Se busca un héroe

Es casi una propuesta (¿o grito desesperado?) lanzada por el director de la encuestadora Datanális tras conocerse los resultados de una encuesta donde la popularidad del Presidente Chávez aparece sobre el 70 por ciento. Luis Vicente León, en una entrevista, ha dicho que el mandatario nacional sólo podría ser derrotado por un “héroe, capaz de tirarse al remolino.

Palabras que, por cierto, casi infartan a Marta Colomina, quien en su programa de radio casi se tragaba el micrófono de la calentera que cogió, mientras insultaba a Luis Vicente León con una metralla de improperios.

Lo cierto es que este encuestador, quizás desesperado ante el resultado de la encuesta realizada por su empresa, se lanzó con lo que lleva por dentro (y que comparte con muchos antichavistas): la frustración al ver que ninguno de los dirigentes opositores muestra guaramos.

Y basta darse un recorrido en busca de muchos de estos dirigentes. ¿Dónde está Pedro Carmona Estanga?

Tras un 12 de abril en el que se autojuramentó Presidente, nombró un nuevo gobierno en un santiamén, mando a la porra a las leyes habilitantes, destituyó parlamentarios, jueces, fiscales, defensor del pueblo y a todo aquel que se antojó dejar sin cambur; Carmona se fue del país y vive de lo más cómodo en Colombia.

De vez en cuando se reúne con algún otro conspirador para echarse unos tragos y así no abochornar tanto a familiares y amigos cuando alguien pregunta ¿Y qué está haciendo Pedro?

Pregúntese, fastidiado lector, ¿dónde anda Carlos Ortega? Un tipo que fue Presidente de la CTV y jefe sindical de los trabajadores petroleros, es decir, con un gentío que creía en él; hoy no aparece por lado alguno.

Pregúntese por aquel militar alzado, el llamado por Jorge Olavarría “marinero de agua dulce”, ¿qué se hizo? ¿Y Guaicaipuro Lameda? De Orlando Urdaneta sabemos que se limita a ir a canales de televisión a soñar con que alguien dispara contra Chávez. ¿Y los super eficientes de Gente de Petróleo?

Recordemos que a Enrique Mendoza, luego de verlo encaramado en un camión, gorra con la visera hacia atrás, llamando a ir a Miraflores, y más tarde cerrando a VTV, no lo vimos más hasta el momento de reaparecer buscando votos que lo llevaran a ser gobernador otra vez.

Napoleón Bravo, después de enseñar la “carta de renuncia” de Chávez, se pintó de colores y hasta se llevó la carta para guardarla como un recuerdo. Su esposa, Ángela Zago, se cansó de esperar la llegada de los marines y también se esfumó.

Así que Luis Vicente León, ante los números mostrados por las encuestas y en medio del caso Rosales, anda tirando una parada; quizás con la esperanza de que el excandidato presidencial coja casquillo y decida dejarse encanar para empujar a la oposición desde la cárcel.

Pero, al parecer, Rosales tampoco quiere ser ese héroe añorado por Luis Vicente León; y un joven dirigente, Yon Goicoechea, pese a la lógica irreverencia juvenil, da la razón a Rosales y ya ha escrito que nada de actos heroicos, ni de hacer el papel de mártires; es mejor dejar el pelero.


salima36@cantv.net


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1178 veces.



Pedro Salima


Visite el perfil de Pedro Salima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Salima

Pedro Salima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /oposicion/a75714.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO