Congreso del PSUV y amenaza imperial

Son cientos de miles los ciudadanos venezolanos, seguramente millones, compatriotas y camaradas, quienes desde hace algunas semanas acataron el llamado de la Dirección Nacional del Partido Socialista Unido de Venezuela, PSUV, y se instalaron en sus espacios comunales para comenzar a debatir los materiales y tesis del III Congreso que culminará el 28 de julio, fecha del nacimiento del líder Supremo de la Revolución Bolivariana, nuestro inolvidable Hugo Chávez.

Da gusto ver la manera disciplinada y conciente de quienes integran las UBCH, direcciones parroquiales y estadales, frentes y colectivos sociales concentrados en la labor de un proceso que indudablemente es estrictamente formativo en lo político e ideológico. Reuniones que generan procesos críticos y autocríticos porque quienes allí asisten no son ajenos a la realidad que viven sus comunidades, el país y la diaria amenaza desde el exterior, especialmente desde los Estados Unidos.

La trascendencia del III Congreso del PSUV se verá y sentirá en los próximos años, cuando logremos superar el cuadro de encrespamiento sociopolítico que vivimos actualmente. Y colateral a cuanto sucede en el principal partido de la Revolución Bolivariana, comencemos a sentir rasgos, evidencias y motivaciones palpables de una oposición que comience a entender algunos elementos de modernidad o contemporaneidad en la convivencia social.

Esto quiere decir que las diferencias políticas, las aspiraciones de poder y la construcción de las sociedades deseables se diriman en el marco de los preceptos, leyes y el juego que ésta o cualquier sociedad se ha dado con autoderminación y plena libertad. Estamos hablando en nuestro caso de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Bien bueno que la militancia del PSUV ha entrado en entusiasta y aleccionadora discusión en este momento que vive la Revolución Bolivariana. Coyuntura caracterizada por unos partidos y grupos de oposición anarquizados, aferrados a la salida anticonstitucional y unidos, definitivamente, por el foquismo anárquico y el lastre del odio, que los consume dada día más, al desear a trote y moche una invasión extranjera que los coloque en un poder y gobierno que no han podido lograr por la vía electoral.

Ahora, ante tantas evidencias de nexos, relaciones, solicitudes, antesalas y ruegos para que nos invadan ya, por parte de la oposición que tenemos, cobra importancia el llamado al III Congreso por sus efectos organizativos y de clarificación político-ideológico, que indudablemente vienen a conformar una plataforma de respuesta a las prácticas desestabilizadoras internas, a la guerra económica y mediática y a las constantes amenazas y discursos injerencistas de la llamada Casa Blanca de los Estados Unidos y su dirección guerrerista. ¡Bienvenida la discusión hacia el III Congreso del PSUV!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1674 veces.



Juan Azocar


Visite el perfil de Juan Azócar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas