Isaías Baduel el mago de cristal, esotérico y pitoniso

PRIMERO: Se quebró Isaías Baduel el que pretendió ser el brujo del Samán de Güere", cerró la tienda de cachivaches y menjunjes golpistas. Adiós al songoro cosongo:

La culebra muerta no puede comer,
la culebra muerta no puede silbar,
no puede caminar,
no puede correr.
La culebra muerta no puede mirar,
la culebra muerta no puede beber,
no puede respirar
no puede morder..

Se marcharon los hermanos de la fraternidad de tapipa. Se fueron volando hacia la montaña de Sorte o quizás del birongo (Que lo joda, que le ponga un sapo en la barriga, que le de salpullido inglés ¡Nojoda! .... Quienes creen que los brujos se pueden transformar en animales, la acertaron contigo. ... Te equivocaste con el magma mayor y se te entumeció el cerebro. Dicen los que una vez te amaron: Si lo oyes hablar del juramento del Samán convulsionas. En el año 1492 ya la tribu local arawak era prospera, todos vivan en torno a su Dios "El Samán de Güere" el Samán estaba rodeado con 13 piedras ... Hace unos cuantos años eran cinco, El comandante se ha quedado sólo, el juramento se te fundió en la nada. No queda nadie para atestiguarlo. Te sentirás dueño de tu traición y ya no tendrás regreso. Tu vida no vale nada porque aunque respires cada mirada de nuestra gente es una acusación que te lacera. Era tu país, mi país, nuestro país y te lanzaste al camino de lo espirituoso para justificar tu felonía. El esoterismo te fundió esa cabezota y te pasó de general del pueblo a general de los envidiosos, de los sicóticos, de los que te adularon y cuando no conseguiste desplazar a tu comandante en jefe, te sacaron la silla y te desparramaste por el suelo. General infiel, hay quienes dicen que la religión es un vivencia inútil y otros; los que se dedican al culto se tragan sus brujerías en la desesperación de no conseguir lo que se sueña, de lo que se ambiciona. Alberto Rodríguez (AKA Antonio Ricaurte) escribe:”El culto es una cosa seria. No hay persona en este país que no se haya echado las cartas, leído el café, echado unos baños, hecho unos rezos, puesto una vela a "un santo" o combinaciones/equivalencias (incluso mandar a un tercero a hacer el mandado). El imperio te mandó a hacer el mandado. Recadero lacayo y cipayo con uniforme y quepis. Lo olvidaste o lo obviaste, tu espiritualidad no era más que la viveza criolla hecha malicia. La verdadera viveza del venezolano es sobrevivencia hecha humor, hecha alegría. Lo espiritual lo perdiste en una fiesta de cumpleaños donde recibías a tus invitados arriba en la escalera como un pachá. Un amigo del alma fue testigo. Creíste que tu voltereta te traería una aureola de salvador de la patria y te hundiste en el estiércol, General de cinco, seis, siete soles, no vales ni uno sólo. Decías o te creía el heredero de tu comandante. Te lo creíste pero la fortaleza del mismo se convirtió para ti en un farallón. Nadie te paró bolas. Fuiste flor de un día y los medios no te sacaron partida. Nadita de nada. Un resentido en la soledad. “En este país el asunto de lo espiritual va concatenado a la viveza criolla: pareciera estampado en nuestros genes” Los brujos realizan adivinaciones. Han fracasado las Adrianas Azzi o las América Sánchez por predecir que el tirano se va. Llevan diez años en esas monsergas y no han pegado una contra el hechicero de Miraflores cuya magia se expresa en amor hacia lo demás. Con ese sortilegio no se puede. Es una fortaleza inexpugnable.

SEGUNDO.- Te la estas jugando con eso del atentado – Las balas están marcadas en la parte inferior de tu camioneta, allí no matan ni hieren. Si fuiste capaz de disimular tanto y hasta te declaraste socialista; que podemos esperar de ti. No te creemos. ¿Fue un auto atentado? Mucho ruido y pocas nueces. Tus palabras oxidadas no convencen. Están en el bando de los Páez y los Ovandos, de los Santanderes. Nadie te cree. Los que te compraron y te compraron con pirita han de recuperar su inversión. Formas con Ismael García, Didalco Bolívar y Ramón Martínez, un cuarteto de tránsfugas y renegados. Soldadito de amasijo, ¿Porqué juraste en vano? ¿Te complace ser burgués? Te dejo a Nicolás Guillen otra vez. No me dan pena los generales ingratos y desagradecidos.

No me dan pena los burgueses
vencidos. Y cuando pienso que van a darme pena,
aprieto bien los dientes y cierro bien los ojos.
Pienso en mis largos días sin zapatos ni rosas.
Pienso en mis largos días sin sombrero ni nubes.
Pienso en mis largos días sin camisa ni sueños.
Pienso en mis largos días con mi piel prohibida.
Pienso en mis largos días.

Antojofel@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2023 veces.



Antonio Fernández Lunardi


Visite el perfil de Antonio Fernández Lunardi para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: