Luis Caldera "venite pa' Maracaibo"

Quisiera pensar que tiene sentido y arrojará resultados positivos la designación de Luis Caldera al frente de la Organización del PSUV en Maracaibo. Entre otras cosas, aunque haya pasado mucho tiempo de aquel entonces, fue uno de los primeros que con éxito pudo revelarse ante quienes se consideraban los verdaderos "papaupas" del poder, en tiempos que nuestro andar era algo ciertamente incauto, y eran precisamente los que determinaban bajo sus acomodaticios intereses quienes en el chavismo (V República) debían ser los "ungidos" ha representarnos en unos procesos electorales donde el "portaaviones" Chávez ponía a ganar a cualquiera que pudiera tener neuronas suficientes para recitar de memoria el "Uh, ha, Chávez no se va". De hecho, convendría decir, fue solo a partir de la tarjeta de un partido aliado (Podemos) como logró la hazaña, para aquel entonces, electoralmente asombrosa. Es uno de los pocos que se ha mantenido consecuente con su electorado, con su militancia y con la Revolución. Uno de los pocos que logró salir airoso y "seco" del "tsunami" del 6D (que ya es suficiente decir).

Con este historial, al camarada Luis Caldera, no le queda más remedio que venir ha demostrar lo que con el sudor en la "frente" ha logrado. Posee reconocimiento y respeto a nivel nacional, suficiente liderazgo que le será de mucho provecho para, más que sortear, enfrentar algunos "entuertos" que seguro amenazarán con hacer de su presencia y disposición, un mero y provinciano "objeto" decorativo. La inercia y poder que han logrado sumar estos "entuertos" no en balde han ocasionado que la oportunidad de la mayoría de los candidatos a la Alcaldía de Maracaibo que últimamente hemos tenido y apoyado, antes de comenzar ha despegar en su estratégico propósito, llevaran "plomo amigo" en el "ala". Si lo sabrá el propio Pérez Pirela que luego de haber "caído", aun todavía, y como todo buena "iguana", aún anda "corriendo", con la amargura propia de quien no sólo tuvo que soportar los "puñales" por la espalda, sino que lo obligaron a callar por el "bien" de la estructura de un Partido que irónicamente adquiere fortaleza con las derrotas que propicia.

El estado actual del PSUV, al menos en Maracaibo, electoralmente ha ningún supuesto candidato de la Revolución le pareciera servir de mucho, ni siquiera se encuentra en capacidad de garantizar los votos que le eran considerados históricos o, como suele decirse, esos votos "duros" que servían para comenzar a calentar los "motores" antes de toda elección. Ni siquiera quienes son los verdaderos y únicos progenitores de esta realidad pueden escapar a ella, ni siquiera quienes la han "arrullado" y mantenido en "guardia y custodia" les podrá servir de algo este "edefecio" que han creado. Los "numeritos" son conocidos y ha nadie favorecen, a Luis Caldera ciertamente se la han puesto difícil pero realmente imposible fuera si se propusiera llevarla a cabo con los mismos y actuales actores, sería mantener el mismo guión y por tanto sería la misma "taquilla" de esta tragicómico película que se ha repetido durante las últimas elecciones.

Para desgracia esta realidad puede costarnos la propia reelección a la Gobernación del Estado Zulia. Situación sumamente grave en los actuales y difíciles momentos que enfrenta Venezuela y en particular la Revolución Bolivariana. La llegada de Luis Caldera pareciera ser uno de las pocas jugadas que nos puede servir para remontar los obstáculos que se nos presentan en el camino. De lograrlo significaría un referente que pudiera proyectarse como el más indicado y seguro candidato para las próximas elecciones a la Alcaldía de Maracaibo e, incluso, a la propia Gobernación del Estado Zulia (o será una de éstas el verdadero sentido de la "jugada"). Si bien conviene no adelantarse mucho a unos acontecimientos que aún se encuentran en plena y delicada gestación, algunos ya se encuentran tramando lo acostumbrado para revertir y boicotear lo que de ésto pueda ser posible.

Para ser consecuente con lo que hemos venido diciendo con anterioridad, la responsabilidad que ahora le toca a Luis Caldera requiere tener disposición de tiempo, tiempo que este camarada, por el momento, no tiene. Por encontrarse, en pleno medio, de una "autopista" donde los acontecimientos, a parte de diversos, pasan demasiado rápido y de manera amenazante, debiera sopesar muy bien lo próximo de su actuar. Si bien la oportunidad parece atractiva no debiera de volcarse a sus seductores encantos si no tiene un verdadero equipo que le ayude a que ninguno de los dos "conejos" que se le montaron en la "cocina" se le "quemen".


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2276 veces.



Waldo Munizaga


Visite el perfil de Waldo Munizaga para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Waldo Munizaga

Waldo Munizaga

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI