Ganamos la Enmienda, Ahora ¿Hacia donde va el PSUV?

Ganamos la enmienda constitucional, triunfó el pueblo, la maquinaria salió a la calle impregnada de hambre y sed de justicia, el árbitro estuvo a tiro, los observadores ojo visor, nos contamos y triunfó la democracia, se ampliaron los derechos del pueblo y nuestro Partido Socialista Unido de Venezuela, demostró que es la primera fuerza política del país y que junto con la alianza de los partidos que simpatizan con este proceso, somos invencibles.
Somos la primera maquinaria del país, es cierto, pero ¿Cómo está el asunto ideológico? ¿Cómo está la formación de cuadros para la dupla partido-gobierno? ¿Cuáles van a ser los mecanismos para activar la revisión, rectificación y reimpulso de esta hermosa revolución?

Dentro del partido existen análisis como este:

“El SI ganó en Carabobo pero perdió en Valencia”

Si analizamos el partido como una fábrica de votos, este enunciado es razonable, pero si hacemos uso de la ciencia social y el análisis político que debe haber en un partido, nos damos cuenta que en Valencia la revolución progresista viene perdiendo desde el siglo XIX cuando Páez mandó a expulsar a Simón Bolívar desde aquí, no es nuevo perder en Valencia, por las características mediáticas de la ciudad y factores como una oligarquía poderosa que tiene años enraizada en la ciudad. Esto es contradictorio, considerando que a consecuencia de poseer una zona industrial, contamos con una masa obrera que más temprano que tarde debe reflexionar sobre la explotación de la que son victimas.

Ahora bien, los votos chavistas se levantaron con respecto a los votos que obtuvo nuestro actual Alcalde, lo cual demuestra con números que no es cierto que la oposición tiene control del Estado y lo que sí es cierto que la abstención es el enemigo a vencer, y, aún con la abstención, Valencia aportó el 33,25% de los votos a favor del Sí en esta región, venimos creciendo, pero no podemos negar que la abstención fue un factor en contra de las fuerzas revolucionarias, no por la gestión del comandante Chávez, no por la naciente gestión de Edgardo Parra, sino por las heridas recientes y el mal sabor de boca que nos dejó la nefasta gestión de Acosta Carléz, eso no se puede ocultar, y aún con las heridas abiertas, las dos parroquias mas desasistidas por ese y todos los gobernadores de Carabobo, Negro primero y Miguel Peña, la opción del SI ganó en esos espacios, porque a final de cuentas, el pueblo es sabio aunque el descontento por la gestión saliente sea mucho. En tal sentido, no se puede analizar tan alegremente los resultados sino a través del lente de la ciencia, para comprender científicamente el comportamiento social y los factores que en el intervienen.

Ante todo esto cabe la pregunta ¿Hacia donde va el partido?

No podemos quedarnos emborrachados con el triunfo y hacer promesas de esas que se hacen al final de los planes vacacionales “yo te llamo” “te escribiré” para luego no cumplir. El poder popular no puede seguir siendo una entelequia, debe materializarse a través de la resolución de problemas materiales de la comunidad desde la organización y el nacimiento de empresas de producción social que las beneficien directamente. El partido debe tomar las riendas de esa organización de las bases, no solo para lo electoral, es este el momento de que nuestros cuadros salgan a patrullar, pero no para buscar votos, esta vez para reflexionar sobre las realidades de la comunidad patrullada, para propiciar la organización popular y el empuje desde las bases de la construcción del Estado social donde el pueblo organizado deje de ser un pedigüeño y se convierta en el conductor de las políticas públicas.

Para lograr esto es necesario definir el perfil político de nuestros patrulleros, nuestros cuadros y nuestros dirigentes del partido, ya sea formando a los que están o incorporando nuevos rostros, en cualquiera de los casos, es necesario discutir, convertir nuestras sedes de partido en los diferentes estados en centros de debate permanente, de discusión de formación sistemática y persistente para lograr así construir un partido de la revolución que asegure el posicionamiento de nuestro proceso desde la reflexión, el trabajo liberador y el poder popular como hechos medibles y concretos.

marcosleonardove@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1327 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter





US mp N GA Y ab = '0' /poderpopular/a73207.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO