¿Qué debe hacer el Alto Mando Político y Militar de la revolución ante el escenario y las nuevas fases de la agresión contra Venezuela?

Tenía pensado realizar una segunda entrega referida al tema del Guri o el posible despliegue de las operaciones por parte de grupos de operaciones especiales de países extranjeros, pero no seré yo el que devele la estrategia del Gobierno Bolivariano, y del estado de las investigaciones concernientes a la acción terrorista que dejó sin energía eléctrica a más del 80% de la geografía nacional, afectando a simpatizantes del actual gobierno y a sus opositores. Pero si asumiré las veces que sean necesarias, y cuando el momento así lo exija, el develar y desenmascarar la estrategia de los enemigos de la patria donde nací.

El día sábado 9 de marzo de 2019, en el marco de las movilizaciones realizadas en Caracas por parte de los factores que apoyan al Gobierno bolivariano de Nicolás Maduro, y de la oposición liderados por Juan Guaidó, ambos delinearon líneas de acción que pueden definir el curso de los acontecimientos en los días por venir.

Como un primer dato a considerar en el análisis, es que Guaidó realizó su acto en la avenida Victoria, o avenida Nueva Granada de Caracas, ubicada en el municipio bolivariano Libertador de la ciudad de Caracas. Si bien dicha actividad se da en una parroquia opositora como lo es San Pedro, sin embargo se da en un sector que sería relativamente más fácil su desplazamiento hacia el centro de la capital de la República, y por ende del poder político, si se compara con lo acaecido el 11 de abril de 2002, cuando aquella multitudinaria movilización de la oposición (dicen que recordar es vivir) se desvió de Chuao, recorrió un importante trecho de la autopista Francisco Fajardo, avenida Bolívar, y pretendió llegar al Palacio de Miraflores. La única marcha de la oposición que llegó lo más cerca al centro de Caracas, si hacemos un poco de memoria.

Las palabras de Guaidó al nombrar al presidente Maduro revelan el nivel de desconcierto y desespero por parte de la oposición y el jalón de orejas que Pence le propinó en Bogotá. No obstante, ese desespero y esta prolongación en el tiempo por el no derrocamiento al Primer Mandatario Nacional, confirma la psicopatía del pretendido "presidente interino", lo que lo hace más peligroso de cara a los planes injerencistas contra el país.

Y no por él precisamente o por tener algún tipo de capacidad para comprometer al actual gobierno, sino por los factores externos que andan respaldándolo.

Las líneas delineadas por Guaidó las resumiría en dos: la de su visita a todos los estados de la geografía nacional para ir preparando una gran concentración hacia la ciudad de Caracas (¿reedición de otro 11 de abril? Creo que algo se mencionó párrafos más arriba) y que la "aplicación del artículo 187 numeral 11 de la Constitución se hará a su debido momento".

Con respecto a este último ítem, ya realizamos los correspondientes análisis. Sólo le agregaría que no se puede atentar contra el principio de interpretación integral del texto constitucional, puesto que el permitir el empleo de una misión militar de EEUU como lo desea Guaidó y algunos habitantes del país, es atentar y barrer con los primeros siete artículos de la Carta Magna, referidos a los principios que rigen a la misma, y tres de ellos son la integridad territorial, la independencia y la soberanía del Estado- Nación venezolano.

El Presidente de la República Bolivariana de Venezuela y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, Nicolás Maduro Moros, también delineó e instruyó algunas líneas de cara a afrontar y enfrentar el actual y complejo momento político en el país. Sin embargo, desde mi modesto y humilde punto de vista, se deben hacer mayores recomendaciones, y ser parte de las soluciones, a fin de confinar y derrotar los planes y amenazas que se ciernen en estos momentos sobre nuestro país.

Se trata pues, de que seamos parte de las soluciones, y no de traer más problemas, y de contribuir y de formular, una serie de sugerencias y recomendaciones, las que obviamente podamos hacer por esta vía.

Ciertamente había pensado inicialmente titular lo que debería hacer el Presidente Nicolás Maduro ante el escenario y las nuevas fases de la agresión de Venezuela. No obstante, Maduro no es el único que debe accionar y tomar medidas, porque como lo expresa un adagio popular: "Un solo palo no hace montaña", y cada instancia del Estado venezolano debe hacer su parte.

Además, nuestro modelo político posee un sistema de pesos y contrapesos, los cuales también deben ser implementados y usados para proteger a la población, alfa, omega y razón de ser del Estado democrático y social, de Derecho y de Justicia, que estamos construyendo.

He aquí algunas modestas sugerencias:

1.- La inmediata convocatoria del Consejo de Defensa de la Nación, y darle el carácter permanente a las sesiones del mismo, en virtud de las graves amenazas contra la paz, la soberanía y estabilidad política y democrática de la Nación.

2.- Llamado al diálogo de manera amplia y sin limitaciones a todos los sectores del país. No solamente se debe llamar a la mesa a los sectores de la oposición (incluso los potencialmente fascistas) sino con aquellos sectores del chavismo que se encuentran descontentos con algunas ejecutorias en la actual gestión gubernamental, pero que sobre todo, plantean soluciones políticas, sociales, económicas, jurídicas para superar y sortear las actuales problemáticas que afronta el país.

3.- Que el Ministerio Público acelere las investigaciones, conjuntamente con el Tribunal Supremo de Justicia, para lograr la inmediata aprehensión de Juan Guaidó por el concurso de delitos en el que se encuentra inmerso (de ello me he referido en artículos anteriores). La paz en el país se debe garantizar con el pleno ejercicio de los derechos para todos y todas, pero sin impunidad para nadie.

4.- Exigir e impulsar las correspondientes acciones de carácter jurídico para procesar no solamente a Juan Guaidó, sino a aquellos dirigentes políticos y parlamentarios de la Asamblea Nacional, por el delito de traición a la patria y la destrucción de la forma republicana que nos hemos dado los venezolanos y venezolanas, de acuerdo a las disposiciones del Código Penal venezolano vigente.

5.- Que la Asamblea Nacional Constituyente proceda de manera inmediata, y previa las consideraciones y evaluaciones políticas correspondientes, a disolver la actual Asamblea Nacional, y proceda a la convocatoria de nuevas elecciones para elegir los y las integrantes del Parlamento Nacional lo antes posible.

6.- Que se decrete la nacionalización del comercio y la banca de este país.

7.- Que conforme un Estado Mayor conformado por el ministro del Poder Popular para la Energía Eléctrica, Ministro del Poder Popular para las Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Ministro del Poder Popular para la Defensa, Ministro del Poder Popular para la Comunicación e Información y el Comando Estratégico Operacional (CEOFANB), para atender y solventar la problemática de este sector y le dé tratamiento como un asunto de seguridad y defensa de la Nación.

Son sólo algunas modestas sugerencias, aparte de las ya acordadas y anunciadas por el Presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, para hacer frente a la actual ofensiva de agresión, que despliegan los enemigos de la Patria contra el país.

¡Leales siempre! ¡Traidores Nunca!

Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen.

¡Independencia y Patria Socialista!

¡Viviremos y Venceremos!

¡Hasta la Victoria Siempre!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1771 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a276881.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO