Chicken

Los gringos tienen un juego diabólico llamado chicken. Como en Venezuela no tenemos ese jueguito, no le tenemos nombre. Sencillito: dos locos de perinola se lanzan uno contra otro en sendos autos y el primero que se desvía es llamado gallina.

Así estamos el capitalismo, el planeta y los que sabemos a qué desastre conduce el capitalismo. Hasta ahora uno de los remedios a sus crisis ha sido la guerra y por eso la vive creando por doquier que pasa. Ahora decretó Yemen y Somalia son sus nuevos enemigos. ¿Quién mañana? Nosotros, ¿por qué no?

Estamos jugando al chicken con dos desventajas. La primera porque nos impuso el juego la primera potencia militar de la Historia, capaz de destruir el planeta siete veces y media (como si esa mitad no bastara). Porque está dirigido por los que técnicamente son unos pedazos de locos, a quienes ahora les dio por prohibir libros en los aviones. ¿Para qué tantas bases militares alrededor de Venezuela? Si fuera, como dicen, para combatir narcotráfico, terrorismo y guerrillas, esos tres sectores estarían aniquilados luego de tanta violencia. Más bien están más duros. No solo el narcotráfico es más fuerte, sino que las FARC matan gobernadores y ha habido intentonas recientes contra aviones gringos, si es que no son un engaño más para justificar habituar a la gente gringa a renunciar a su libertad para preservar su libertad. ¿Dije que son unos pedazos de locos?

En este año electoral el Imperio tiene planes, como siempre, devastadores como el Golpe y el Paro de 2002, ponle. Van a perder, pero ya sabes lo costoso que resulta derrotarlos. Aún no sabemos exactamente cuánto costaron el Golpe y el Paro. Afortunadamente ya tenemos experiencia venciendo imperios.

El otro juego de chicken es con fenómenos como El Niño y demás desastres ecológicos que crecerán en los próximos años. Entretanto, a punta de ideología fundada en la estupidez humana, disgregarán este problema estructural en eventos representados como inconexos, para que cada accidente ecológico sea percibido como una inundación aquí, un incendio forestal allá, una sequía acullá.

Y el capitalismo nos embiste en medio de una crisis que pudiera matarlo si no nos mata.

Mientras, los autos están cada vez más cerca.

roberto.hernandez.montoya@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3342 veces.



Roberto Hernández Montoya

Licenciado en Letras y presunto humorista. Actual presidente del CELARG y moderador del programa "Los Robertos" denominado "Comos Ustedes Pueden Ver" por sus moderadores, el cual se transmite por RNV y VTV.

 roberto.hernandez.montoya@gmail.com      @rhm1947

Visite el perfil de Roberto Hernández Montoya para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roberto Hernández Montoya

Roberto Hernández Montoya

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Internacionales



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a95996.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO