Ciudad Guayana bajo las garras de la especulación

La hiperinflación unida a la especulación son fuerzas demoledoras que carcomen los bolsillos y el bienestar de los venezolanos. El Estado burgues quedo desarmado para contener ese tsunami torrencial. Ojala el gobierno estadal junto con el municipal, vinculados a organismos como la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconomicos (SUNDEE); el Poder Popular organizado, el Ministerio del Poder Popular del Comercio Nacional, la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODDI). Tomen las calle y hagan entrar por el aro a los hambreadores del pueblo. Con la paralización de las empresas básicas de Guayana; la CVG mando a sus casas mediante un paro forzoso a un ejército de trabajadores; muchos de ellos son profesionales valiosos que pueden ser enviados a cumplir con ese plan fiscalizador de precios

Aumenta el dólar y detrás viene como una maquina demoledora el zarpazo especulador. El pueblo ha soportado todo esto con mucho estoicismo y continuara resistiendo. Sabe muy bien que estamos bajo el asedio del imperio más grande de la tierra y no va dejar de atacar a nuestro país hasta tanto no pose su planta insolente en nuestra patria o dejemos de transitar hacia un modelo de igualdad y justicia social.

Con el bono del medio petro pudimos apreciar casi impertérrito; como al hacerse efectivo en algunos de los negocios autorizados, en los últimos días del mes de diciembre del 2019, habían incrementado el valor de los artículos en un 30% y 40%; además jugaban con una fulana comisión por la utilización como fórmula de pago al petro; que si no se la aplicaban al precio del bien se la cobraban aparte. Paulatinamente el gobierno nacional ha venido otorgando bonos a la ciudadanía para amortiguar el costo de la vida. Ya por ejemplo incrementaron el monto del salario mínimo y el de las pensiones. Todos estos beneficios y aumentos son utilizados para los espoliadores del pueblo para subirle el precio de los artículos. Estamos a expensas de las pautas que nos dicta la burguesía y sus mafias y lo hace sin ningún impedimento; ajusta los precios y los servicios, en la misma proporción y velocidad que lo hace el dólar. Hay que reconocer que no existe ni voluntad, ni capacidad política para contrarrestar la arremetida. Acabo de leer que en Yaracuy lanzaron a la calle a funcionarios del SUNDEE a aplicar la Ley Orgánica de Precios Justos; lo mismo en Portuguesa y Falcon: Pasara esto en el estado Bolívar. Amanecerá y veremos



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1055 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social


Revise artículos similares en la sección:
Economía