Cartica dolida al milagroso Henry Falcón: renace la Virgen de la Pastora

Henry Falcón, o gobernador eficiente a todo lo que invade nuestros placeres de sumisión, verdadero maestro de todo lo que puede significar la relación entre un hombre sin atributo alguno y las circunstancias de poder que lo llevaron a los más deliciosos de los cortejos palaciegos, aplaudido hasta el delirio por todo cuanto resume la más hedionda de la carroña patria.

Querido camarada, gracias porque en estos precisos instantes, después de oír tus acusaciones televisivas contra los supuestos grupos anarquistas (con que “Frio” lo dices) que según tu parecer han sacado de sus entrañas la más temible de sus esencias: atacar no a la carne individual solamente ni las eminentes instituciones del estado o la intocable propiedad privada sino nada menos que los símbolos sagrados del pueblo humilde, has hecho un milagro: has recreado nuestra fe en la potencia religiosa, y no solo ella que ya es mucho, has permitido el renacimiento de una mujer virgen que por su pureza se hizo símbolo de los dolores humanos y las peticiones por aniquilarlos bajo el llanto que se esconde en el rezo a su figura de millones de venezolanos y más allá. Nuestra virgen renace entre tus acusaciones pero ella misma –allí sí que se produce milagro en ella misma- se subleva porque ya no aguanta ser el paladín inocente y virginal de la cabronería eclesial cuya palabra solo hace servicio al más rico, al más poderoso, al más arrodillado de los seres y mucho menos a las manipulaciones políticas como las tuyas que desde su virginal figura se hace para reproducir el odio colectivo y en consecuencia la sangre por venir. En otras palabras, el odio enfermo que tu representas contra todo lo que ponga en peligro tus negocios e intereses y por supuesto los negocios e intereses de las clases que vacían su vida en este deseo de muerte y que tu representas en tan insigne cargo.

Pues sí, mediático, corrupto y elemental camarada: entre la rabia de tus hediondas y fascistas acusaciones, se ha producido un hecho milagroso: para nuestra calma han bajado ángeles guerreros a decirnos que no nos desesperemos que la virgen, ella también ha alzado su voz y ha decidido unirse a la causa que hace suya la vida plena. Explicó ella que su plenitud virginal, propia de aquellas antiguas historias donde la plenitud de cualquier vida humana estaba ligada a la ausencia absoluta del pecado que las reglas religiosas imponían e imponen, ha decidido desatarse de tales papeles ý asumir de lleno la lucha franca por el bien de todos y de todas, con la misma bondad y belleza que su figura supone. Ella misma se ha presentado con fusil y pañoleta para defenderse, en primer lugar, de sus atacantes que sea tu policía Henry Falcón o cualquier sifrino armado ha decidido hacer de su respaldo en estatua un blanco delicioso que tu has aprovechado para distribuir acusaciones y transparentar miserias propias. Y en segundo lugar, asume plenamente su figura novedosa figura subversiva porque entiende que ya basta no solamente de figuras descompuestas como tu sino de toda una historia repleta de falsedades encarnadas en los paladines de la liberación que luego se hacen iguales a ti o escondidas entre láminas rojitas y socialistas, muchas ellas muy cerca de tu persona burocrática entre alcaldías y funcionarios que por su cobardía –intereses al fin- sirven escondidos a los mismos fines que tu encarnas de manera tan sincera.

Pues sí, hermano de luchas en las que nunca estuviste, te agradecemos infinitamente ser en estos momentos el agente para la realización de un milagro dentro de un mundo que no siempre hemos sabido valorar todo lo que se merece: te agradecemos nuestra renovación creyente, y por encima de todo, el habernos puesto en contacto con un mundo bellísimo y virginal que hoy se alza junto a nosotros mandando al carajo toda culpa: en fin, has facilitado a través de toda tu manipulación miserable que nuestra Virgen de la Pastora se convierta en una Virgen Guerrera que pronto inundará las calles de tu amada y crepuscular cuidad.

Con profundo agradecimiento,

Roland Denis  



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4002 veces.



Roland Denis

Luchador popular revolucionario de larga trayectoria en la izquierda venezolana. Graduado en Filosofía en la UCV. Fue viceministro de Planificación y Desarrollo entre 2002 y 2003. En lo 80s militó en el movimiento La Desobediencia y luego en el Proyecto Nuestramerica / Movimiento 13 de Abril. Es autor de los libros Los Fabricantes de la Rebelión (2001) y Las Tres Repúblicas (2012).

 jansamcar@gmail.com

Visite el perfil de Roland Denis para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Roland Denis

Roland Denis

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Regionales


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Poder Popular



US Y ab = '0' /regionales/a124290.htmlCd0NV CAC = , co = US