo rodean y adulan, la suspensión del programa Dossier, la humillación y difamación pública del Sr. Walter Martínez y del Sr Tascón, la suspensión de los periodistas del noticiero, la burda manipulación mediática del caso por parte del ABN, MIC y VTV, han sido o errores garrafales, o una clásica maniobra de encubrimiento. Este caso requiere que Ud. inquiera, investigue, analice hasta los más oscuros rincones del mismo, no se fié de nadie, recuerde que los mayores traidores de Abril fueron gentes de su extrema confianza. Ud. es un militar que sabe de táctica y estrategia no tengo que decirle como hacerlo. Y cuando encuentre el mal, aplique el correctivo. Mate a la enfermedad, no a los médicos. Recuerde que para los romanos un ciudadano ejemplar era quien “honeste vivere, alterum non laedere cuique suum tribuere”: vive honestamente, no daña a nadie, y da a cada quien según merece. La revolución para alcanzar un alto grado de justicia social, requiere ciudadanos libres de pensamiento, libres para expresarse, libres para disentir, libres porque solo en libertad se puede ser feliz, pleno y trascendente. Los ecos de sus errores Sr. Presidente, se expanden y parecen multiplicarse, hace poco un señor (creo que se llama Rolando Maldonado) quien se quejó en su presencia del Sr. Manuit fue despedido al otro día del suceso. Que demócrata y tolerante es el Sr. Manuit. Si cada denunciante enfrenta el riesgo de ser botado, ¿cómo puede considerarse este estado de cosas?, un estado de terror, un estado represivo o un estado encubridor. Cuando Ud. Sr. Presidente señala a un individuo, a una institución, etc, recuerde que detrás de Ud. esta todo el poder del estado, no atropelle a individuos indefensos. O parafraseándolo a Ud. “Amigo Chávez, no se ponga bravo, no es cuestión de caernos a piedras, estamos en la misma trinchera, solo que le estamos diciendo que en este lado hay que limpiar todavía mucho BARRO”. La honestidad, la rectitud, el coraje, la imparcialidad, la cordura, la continencia y anhelo de justicia, son las virtudes a cultivar por todo revolucionario verdadero, y son también las directrices o herramientas de todo buen gobernante, ¿Esta Ud. seguro que ha actuado utilizando estos instrumentos en este caso?. Recuerde que así como lo colocamos en ese sitio, también lo podemos bajar, no se crea esencial, no lo es, no se crea infalible, no lo es, no se crea omnipotente, no lo es, no se crea omnisciente, no lo es, y sobre todo no se crea eterno, absolutamente no lo es. Recuerde que la soberanía reside única y exclusivamente en el PUEBLO, y este pueblo “Amicus Chavez, sed magis amicus veritas”, es amigo de Ud., pero es mas amigo de la verdad. Este pueblo esta traumatizado al observar en vivo y en directo, el trato degradante, autoritario y vejatorio, que su amado Presidente, aplicó de manera absolutamente injusta a dos insignes soldados de esta revolución, y se pregunta ¿este es el Chávez que todos creemos conocer, aquel que ha dicho que velará por todos nuestros derechos y dignidades como ciudadanos, como venezolanos y como seres humanos?, y ahora lo vemos negando sus palabras y violando los derechos de unos individuos cuyo único pecado, si es que se le puede llamar así, fue denunciar. Rectifique, aun un Presidente puede y debe rectificar, no oiga a su orgullo, ni lo confunda con su dignidad, el PUEBLO se lo agradecerá, la Revolución y la Patria también estarán agradecidas. Cuando vean que su líder es un ser humano que sobreponiéndose a sus defectos puede alcanzar el estado de conciencia y de justicia necesario para brindar a sus gobernados la mayor suma de bienestar y de libertad. Errar es de humanos, persistir es de insanos. El error del individuo daña a algunos, el error de un líder daña el proceso y a todos.

Se que debemos buscar la libertad, la justicia y la paz, y si ha pesar de nuestros esfuerzos no las alcanzamos en esta vida, si el anhelo por estos ideales ha sido perenne y constante, bien habrá valido vivir esta vida, bien habrá valido vivir este proceso, y aunque sea haber sembrado las semillas de estos sueños para que la cultiven y hagan realidad nuestros herederos. Pero requerimos hombres y mujeres nuevos, para cultivar el ideal revolucionario nuevo (vino nuevo en odres nuevos), ya que las idiosincrasias viejas no alcanzarán a introyectar los ideales comunitarios del siglo XXI, y se romperá el carro de la revolución en mil pedazos. Hombres y mujeres nuevos para un nuevo socialismo bolivariano del milenio. Si nuestra amada revolución persiste en mantener los vicios de los sistemas anteriores, no permanecerá, simplemente se corromperá, y terminará por ser igual a la corruptocracia de los años pretéritos. Ud. conduce el carro, Sr. Presidente sepa maniobrar a tiempo, no nos lance al abismo, sepa que en este carro vamos todos. RECAPACITE, que en esta revolución se nos va la vida.

Gracias por escucharme.


Antonio Bermúdez
antber_2002@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4783 veces.



Antonio Bermúdez


Visite el perfil de Antonio Bermúdez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Bermúdez

Antonio Bermúdez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a17332.htmlCd0NV CAC = Y co = US