Leyendo lo acontecido en Barinas. ¿Qué depara el futuro? ¿Cómo y con quién abordar al imperialismo?

Según las cifras del CNE, dadas con anticipación a las elecciones de ayer domingo, 9 de enero, el número de ciudadanos con derecho a votar es de 607.646.

Por las cifras que se conocen, ejerció ese derecho una cantidad de ciudadanos ligeramente inferior al 50%. Es decir, más de la mitad de los potenciales votantes se abstuvieron. No es entonces osado ni tremendista decir que ganó la abstención y que, una vez más, la polarización salió derrotada.

Si nos guiamos por la pura simbología y los antecedentes, dado que en los debates electorales que se dan en Venezuela, los candidatos y sus comandos poco o ningún interés ponen en exponer programas o simples ideas, sino se limitan en algo así como "hay que votar contra esos carajos", uno podría decir que salió derrotado el candidato del gobierno y ganó un opositor que ha estado ligado a los grupos de la extrema derecha y, en consecuencia, a quienes aquí hacen de portavoces de los gobiernos de Estados Unidos.

Pero esto último pudiera ser como dije, pura simbología. Puesto que pudiera ser, visto de otra manera, tomando en cuenta el nivel de abstención, el resultado de la polarización derivada de la impronta de los tiempos de Chávez, esa como explosión que dispersó a los venezolanos en una carrera de como "sálvese quien pueda! Donde cada quien se refugió donde pudo o le convino, como que adecos y copeyanos de toda la vida, simples militantes o votantes y hasta cuadros medios se plegaron al barinés y gente de la izquierda apareció haciendo causa común con una nueva dirigencia de la derecha que asumió los roles que, en gran medida, antes desempeñaban gente de los partidos ya nombrados.

En este caso, no es válido decir, como tampoco lo fue el 21-11-2021, que tal nivel de abstención es normal, dado se trató de "una elección regional que, usualmente, despierta poca atención".

Lo anterior pierde validez si tomamos en cuenta varios factores.

1.- Se trata de la repetición de un acto por una infeliz decisión del TSJ, organismo que optó por invalidar tardíamente, ya conocido los resultados, la candidatura de quien resultó ganador. Y fue "infeliz" aquella decisión, no sólo por lo que ya dijimos, lo tardío, sabiéndolo ganador y porque participó en ese evento, con la anuencia del CNE, dado un acto de habilitación del presidente, con el interés de abrirle espacio a la oposición de la cual forma parte ese ciudadano, con el interés de debilitar y aislar a la extrema derecha golpista.

Ese inhabilitar a un candidato ya casi reconocido como ganador, un acto no muy respetable, pudo convertirse en un acicate, entusiasmo y hasta despertar un "deseo de venganza" entre el mundo opositor, tanto que no sólo de nuevo fue derrotada la propuesta oficialista, sino que con un margen superior al anterior.

Por eso mismo, cuando el TSJ tomó aquella "triste" decisión, dejando muy mal parado al CNE, escribimos un artículo donde dijimos, "no me defiendas compadre", en el cual sostuvimos que el alto órgano judicial, intentado quedar bien con el gobierno, le había hecho un gran daño, como el defensor de Cantinflas.

https://www.aporrea.org/actualidad/a308018.html

En ese artículo, entre otras cosas dijimos, "Alguien en el TSJ, aprovechando lo dudoso del resultado, desempolvó un asunto del archivo, puesto allí por el nuevo rumbo que tomaba la política y el deseo mismo del gobierno de abrirse espacios y darle oportunidad a quienes intentan insertarse en la legalidad, creyendo que con eso ayudaba al gobierno a curar la honda herida recibida en Barinas, consultó con otros y todos terminaron asumiendo el asunto como el abogado defensor de Cantinflas en la película mencionada."

Pero también dijimos, previendo lo que acaba de suceder y podría dar fundamentos para asuntos posteriores si no se rectifica a tiempo, revisa la coyuntura, las apetencias imperialistas y la correlación de fuerza que, pudiera tomar otro carácter si se hacen revisiones y ajustes sin desdeñar la realidad y no atendiendo a los sueños o la borrachera que obnubila y "engrandece", que "Es posible, uno está obligado a creerlo, que los del TSJ sepan mucho de derecho, por algo están allí, y uno de eso nada sabe, pero sin duda, políticamente hablando, han cometido un garrafal error y le hacen daño al gobierno, pese hayan pensado lo contrario."

2.-Para el gobierno y la oposición misma, los resultados de Barinas, tienen mucho de simbólico. Revisando hoy mismo los medios que informan sobre esas elecciones, hallé titulares que dicen "la oposición ganó en el bastión del chavismo".

Bastión tiene muchos significados. Elecciones anteriores y particularmente la del 21-11 mostraron que, cuantitativamente hablando, Barinas no era eso para el gobierno. Allí el respaldo al gobierno había venido siendo inferior a otras entidades.

Pero es cierto que tiene un significado muy simbólico, por ser esa la tierra de nacimiento y amores del comandante Chávez. Y porque en esa entidad, desde 1999, sus familiares han ejercido directamente el poder.

3.- La repetición de las elecciones en Barinas tomó una importancia inusitada por los elementos antes citados y por algo que dijimos antes en el artículo mencionado, como que "Estos del TSJ pudieron creer que el "triunfo" alcanzado por el gobierno de Maduro en estas elecciones del 21-11, al margen de las cifras y el color del mapa, quedaría totalmente anulado por lo sucedido en Barinas."

Tanta importancia se le dio a ese evento que, la oposición toda, salvo la representada en Claudio Fermín, halló en eso una oportunidad particular, casi única, para unirse y esto, muy particularmente, pudiera servir como un estímulo para que se "encuentren", quienes están separados por razones profundas y contradicciones hasta insalvables, pero unidos en el odio o rabia contra quienes por sectarismo, escasa y estrecha visión, se manejan y comportan pésimo y hasta injustificadamente con quienes, por muchas y hondas razones, pudieran ser sus aliados. Como también persisten en banalizar asuntos de tanta trascendencia como lo relativo a los intereses y viejas conquistas de los trabajadores.

4.- El despliegue realizado por las fuerzas en pugna, que incluye la inhabilitación previa de nuevos candidatos, hasta los del PCV y que el gobierno haya desdeñado cualquier candidato del hacer política en la entidad y optado por Jorge Arreaza, quien en los últimos años ha venido ocupándose de asuntos de muy alto nivel, intentando buscar el equilibrio perdido en las relaciones con la familia Chávez, demuestran la enorme importancia que ambos bandos dieron a esas elecciones.

Por todo esto, no es valedero de parte y parte, desdeñar la elevada abstención con el estereotipo de "se trató de unas simples elecciones regionales" y eso basta para explicar los pobres resultados.

Es decir, la abstención en Barinas, es la misma de toda Venezuela en estos últimos eventos electorales, desde la muerte del presidente Chávez y nada se gana con banalizarla.

Lo acontecido en Barinas es lo mismo que está sucediendo en Venezuela toda. Una enorme cantidad de venezolanos no se siente atraída por el discurso opositor que no se hace eco de las necesidades populares, de la tragedia de los trabajadores de diferentes niveles, desde los más altos hasta los más bajos, cuyos salarios son denigrantes, por demás injustos e irrespetuosos. A ese universo de políticos de la derecha, por razones de clase, por los grupos que los dirigen y financian, las calamidades populares nunca les han interesado ni interesan y además su comportamiento, visiones tácticas y estratégicas están ligadas al capital internacional, por asunto clasista y hasta motivos por los cuales incursionan en la política, el dinero y el bienestar personal. Y dejamos para el final de este particular balance, el desdeño de ese universo de la dirigencia política por la legalidad, la paz y el persistente empeño de imponerse por la violencia.

Pero tampoco puede atraerle un gobierno que, por las razones que sean, por muy pragmáticas y nobles que sus componentes las crean, condenan a los trabajadores venezolanos a la miseria y la mendicidad. Eso de los salarios congelados, usar bonos para negar derechos laborales, como prestaciones, aguinaldos, vacaciones; la ilegalidad de dejar sin validez contratos de trabajo y negar ese derecho de ahora en adelante, ausencia de servicios de salud eficientes y la lista interminable de calamidades que es valedera y está pasando su cuenta al gobierno en el país todo.

No basta declararse antiimperialista, gritarlo y hasta aparecer en el escenario mundial haciendo causa común con quienes luchan contra la agresión imperial de EEUU para hacer honor a nivel nacional, mientras se le sirve al capital y hasta se le hacen lisonjas, señas, como garantizarle salarios de miseria.

Hay pues un amplísimo espacio que se abstiene, pudiera seguir haciéndolo y ser ganado por un bando u otro según sus políticas. Como que quienes gobiernan, si toman conciencia de su rol, reajustan sus políticas económicas, rehacen sus relaciones con potenciales aliados, que siguen siéndolo y no de la derecha, pues somos más los patriotas, nacionalistas, democráticos, defensores del salario y derechos todos de los trabajadores y la gente, que quienes sirven exclusiva y servilmente al capital, particularmente al internacional.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1838 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com      @elidamas

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI