Así percibimos a la burguesía

Así percibimos a la burguesía. ¿Qué es la percepción en su rigor ideológico? Tampoco es éste el blanco de nuestras tareas, ni conduciría al fin que deseamos. Bastaría, pues, decir, en lenguaje común, que percepción es aquel acto interior con el cual nos hacemos cargo de un ideal; siendo la idea aquella imagen, representación o lo que se quiera, que sirve como de pábulo a la percepción. Así percibimos al pueblo y sus angustias, sus ideales y sus necesidades; percibimos la contradicción del ser y no ser al mismo tiempo, la diferencia entre lo esencial y accidental de la burguesía; percibimos los principios de la moral, de la cual damos cuenta de que carecen los burgueses; percibimos nuestra existencia y la de los camaradas que nos rodean; percibimos una belleza o un defecto en un poema o en un cuadro; percibimos la sencillez de los compatriotas, los medios fáciles o arduos para llevar a cabo el socialismo; percibimos la impresión agradable o desagradable que hace en nuestros semejantes tal o cual palabra, gesto o suceso; en breve, percibimos todo aquello de que se hace cargo nuestro pueblo y aquello que en lo interior nos parece que nos sirve de espejo para ver el abuso de la burguesía; aquello que ora está presente en nuestro entendimiento, ora se retira o se adormece, aguardando que otra ocasión lo despierte o que nosotros lo llamemos para volverse a presentar; aquello que no sabemos lo que es, pero cuya existencia no nos es dable poner en duda, aquello que se llama socialismo.

Poco nos importan aquí las opiniones de los “ideólogos burgueses” sobre el socialismo; por cierto que para pensar bien no es necesario saber si la idea es distinta de la percepción o no, si es la sensación transformada o no, ni si nos ha venido por este o aquel conducto o si la tenemos innata o adquirida. Para la resolución de todas estas cuestiones, sobre las cuales se ha disputado siempre y se disputará en adelante, se necesitan actos reflejos que no puede hacer quien se ocupa de la ideología, so pena de distraerse en su tarea y embarazar y extraviar lastimosamente su pensamiento. Quien piensa no puede estar continuamente pensando qué piensa y cómo piensa; de otra suerte, el objeto de su entendimiento se cambiará, y en vez de ocuparse de lo que debe se ocupará de sí mismo como les sucede a los boliburgueses.

Vamos a compendiar en pocas palabras lo más útil que dicen los dialécticos sobre la percepción, juicio y raciocinio; término, proposición y argumentación del socialismo. Según los dialécticos la percepción es el conocimiento de las ideas, sin afirmación o negación; el juicio es la afirmación o negación; el raciocinio es el acto del entendimiento con el que de una idea inferimos otra. Pienso en la virtud sin afirmar o negar nada de ella: tengo una percepción. Interiormente afirmo que la virtud y la honorabilidad son alcanzables en socialismo, a pesar de los actos de corrupción de los boliburgueses infiltrados. De aquí infiero que para merecer la verdadera alabanza es preciso ser virtuoso; esto es un raciocinio. Natural es que nos sucediese lo que suelen experimentar todos los que tienen por costumbre penetrar en el fondo de las ideas, que aun cuando han dejado la meditación en que estaban embebidos, se les ocurre con frecuencia el punto en cuestión, como si viniese a llamar a la puerta, preguntando si le toca otra vez el turno.

Que las pasiones le ciegan a la burguesía es una verdad tan trivial que nadie la desconoce. Lo que les falta a estos sujetos no es el principio abstracto y vago, sino una advertencia continuada de sus efectos, un conocimiento práctico, minucioso, de los trastornos que esta maligna influencia produce en su entendimiento; lo que no adquieren sin penoso trabajo, sin dilatado ejercicio. Los ejemplos aducidos manifiestan bastante la verdad cuya exposición les ocupa; no obstante, creo que no será inútil aclararla. ¿Qué concepto formaran de la acción? Para que se vea cuánta circunspección es necesaria sí desean acertar en los juicios, y con la mira de ofrecer ejemplos al pueblo que les sirvan de guía y de norma en otros casos.

La necesidad de tener ideas fijas y opiniones formadas sobre las principales causas que empujan a los boliburgueses al socialismo; y cuando esto no sea dable, lo mucho que les importa el abstenerse de improvisarlas, abandonándose a inspiraciones repentinas. Se ha dicho que los grandes pensamientos nacen del cerebro; y pudiera haberse añadido que del cerebro nacen también los más grandes errores. Si la experiencia no lo hiciese palpable, la razón bastaría a demostrarlo. Cuando el entendimiento va por el camino de la verdad y del bien, los sentimientos nobles y puros contribuyen a darle fuerza y brío; pero los sentimientos de los boliburgueses, son innobles y depravados, por lo cual tienen extraviado el entendimiento más recto. Hasta los sentimientos buenos, si se exaltan en demasía, son capaces de conducirlos a errores deplorables.

Ya se ha observado a la burguesía que en todas las asambleas a que concurren, “en esa mesa de unidad” o “coordinadora democrática” y, muy particularmente en principio de la escogencia de candidat@s a las elecciones parlamentarias, adolecen de espíritu de retrospección y se distinguen por sus resoluciones desatinadas. La sesión comienza tal vez con felices auspicios, pero de repente toma un sesgo peligroso; los ánimos se conmueven, las ideas se ofuscan, la exaltación sube de punto, llega a rayar en frenesí; y una reunión que por supuesto habría sido razonable se convierte en una turba de insensatos y delirantes. La causa es obvia: la impresión del momento es viva, prepondera sobre todo, lo señorea todo; con la simpatía natural a los asistentes se propaga como un fluido eléctrico, y corriendo adquiere velocidad y fuerza; lo que al principio era chispa es a pocos momentos una conflagración espantosa.

Salud Camaradas.

Hasta la Victoria Siempre.

Patria Socialista o Muerte.

¡Venceremos!


manueltaibo@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3549 veces.



Manuel Taibo


Visite el perfil de Manuel Taibo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Manuel Taibo

Manuel Taibo

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a98292.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO