Conferencia Nacional por la Paz y capitalismo

“Venezuela es un país que ofrece enormes garantías al sector privado” (http://panorama.com.ve/portal/app/push/noticia102063.php). Esta frase del presidente ejecutivo y propietario de Empresas Polar, Lorenzo Mendoza, tras instalarse la Conferencia Nacional por la Paz (26 de febrero de 2014), resume con claridad el tipo de sistema económico que ha prevalecido y prevalecerá en Venezuela, en beneficio de sujetos como Mendoza y en perjuicio de las masas, que aún sueñan con el tan mentado socialismo del siglo XXI.

Mendoza, quien poseía una fortuna de cuatro millardos de dólares para marzo de 2013, siendo el segundo ladrón (perdón capitalista) más grande de Venezuela, sabe bien que el capitalismo, que tanto daño ha hecho a los venezolanos y a la humanidad en general, sigue controlando prácticamente todos los ámbitos de la sociedad, y en tal contexto él se mueve como pez en el agua. Es así como en materia de alimentos Empresas Polar controlan buena parte del mercado venezolano, y en la actual coyuntura, en que escasean productos como la harina de maíz y la margarina, no faltan los de dicha empresa, incluso en establecimientos comerciales estatales. Y el presidente Nicolás Maduro ha reconocido en reiteradas ocasiones, que es fundamental la participación del sector privado para la economía nacional, reconociendo, entonces, que estamos a merced del capitalismo y sus nefastas consecuencias humanas.

Y al reconocer Maduro que estamos a merced de los capitalistas y de los caprichos de éstos en cuanto a su libertad económica, admite que fracasó la idea de hacer de la pequeña y mediana empresa, un contrapeso importante para la Polar y otras grandes empresas venezolanas y extranjeras productoras y distribuidoras de alimentos, y a la vez el camino más expedito para el socialismo. De forma tal que en materia alimentaria el pueblo venezolano continúa sometido en buena medida por un oligopolio, y sufriendo cada vez que surge el fenómeno de la escasez y el acaparamiento, como el que afecta a Venezuela de un tiempo para acá. Otra realidad sería en caso de habérsele dado apoyo firme al pueblo en el ámbito económico-productivo-comercial; al menos se hubiera reducido de manera importante la dependencia alimentaria respecto a empresas como Polar.

A continuación algunas frases de Mendoza en la instalación de la Conferencia Nacional por la Paz, que revelan el auténtico rostro de un capitalista: ladrón, explotador, oportunista, demagogo y pare de contar. Agregamos un comentario a cada frase.

-"La empresa privada es parte de la solución de la situación de este país”. No “señor” Mendoza, la gran empresa privada no es la solución total o parcial de problemas como la pobreza, el desempleo, el desabastecimiento y el acaparamiento, y por tanto tiene poco que ver con la calidad de vida de la mayoría de los venezolanos. Obviamente en la coyuntura actual, tanto el Gobierno como el pueblo están casi de rodillas ante los empresarios privados, mayores productores y distribuidores de alimentos y otros rubros en Venezuela.

"El venezolano no es envidioso, el venezolano aspira. El que envidia no avanza, el que aspira llega lejos". Qué frase más demagoga la del capitalista en cuestión, aunque tiene razón al señalar que el venezolano no es envidioso. Por desgracia no se puede aspirar a gran cosa en el marco de una concepción de vida perversa como es el capitalismo: individualista, egoísta, explotadora, causante de miseria y de desarraigo socioterritorial. Sistema económico que favorece y estimula la libertad de los propietarios de los medios de producción y del dinero, mientras que aquellos que no los poseen no tienen más remedio que someterse como mano de obra y/o como consumidores a los primeros, como unos esclavos modernos.

-“Desde lo económico es importante que establezcamos un dialogo sincero y muy fluido con lo que haya, y vamos a tener un país robusto en el que prospero el ciudadano de pie que requiere que sus necesidades sean satisfechas (…) Aquí hace falta que los actores económicos tengamos paz”. Para Mendoza la prosperidad y la felicidad del pueblo radica simplemente en el consumo; pensará este sujeto que una de las principales necesidades de los venezolanos es el consumo de cerveza, producto cuya venta representa una importante fuente de ingresos para Empresas Polar. Por otro lado hace referencia a la paz de los empresarios, necesaria para seguir enriqueciéndose y disfrutando de todo su poder económico-social-político. Quizá la Ley de Costos y Precios Justos recientemente aprobada, pueda ser considerada por Mendoza como un atentado a la paz de los grandes empresarios.

Pero, ¿y la paz del pueblo sometido a la injusticia y a la desigualdad derivadas del capitalismo venezolano y global?

-“En Empresas Polar los trabajadores no pueden hablar de política, ellos trabajan duro para garantizar el alimento al venezolano”. Además de coartar la libertad de pensamiento y de expresión de los trabajadores, Mendoza asume públicamente que es el típico capitalista que exige trabajo y más trabajo, a cambio, por cierto, de salarios no acordes con la verdadera productividad de los empleados, quienes a fin de cuentas son los auténticos generadores y reproductores del capital.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1487 veces.



Rubén Alexis Hernández

Licenciado en Historia, Magíster en Historia de Venezuela. Antiimperialista, izquierdista y ateo

 ruhergeohist@yahoo.com

Visite el perfil de Rubén Alexis Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas