Humor i política

Humor en campaña

                                                                II

No me creo más inteligente que nadie

  pero es que ante la oposición cualquier

  lucidez promedio luce ilustre”

 Roberto Hernández Montoya

 


“Después de profundos estudios –desde

 el 2 de febrero de 1999− he arribado a la

conclusión definitiva. El antichavismo engorda”

Roberto Malaver

                                                               Ω

     Dicen que estando el escritor, crítico, dramaturgo, nacido en Irlanda, conocido para muchos por su obra Pigmaleón, Bernard Shaw, Premio Nobel de Literatura (1926) arreglando algunas cosas en el jardín de su casa, un vecino que pasaba le preguntó con amabilidad: ¿Está trabajando don Bernard ? i este le contestó: −No, estoi descansando. Pero otro día al pasar el mismo vecino lo vio con los ojos cerrados, la cabeza hacia atrás i un discreto balanceo de su mecedora, le volvió a interrogar: −¿Está descansando míster Shaw? A lo cual le dijo con voz moderadamente baja –No, estoi trabajando. Algún amigo le refirió esta anécdota a Ismael García i una vez en la Asamblea, cuando hablando el Presidente, el Canciller u otro parlamentario oficialista, él se puso de espalda para despreciar con su gesto, mientras crujía la silla tratando de tomar ritmo i con los ojos cerrados; un compañero escuálido le preguntó: −Ismael ¿está descansando? I el salta talanquera le respondió, recordando a Shaw.−No, estoi trabajando, lo que me falta es una mecedora., para parecerme a Shoán. Miguelito Rodríguez que presenció eso, pensaba mientras casi lo murmuraba ¡Qué coraje el de este genio!

*          

     Según, un libro que por lo menos en el Zulia circuló mucho, obra del estimado i recordado periodista Vidal Chávez López lamentablemente desaparecido, es ASÍ HABLABA MONTESKIÚ. ¿Recuerdan? El filósofo griego que vivió 500 años antes de Cristo. Allí vemos que, entre Manuel Rosales i candidato actual El flaquito Capriles, hai una diferencia i una coincidencia, porque el chavismo expone que el prófugo de la justicia, hablaba mucho, pero no decía nada i en esto está la coincidencia, en el no decir o aportar Nada; i la diferencia, en que aquel al menos hablaba mucho, i el chocolate nuevo no habla ni repite las cosas que le ponen en chuletas de papel, pues las bota como hacía con las cartas del pueblo; i las instrucciones i frases que tiene en una pantalla al frente, que no la vea el público, en un estudio o local cerrado, ni las lee bien, i menos las entiende. Por eso dijo que firmaría el documento que propuso el CNE, personalmente, no con intermediarios. Ahora dice que ese documento no sirve para nada, i es obvio que no lo hará (orden de Washington), aunque le mortifica el qué dirán, i quiere demostrarle a Mario Silva, que sí sabe firmar. Además, Rosales entretenía con sus disparates, de “peras al horno”, “si me matan i me muero” o con la tarjeta de débito La Negra, con la que podrían sacar desde 600 hasta un millón de bolívares.          


      Sin embargo, no había terminado esta columna por segmentos, cuando al el chocolate dulcito firmó, pero no personalmente, i con una serie de protestas, respecto a lo que él quería. Hasta el momento, Mario Silva sigue sin verlo firmar, i cuando igualmente ahora habla un poco más, aunque con las mismas pausas (mente en blanco) recuerda aquella novela donde casi todo el tiempo se estuvo en espera, i ¡Al fin, Don Rafael habló!

*

    Actualmente se ha puesto de moda, un asunto que ya nuestros políticos había dado a conocer. En el Parlamento español, la diputada Andrea Fabra ha usado una dulce expresión para dirigirse, con ternura, a sus compañeros socialistas; pero advierte que no es contra el pueblo. La poética expresión es ¡Que se jodan! Mui propia de las personas que en su momentos de descanso o esparcimiento intelectual, leen, por ejemplo Platero y Yo, de J.R.Jiménez, Gitanjalí de R.Tagore, o Veinte poemas de amor y una canción desesperada, de Pablo Neruda, o como es española, tal vez una copla hermosa de Antonio Machado, porque se ve cómo domina la prosa poética. Aquí, en Venezuela, la candidata Miss Yaracuy, porque no la nombraron correctamente (se equivocaron con el nombre) llamó con la mejor simpatía del mundo, ratón podrido, al organizador del certamen Osmen Sousa. Luego, ambas se han excusado, diciendo que reconocen que fue una expresión impropia, sin mala intención, más bien, casi con amor desbordado. Pero el más contento ha sido Héctor Mujica, el masista, que le sacó la madre al presidente por televisión, porque allí no hubo tampoco ninguna mala intención, ni siquiera fue un insulto, sino una dulce emoción, un arranque ternura, estima o devoción, que en cuitas con la almohada esa noche, le hizo llorar, pensando que el público lo tomara a mal. Lo mismo que le pasa a Ledezma, a Julio Borges, a Aveledo, Petkoff Frackasho, Bautista o Carla Angola, Nitu Pérez Osuna , Marianela Salazar, Marta Colomina i otras, cuando hablan mal del Presidente Chávez. Lo que pasa es que estas no se arrepienten nunca,  de repartir rosas perfumadas i ayudadas por la Santa Madre Iglesia, hasta prestarle el diploma, digo el título, a Jesucristo, para decir un sacerdote de avanzada, que el Nuevo Mesías es Chocolate Nuevo;  a Dios rogando i con el mazo dando.

*

      I hablando, no de la iglesia propiamente, porque de las Mentiras Fundamentales de la Iglesia, ha escrito un buen libro Pepe Rodríguez, el español, porque el de Venezuela es cura sin sotana i Canciller de Carmona por horas, sino que, hablando del bunker de la CEV,(donde ampararon a un delincuente i violador frustrado) recordé que hace tiempo cuando escucho a Mario Silva nombrarlo mucho, me propuse decir algo sobre el Monseñor, Obispo o Arzobispo Roberto Lückert, a quien conozco desde hace 4 décadas, cuando era un curita que fingía ser hombre de izquierda, practicaba el deporte de hablar mal de los que no eran sus amigos, pero fue mui allegado a la familia i en la gravedad i muerte de mi madre que era mui católica como decíamos antes, la ayudo mucho en su creencia. Pero Roberto, mi tocayo, pues de ese modo nos tratábamos, no solamente se reunía con nosotros en tertulia en casa de mi amigo Manuel, sino que en muchos eventos culturales, como el concurso de pintura en San José de la Matilla, una capilla o pequeño templo en la vía a la Concepción, un pueblo i campo petrolero, estaba con la izquierda i le gustaba demasiado el buen güisqui que alló nos obsequiaba nuestro amigo común Eugenio Di Loretto, empresario i pintor. Estuvo con los grupos que respaldamos a Arias Cárdenas, cuando llegó a la Gobernación del Zulia, i hasta una vez que nos reunimos con él (Arias), cuando pensaba ir a París, en busca de la Paz con la guerrilla colombiana, allí estaba el tocayo con su vaso de agua bendita, sigo, güisqui del bueno en la mano. Todos le notamos sí, su afán de ascender de jerarquía, hasta llegar a párroco de la Chinita, a Monseñor, Obispo, Arzobispo i si lo hubiesen mandado a Roma, llega a Papa. I la otra gran afición, era a los reales i creo que debe seguir siendo adicto, porque eso se pega i es enfermedad. Fue Obispo de Cabimas, de Coro i luego llegó a Caracas, donde la caimanera es grande, porque esa CEV es la sede de un partido político de corte medieval en el pensamiento, i oligarca o burguesía en todo lo demás. Por eso, Baltasar Porras es en el exterior el encargado de despotricar de su patria i en el interior sobran los caimanes o los bacalaos como dice Nolia, entre los que destaca Ofidio, perdón, Ovidio Pérez Morales, Cardenal Urosa Sabino (a quien Chávez recibió con honores)i un energúmeno o miembro de un parque jurásico como fue el Cardenal Castillo Lara, el que hacía política e insultaba dentro del templo i vivía en una mansión de rico; o el inolvidable golpista Cardenal Ignacio Velazco, que fue hasta a La Orchila para hacer renunciar a Hugo Chávez Frías, sin que olvidemos otros como Ubaldo Santana, que desearía también tumbar el gobierno. I ninguno trabaja, pero todos viven fundamentalmente del Estado. Por eso dicen que Lückert tenía en Cabimas i en Coro, una alcancía de cochinito,  para ahorrar, pero de tamaño natural, de esos que son blanco-rosados i casi ni pueden pararse de gordos i por eso salió esta anécdota que yo mismo se la he contado, mientras ríe con picardía. En Los Puertos de Altagracia, villa situada a orillas del lago, frente a Maracaibo, estaban reparando la iglesia catedral., con contribuciones no solamente oficial, sino de los filigreses. Un día el párroco llamó al tocayo, que como Obispo de Cabimas, era jefe en la zona oriental. Le dijo alarmado: −Padre Lückert, tengo un gran problema en la diócesis. Hai una pareja vieja i rica que me han ayudado mucho siempre, pero como no tienen hijos, sino una perrita pequinesa que quieren mucho, me han pedido que se la bautice, i usted sabe que eso no se puede hacer, e hizo recuento de leyes, normas, lo que dice la Biblia, el pecado que se comete, etc. El Obispo la escuchó callado i reflexionó un rato, teléfono en mano. −I ¿cuánto te han ofrecido? Bueno, por ahora unos tres mil bolívares, pero dicen que luego habrá más. El Obispo, terminó sus meditaciones o reflexiones i le dijo en “maracucho pelao”: −¡Bautizácela, i decile que el domingo tengo aquí confirmación!

robertojjm@hotmail.com











 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2632 veces.



Roberto Jiménez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a146994.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO