El Nock out de Maduro a Obama

Ahora resulta que los escuálidos, crónicos y metásticos, que calificaban de bobolongo a Maduro tendrán que atragantarse con el Nock out que el Presidente Obrero le infringió al Sidney Poitier del siglo XXI (Barak Obama, en la Cumbre de Panamá. Más de 100 países del mundo entero rechazaron el decreto injerencista de Gringolandia. Y si en el seno de esa Cumbre se hubiere sometido a votación ese decreto el resultado hubiese sido una soberana paliza. De vaina habrían votado a favor de EEUU, Canadá, México, Paraguay, Perú. El rechazo de los mandatarios de la América Latina y Caribeña hacia el señalamiento de Venezuela como una amenaza para USA hecha por el Tío Tom, fue unánime.

Decía Maduro, en su programa de este martes, que el tercer punto de la agenda fue el caso del decreto injerencista de Obama, en donde todos los presidentes asistentes le pidieron al presidente estadounidense de manera unánime la derogación de esa determinación. Una de las fallas cancerígenas" de la Oligarquía doméstica e internacional ha sido menospreciar hasta la saciedad, primero, a Chávez, y, después a Maduro. Se pudiera decir que ese menosprecio enfermizo ha sido la espita que disparó el sentimiento de amor e identificación del pueblo venezolano hacía la Revolución Bolivariana de Venezuela, hacía Chávez, hacía Maduro.

Pero retomando el tema central de estos garabatos. Diremos que Maduro en estos dos años de gobierno ha demostrado ser un hombre de ideas revolucionarias y de cambio firmes. Que tiene guáramo: Ha derrotado guarimbas, La salida y ha abortado dos golpes de estado. Ninguno de los que se dicen ser líderes del pueblo opositor hubiese aguantado la mecha que ha tenido que aguantar y soportar antes, Chávez y, ahora, Maduro. Bueno, hubiesen agarrado pista en un santiamén.

En Panamá Maduro se graduó de estadista. Mostró que no es ningún improvisado. Qué es un hombre curtido y preparado para grandes batallas. No en balde anda en esas luchas desde que era un adolescente. Los archivos fotográficos así lo evidencian. Acaso seis años de cancillería son conchas de ajos. Ha sido tan impactante el coñazo dado por Maduro al Imperio que La Canalla mediática doméstica e internacional, ha tratado, infructuosamente de ridiculizarlo. Pero no se puede tapar el sol con un dedo. De plano. La visita del Presidente Maduro al barrio El Chorrillo echó por tierra estrepitosamente la matriz de dictador que ésta le ha querido sembrar pues en lugar de recibir reprimendas de la gente lo que recibió fue miles de muestras de amor.

La Cumbre de Panamá es el clímax del liderazgo nacional e internacional de Maduro y la consolidación del PSUV y el Polo Patriótico como primera fuerza política de Venezuela.

Los escuálidos"ingenuos" desde que Maduro fue escogido por el Comandante eterno como su sustituto, quisieron descalificarlo reconociendo virtudes de liderazgo de Chávez que nunca en su puta y perrísima vida le reconocieron en vida. Es cierto Maduro no es Chávez. Pero él representa al "Chávez somos todo". Chávez es un sentimiento de amor poderosísimo que impulso a Maduro y al soberano a derrotar al Imperio nacional e internacionalmente. Sino hubiere sido así, después del decreto injerencista de Obama, ipso facto USA hubiere sentenciado el bloqueo económico de nuestra patria. Pero Obama arrugó, reculo, ante el apoyo mundial a Venezuela y las más de 10 millones de firmas. Tanto que después Mandó a Shannon a pedirle cacao a Delcy. Y después reconoció que Venezuela no era ninguna amenaza para la seguridad interna y externa de EEUU.

A los escuálidos se les olvidó que Maduro fue seis años de canciller y que durante todo ese tiempo a base de talento, humildad, disciplina y humildad, sembró un mundo de amistades, que, una vez más, le mostraron aprecio, estimación y consideración, de la misma manera que lo hicieron en las exequias de Chávez, cuando 50 jefes de estado y Primeros Ministros nos acompañaron en tan doloroso momento.

TINTERO DE ORO

Muy acertada la participación de José Vicente Rangel en el programa de Maduro cuando expresó, palabras más palabras menos, que Venezuela, por el apoyo mundial de rechazo al decreto injerencista de Obama y la respuesta masiva a la convocatoria de firmas rechazando el infame decreto ahora puede negociar con fuerza. También cuando aseguró que Obama lució disperso y minimizado cuando se pronunció por el soslayo a la historia porque no puede justificarla y porque se dio cuenta que la América Latina y Caribeña se cansó de ser el patio trasero de Gringolandia



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1991 veces.



Américo Hernández


Visite el perfil de Américo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /tiburon/a206186.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO