De la Doctrina Monroe, a Punta del Este y el Plan México

1. Los Estados Unidos, para transformarse en el más brutal imperialismo de la historia, tuvo que valerse de un sin número de proyectos, intervenciones militares y planes. Nada le cayó del cielo. Antes de 1620 (cuando inició la colonización de territorios) tuvo que asesinar a tribus de indios iroqueses, cheyenes, comanches, apaches. Originalmente, de un pequeño territorio del este, aprovechando el trabajo esclavo de los negros, avanzó hacia el oeste arrasando todo lo que se oponía a su ambición voraz. Cuando Inglaterra reconoció en 1783 la independencia de las 13 colonias (aunque sólo tenía 3.5 millones de habitantes) ya era un país con gran ambición de poder. Se había fortalecido tanto que a principios del siglo XIX ya pudo forzar la compra de Louisiana a Francia, de Florida a España y de Alaska a Rusia. Podía disputar territorios y comercio con Europa, incluso enfrentarla con éxito. Desde entonces dirigió sus pasos a la dominación mundial.

2. En 1822 el gobierno yanqui resolvió que ningún gobierno europeo tenía el derecho de intervenir en América, porque este continente debía ser libre para solucionar problemas sin intervención extranjera. Entonces, preparándose para engullir a toda la región, planteó triunfalmente: “América para los americanos”. Desde esos años EEUU comenzó a agrandar su territorio con invasiones, amenazas y presiones. México tuvo que entregarle más de la mitad de su antiguo territorio para luego convertirlo en un país sumiso a sus intereses. Lo mismo sucedió en Cuba al imponerle EEUU la enmienda Platt a su Constitución en 1901 dando paso a la creación de la Base militar yanqui de Guantánamo. Un enclave de 116 kilómetros cuadrados que pertenece al territorio cubano pero controlado por los EEUU. Actualmente es un campo de concentración militar donde los seres humanos presos se les tratan como animales de carga.

3. Ese año de 1961, a escasos tres meses de asumir la Presidencia, Kennedy, ante los cancilleres de América, puso en marcha la llamada “Alianza para el Progreso” como un programa multimillonario de ayuda con el que pensaba derrotar a Cuba. Anunció que era “un Plan de 10 años para las Américas para trasformar la década de los sesenta en una década democrática y suprimir la tiranía en el hemisferio” (pero EEUU apoyaba a los dictadores Strossner, Trujillo, Gomosa, Idígoras, Prado) Se aprobaron 500 millones de dólares como primer paso. Pero, no había pasado un mes cuando, el 21 de abril, el mismo Kennedy y la CIA organizaron la invasión a Playa Girón, Cuba, con el fin de derrocar y asesinar a Fidel Castro. Ese fue el muy “popular y simpático” presidente que usó a su mujer como símbolo sexual pero que no iba a durar con vida mucho, porque en noviembre de 1963 sería asesinado por los mismos matones de la CIA yanqui.

4. Más adelante, en agosto de 1961, en la reunión de la OEA, (en Punta del Este, Uruguay) EEUU obligó a todos los países de América (con la gloriosa excepción de México) a romper relaciones con Cuba por haberse proclamado socialista. La revista mexicana “Política” envió a Jorge Carrión y a Carlos Fuentes como representantes. Carrión escribió: “Fracasada la maniobra del correo peruano de EEUU, Manuel Prado, no hubo otro remedio que acudir al correo colombiano, Lleras Camargo. El primero invocaba la Carta de Bogotá; no se podía con ese instrumento enjuiciar a Cuba. El segundo acudió al Pacto de Asistencia Recíproca firmado en Río de Janeiro… y con ello se amafió que es galana muestra de lo que entienden los campeones de la democracia representativa como tal”. Punta de Este fue la puntilla de la OEA contra Cuba; demostró la OEA su carácter de departamento de colonias de los EEUU.

5. Ahora nuevamente el gobierno de los Estado Unidos organiza un plan dual: por un lado obliga a firmar un Tratado de Libre Comercio, busca imponer un Plan Puebla Panamá y una Alianza para el Libre Comercio de las América (ALCA) que parece que le han fracasado porque los pueblos (hace unos días Costa Rica) lo han rechazado en las calles. Pero como una especie de revancha por la no aceptación de sus planes impone un Plan Colombia, un Plan México y quien sabe en cuantos otros países, para ayudarlos a reprimir y asesinar a sus pueblos con el pretexto del combate contra el narcotráfico. A Colombia la llenaron de soldados yanquis desde hace diez años pretextando luchar contra el narcotráfico cuando en realidad buscan destruir la guerrilla inventando que está plenamente ligada a los narcotraficantes. En México no participará el ejército, parece que les bastará el ejército mexicano bien armado y asesorado por los EEUU.

6. El Plan México, señala el presidente usurpador Calderón y los jefes del ejército mexicano, no contempla la participación del ejército de los EEUU en territorio nacional. La realidad es que no será necesario porque se han inventado métodos mucho más modernos para acabar con los narcotraficantes y las bandas armadas sin necesidad de violar la soberanía de las naciones. Señalan los asesores de la CIA que para los EEUU todo es muy fácil cuando se cuenta con gobiernos como el de Colombia y México que son muy afines con los intereses gringos. Es muy sencillo cuando los jefes del ejército están supeditados al financiamiento y a las órdenes de quien paga. No debe olvidarse que en América Latina miles de los más altos jefes militares han estudiado en las escuelas de las Américas. Todos los años se imparten asesorías para que la alta jerarquía de los ejércitos pueda ejecutar las estrategias y las tácticas necesarias en cada país.

7. En el Pentágono (donde se concentra la policía yanqui) se han registrado grupos, personajes, nombres, domicilios, planos y demás datos indispensables para controlar cualquier situación en cualquier país. Los EEUU no necesitan intervenir de manera directa; lo hacen por medio de los miles de agentes que tienen en embajadas y consulados de cada país. Por intervenir en Puerto Rico, Panamá, Guatemala, Dominicana, Chile, Nicaragua, Haití, etcétera, dicen que aunque los EEUU perdieron mucho prestigio, obtuvieron el control político, económico y el respeto. Se les conoce como policía mundial, como país imperialista o invasor, pero dicen que han evitado que el comunismo se adueñe del mundo. Que en cada nación invadida han contado siempre con el apoyo, incluso con la petición expresa, del gobierno y de los altos jefes militares, casi todos entrenados en los EEUU o en varias de escuelas militares que funcionan en distintos países.

8. Hace unos días se publicó que las guerrillas colombianas (FARC) se encargaban de financiar al narcotráfico mexicano o que las guerrillas mexicanas eran financiadas por el narcotráfico colombiano. Para los fines de los gobierno de Colombia y México, así como para los EEUU, es igual narcotráfico, guerrilla, terrorismo, comunismo, rebeldía, oposición; todo es lo mismo. Sin embargo en México la realidad es totalmente distinta: el narcotráfico, como se ha demostrado claramente, ha penetrado profundamente en el gobierno nacional y en el ejército mexicano (son muchos los altos militares del ejército que han sido encarcelados con suficientes pruebas) Las investigaciones al expresidente Fox y a sus familiares (acusados de usar dinero del narcotráfico) no han llegado a su fin, ni llegarán, porque a empresarios y clase política no les conviene llegar al fondo. Los medios de información callan porque al parecer también están implicados.

pedroe@cablered.net.mx


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4403 veces.



Pedro Echeverría V.


Visite el perfil de Pedro Echeverría para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Echeverría

Pedro Echeverría

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a42441.htmlCd0NV CAC = Y co = US