Peor de lo que pensábamos, mucho peor

En geopolítica no hay movimientos desvinculados. Hoy sacuden al mundo distintos conflictos, y todos están entrelazados. La guerra entre Ucrania (en verdad Occidente) y Rusia, la masacre que comete el estado de Israel en Palestina, y el conflicto venezolano-guyanés por el Esequibo, por ejemplo, se entrecruzan debido a los intereses en juego.

La guerra entre Occidente (OTAN) y Rusia no ha salido como los primeros esperaban, las sanciones dispuestas a esta última no han surtido efecto, llevando a que cada vez sea más difícil a Estados Unidos enviar nuevos paquetes de ayuda a Ucrania, a la vez que varios países de Europa se cuestionen la viabilidad de una ya improbable victoria del ejército ucraniano. El genocidio que comete el estado de Israel en Palestina, a su vez, ha desviado no solo la atención mundial de la guerra en Ucrania, sino recursos militares y económicos.

Estados Unidos, que se hizo con los mercados petroleros y gasíferos de Europa, ahora, ante el fracaso en Ucrania y el recorte de producción de petróleo por parte de la OPEP más Rusia, está necesitado de crudo para estabilizar su precio, ya que si no lo hace, se dispararán aún más los precios de los combustibles no solo en su territorio, sino en el europeo. Claro está, ante esta situación, ya surge la posibilidad de que Occidente vuelva a mirar a Rusia como seguro proveedor de petróleo y gas baratos, lo cual pone los nervios de punta al Hegemón, que logró una de sus metas al desvincular a los países europeos de Rusia.

Aquí es donde entran Venezuela, Guyana y el Esequibo. Antes de las sanciones, Venezuela proveía el treinta por ciento del petróleo que necesita Estados Unidos, y ahora, por lo antes dicho (sobre todo por el acuerdo alcanzado en la OPEP más Rusia) éste último tiene que sacar de donde sea el petróleo necesario para mantener sus reservas y evitar el alza del precio de los hidrocarburos. El Esequibo puede convertirse, entonces, en el sitio de donde Estados Unidos obtenga ese treinta por ciento de petróleo que antes salía de Venezuela. De ahí, que el Comando Sur haya hecho ejercicios militares conjuntos con Guyana, y es de ahí también, que proviene toda la bravuconería del presidente guyanés, que se siente "guapo y apoyado".

Como vemos, la situación geopolítica rota alrededor de los intereses de varias naciones, pero es Estados Unidos quien se ve con mayor apuro, recordemos que el año entrante hay elecciones en ese país, y una subida de precios en general influiría mucho en los resultados de las mismas (sabemos que, al subir el precio de los combustibles, suben todos los precios). El país del norte, seguramente va a consolidar su presencia en Guyana, donde ya tiene una base militar, para mantener a "raya" las iniciativas que pueda tomar Venezuela en relación al Esequibo.

Por último, y hasta la redacción de esta nota, Venezuela no ha liberado a los ciudadanos estadounidenses presos en su territorio, ni ha cedido al chantaje que involucra habilitar a aquellos políticos (principalmente a María Corina Machado) que se encuentran en estado de no poder participar en las elecciones para presidente del año que viene. Ante esto, nuevamente, Estados Unidos recurre a la amenaza, y señala que volverá a imponer las sanciones que ha relajado a Venezuela. Es poco probable, que con la necesidad de petróleo que tienen, Estados Unidos haga lo que dicen sus amenazas, ya que aún teniendo bajo control los recursos del Esequibo, las operaciones de exploración y extracción de gas y crudo llevan tiempo (a pesar de que vienen sacando petróleo desde el año 2014 de esa zona, pero no el suficiente). Podemos esperar cualquier cosa de Estados Unidos, aunque nada bueno. Sus gobernantes han dicho, sin rubor alguno, que la guerra en Ucrania los ha favorecido económicamente y que a raíz de ella se han creado puestos de trabajo y se han recibido empresas que antes funcionaban en Europa. Es decir, su economía, sigue dependiendo de la sangre, las invasiones y la rapiña.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2353 veces.



José Miguel González Villalobos

Abogado, Magíster Scientiarum en Derecho Procesal Civil, Cristiano, Bilingüe, con baja tolerancia a la estupidez. Entrenador personal.

 miguelvillalobos9@hotmail.com      @jomigovi

Visite el perfil de José Miguel González Villalobos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas